13 de marzo 2007 - 00:00

Confirmado: en junio se normalizará el PJ

María Servini de Cubría
María Servini de Cubría
El interventor del Partido Justicialista, Ramón Ruiz, presentó ayer a la jueza federal María Servini de Cubría un cronograma electoral en el cual propone que los comicios para elegir autoridades del consejo nacional del partido se realicen el 17 de junio. Casi una proscripción encubierta: la oferta no incluye comicios internos para definir el candidato que representará al PJ en las primarias de octubre. Ese era el reclamo concreto de los sectores que acudieron a la cita y que se retiraron tres horas después con las manos vacías. Sólo Ramón Puerta obtuvo la promesa de elecciones simultáneas para normalizar el partido y elegir candidatos el mismo día, pero en su provincia, Misiones.

El beneficiado -aunque estuvo ausente de la audiencia judicial de ayer- fue Eduardo Duhalde. El viejo congreso del PJ que preside Eduardo Camaño (hoy en el lavagnismo) se quedará con la posibilidad de definir la fecha en la que se realizarán las elecciones de donde surgirá la fórmula presidencial. La última vez que sesionó ese congreso terminó en caos y violencia y nunca pudo completar su mesa de conducción.

El cronograma presentado por Ruiz para normalizar el justicialismo arranca el 18 de abril y culmina con la elección interna del 17 de junio. Si la junta electoral acepta el cronograma, tendrá que comenzar a partir de mediados de abril el proceso de confección de los padrones, exhibición de los mismos, presentación de boletas y oficialización de listas, lo que culminaría con la elección del 17 de junio.

Pero estos comicios serán sólo para elegir al presidente y a los 110 miembros del consejo nacionaljusticialista. No definirán la fórmula presidencial que el PJ llevará a elecciones en octubre.

  • Conclusión

    Los opositores ven varias trampas en el cronograma electoral de Ruiz. Por eso anoche revisaban el calendario y llegaban a la siguiente conclusión:

  • El interventor cumplió con la formalidad de presentar una propuesta de elección pero a sabiendas de que con el plazo de 60 días dispuesto se llega a los comicios generales de octubre pero les impide a las agrupaciones disidentes conformar un frente electoral.

    Además, obliga a los sectores opositores a la Casa Rosada a afrontar una doble elección: una para elegir presidente del consejo del PJ y luego organizar una segunda para definir en las urnas la fórmula presidencial.

    «Cuando el partido esté normalizado, será el consejo nacional el que tendrá que definir si el PJ va solo a la elección de octubre o conforma una alianza con el Frente para la Victoria», sentenció Ruiz. Y detalló que el 28 de agosto vence el plazo para presentar alianzas para las presidenciales.

  • La fecha del 17 de junio propuesta por el interventor será ahora puesta a consideración de la junta electoral del partido, que será la encargada de llevar adelante el proceso de renovación de autoridades. Y, además, llamar a elecciones para definir la fórmula presidencial cuando lo crea conveniente.

    Pero aquí existe otro problema. Según lo planteado ayer por Hugo Franco y Carlos Dellepiane, la junta electoral tiene el mandato vencido. Sin embargo, el apoderado del congreso nacional, Jorge Landau, sostiene que su mandato está vigente porque no tiene una fecha de caducidad definida. Su mandato sólo puede ser revocado por otro congreso del partido. Los partidarios del « adolfismo» insisten con el argumento de que la carta orgánica dispone que la vigencia de los mandatos de los congresales es de 4 años.

    El denominado Congreso de Lanús, en el cual se «eligió» el actual consejo nacional, fue el 2 de enero de 2003. Según esa visión, el mandato de ese consejo, como el de la junta electoral que convocará Landau para la puesta en marcha del cronograma electoral, «han caducado», ya que no hay constancia de que se haya extendido la prórroga de dicho mandato.

    Si el «adolfismo» desconoce la autoridad de la junta electoral, entonces evitará que el viejo congreso, presidido por un duhaldista como Eduardo Camaño, se quede con el control de las elecciones internas.

  • Otras de las características que tuvo el cónclave de ayer fue lo aburrido de la audiencia. Bastante extraño si se tienen en cuenta los personajes entretenidos que asistieron, como Ramón Puerta, «Toti» Leguizamón, Hugo Franco y hasta la misma Servini, que cuando quiere suele tener un humor muy agudo.

    El mitin arrancó con un informe del interventor sobre el estado de las cuentas del PJ. Ruiz detalló que dejó al partido con déficit cero y que utilizó 20% del presupuesto en la formación de cuadros políticos. A alguien le pareció demasiado costoso el desembolso para entrenar a futuros dirigentes políticos. Cuando el interrogatorio ya se encaminaba a la inquisición, Servini de Cubría explicó que destinar ese porcentaje de los fondos era un deber de los partidos políticos previsto por la ley que los regula. Fue la única intervención que tuvo la jueza en lo electoral en toda la reunión. Estaban en representación de Rodríguez Saá Luis Lusquiños, Hugo Franco y Carlos Dellepiane. También la senadora por San Luis Liliana Negre de Alonso, quien también había pedido la normalización del partido; Horacio Escobar y Julio Miguel Elías, de Unidad Peronista Federal y el apoderado del PJ, Jorge Landau.

  • Reproche

    Hubo otro enfrentamiento agrio. Fue cuando Negre de Alonso dijo sentirse triste y escandalizada porque el interventor viajó a Catamarca a acompañar a Luis Barrionuevo en su aventura para alcanzar la gobernación de esa provincia. Concretamente le reprochó que la derrota del gastronómico haya sido simbolizada como la derrota del PJ.

    Esta vez, Ruiz tuvo una respuesta para esa acusación: explicó que había ido a Catamarca como interventor porque se lo habían pedido los afiliados. El bonaerense Escobar propuso entonces revisar si el interventor no había incurrido en la violación de deberes de funcionario público, ya que el título de normalizador del peronismo lo enrolaba en esa figura.

    Ruiz hizo la presentación ante el juzgado de Servini de Cubría luego de que fuera demandado judicialmente por los sectores del partido que representan a Carlos Menem, Adolfo Rodríguez Saá y Ramón Puerta, entre otros, que exigían la confección de un cronograma tendiente a normalizar el partido, intervenido desde 2005.
  • Dejá tu comentario