Lucas González: procesan con prisión preventiva a los tres policías acusados del homicidio

Información General

Se trata del inspector Gabriel Isassi, el oficial mayor Fabián López y el oficial Juan José Nieva, los tres primeros detenidos del caso, acusados del asesinato del joven baleado el pasado 17 de noviembre en el barrio porteño de Barracas.

Homicidio doblemente agravado por haber sido perpetrado con alevosía y por haber sido cometido por miembros de las fuerzas policiales abusando de sus funciones” y “tentativa de homicidio doblemente agravado”.

La justicia dictó el procesamiento con prisión preventiva para el inspector Gabriel Isassi, el oficial mayor Fabián López y el oficial Juan José Nieva, los tres primeros detenidos acusados del asesinato del joven Lucas Gonzalez, baleado el pasado 17 de noviembre en el barrio porteño de Barracas. También se les dictó embargos por 1.800.000 pesos.

La resolución, adoptada tras el pedido de la fiscalía y querellas, dispone que los policías de la Ciudad seguirán presos. Fue firmada por el juez Martín Del Viso por el delito de homicidio doblemente agravado, por lo que en caso de ser condenados, los efectivos podrían recibir una pena de prisión perpetua.

El juez los consideró coautores del delito de “homicidio doblemente agravado por haber sido perpetrado con alevosía y por haber sido cometido por miembros de las fuerzas policiales abusando de sus funciones” en concurso con “tentativa de homicidio doblemente agravado por haber sido perpetrado con alevosía y cometido por miembros de las fuerzas policiales abusando de sus funciones (en perjuicio de los jóvenes que iban con Lucas).

En su resolución, el juez destacó el “inmensurable perjuicio causado a la familia de Lucas González, quien falleció con tan sólo 17 años de edad a causa del virulento accionar desplegado por los imputados”. ”De la misma forma, debe tenerse en cuenta el inmenso perjuicio irrogado a los adolescentes …(que iban con Lucas) y sus familiares, y en particular, el daño psicológico y moral causado por la situación vivida”.

“Todo ello, debe evaluarse en el marco de una posible indemnización civil ante las acciones que pudieran ejercer los damnificados por el detrimento sufrido”, advirtió el juez.

Argumentos para dictar la prisión preventiva: “No puedo dejar de mencionar que frente a las particularidades del caso y encontrándose aún en curso medidas de prueba pendientes, la privación de la libertad de los imputados deviene necesaria para evitar que pudieran, aún más, entorpecer el cauce de la investigación, en tanto no es posible desatender que sus lazos y conexiones podrían influir en el resultado de las pericias en marcha y las medidas que deben materializarse”.

“También advierto que en caso de recuperar sus libertades podría derivar en alguna situación violenta sobre los testigos [conforme las previsiones del artículo 222, inciso “C”, del Código Procesal Penal Federal] y/o podrían presionarlos para que se comporten de manera desleal y consecuentemente con ello pondría en peligro el normal desenvolvimiento del proceso. Máxime si se tiene en consideración que los testigos podrían ser convocados para declarar nuevamente en el proceso, ya sea en esta instancia o en etapa plenaria, para el caso que se avance en la investigación y sea elevada a juicio”, sostuvo el juez.

El fin de semana se conoció el dictamen del fiscal Leonel Gomez Barbella que había pedido el procesamiento a los policías de la Ciudad por el delito de homicidio cuádruplemente agravado: por alevosía, por placer, por el concurso premeditado de dos o más personas y por cometerse por funcionarios policiales en abuso de su función o cargo, y tres hechos de tentativa de homicidio con los mismas agravantes. Tanto el fiscal como los querellantes representados por el abogado Gregorio Dalbón resaltaron el “desprecio por la vida” por parte de los acusados.

Los investigadores explicaron cómo fueron los hechos. Los imputados interceptaron al vehículo de las víctimas, descendieron armados y, pese a la corta distancia y no habiendo recibido ningún tipo de agresión por parte de las víctimas, efectuaron una cantidad significativa de disparos contra las zonas vitales de éstas.

Los tres policías argumentaron que estaban efectuando tareas de campo en una causa de drogas y que en ese marco comenzaron a seguir a los jóvenes y como no se detuvieron cuando intentaron identificarlos, dispararon contra ellos porque se sintieron amenazados.

El fiscal sostuvo que “de modo alguno se logra apreciar mínimamente, ni lograron justificarlo, el motivo por el cual podrán haber sospechado que los jóvenes se encontrarían vinculados a esa causa que investigaban”. “Resulta ser una mera excusa sin sentido, tendiente a mejorar sus complicadas situaciones procesales”, indicó el fiscal.

En la resolución se afirma: "A modo de conclusión y a juzgar por la mecánica del hecho, teniendo en cuenta la distancia y la zona de impacto de los disparos, los elementos probatorios hasta el momento incorporados permiten acreditar el caso propuesto por la Fiscalía en cuanto a que la agresión armada tuvo por objeto quitarles la vida al grupo que se desplazan en el Volkswagen Surán y que a partir de ello, ante el resultado de su proceder, urdieron una trama tendiente a tergiversar los hechos, en principio con éxito habida cuenta que los adolescentes fueron privados de su libertad a resultas de las falsedades volcadas en el legajo. Incluso, se habría plantado la réplica de un arma para intentar dar cobijo legal a su ataque". Es por ello también que fueron procesados por falsedad ideológica.

Dejá tu comentario