22 de noviembre 2011 - 08:45

Liberaron a los dos detenidos por el crimen del niño en Miramar

Gastón Bustamante.
Gastón Bustamante.
Los dos primos que habían sido aprehendidos como sospechosos del crimen de Gastón Bustamante, en la ciudad bonaerense de Miramar, fueron liberados al no haber elementos que los incriminen en la causa, informó el fiscal Rodolfo Moure.

Más temprano, los restos del niño fueron despedidos por decenas de familiares y vecinos en el cementerio local, adonde llegó una fila de autos que ocupó más de 30 cuadras por la avenida 26.

A pedido de la familia de la víctima, no se realizó ninguna marcha en reclamo de justicia, luego de los graves disturbios ocurridos anoche cuando un grupo de manifestantes atacó la intendencia y la comisaría local.

"Se hicieron una serie de tareas periciales y además hemos allanado su domicilio y, por el momento, no hay ningún elemento que los comprometa en el expediente. Por eso dispuse su inmediata libertad, pese a que se los seguirá investigando", dijo el fiscal respecto de los dos sospechosos.

Se trata de dos primos de apellido Basualdo que son vecinos de la víctima y ayer habían quedado demorados apenas sucedió el crimen. "Aclaré que no podíamos decir que se trataba de los autores del hecho, ni que el caso estaba esclarecido", explicó Moure.

El representante del Ministerio Público indicó que, en la escena del crimen, los peritos de la Policía Científica levantaron "seis huellas digitales y palmares" de los presuntos autores del hecho.

"Esas huellas fueron comparadas con las de estos dos aprehendidos y el cotejo dio negativo", remarcó el fiscal. También relató que "se allanaron los domicilios de los Basualdo y no se encontró ningún elemento que los comprometa".

Moure también comentó que la Policía Científica realizó un peritaje para determinar si desde la casa vecina de los Basualdo había pisadas en dirección a la vivienda de la víctima y también dio negativo.

El fiscal destacó, además, que los detectives de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Mar del Plata "están trabajando contrareloj en otras tres líneas investigativas que podrían dar sus frutos".

Al ser consultado sobre si se investigaba a algún familiar u otra persona del entorno del niño, Moure lo negó y dijo que "lo único que se ha acreditado por los dichos del padre es que hay un faltante de dinero en la casa".

Poco antes de la liberación de los demorados, familiares, amigos y vecinos de Gastón despidieron sus restos en el cementerio local, donde se formó una fila de cerca de 30 cuadras de autos para darle el último adiós.

Más temprano, el chico había sido velado en la casa de sepelios Miramar, donde estuvieron presentes sus padres y sus cinco hermanos, y cuando el cortejo fúnebre partió, los vecinos aplaudieron y arrojaron flores a su paso.

El niño fue asesinado el martes por la mañana presuntamente por delincuentes que ingresaron a robar a su casa, ubicada en la calle 27 entre 46 y 48, en momentos en que estaba sólo dentro de la vivienda mientras su madre realizaba compras por el barrio.

Según lo determinaron los investigadores, los ladrones se encontraron con Gastón cuando se hallaba en su dormitorio y lo mataron estrangulándolo con una media y a golpes en el cráneo.

Los delincuentes habrían ingresado por la parte trasera de la casa que estaba sin llave, ya que no se encontró ninguna cerradura forzada.

En la tarde del martes, unas 4.000 personas se movilizaron a la Municipalidad y la comisaría en reclamo de justicia, lo que terminó con serios incidentes, heridos y detenidos.

"La marcha de anoche era pacífica y terminó en disturbios con destrozos en el Palacio Municipal y en la comisaría, lo que no me cabe ninguna duda que fueron orquestados políticamente", dijo el intendente Patricio Hogan.

"Desde el primer momento de conocida la noticia de lo sucedido, acompañamos incondicionalmente a la familia, amigos y vecinos. Somos los más interesados en que se esclarezca este caso y en brindar seguridad y paz al pueblo miramarense", remarcó.

Dejá tu comentario

Te puede interesar