Bolivia: la central obrera anunció una huelga indefinida por la postergación de las elecciones

Mundo

La COB, afín al expresidente Evo Morales, dio un plazo de 72 horas al Tribunal Electoral para que restituya la fecha de septiembre de los comicios generales, algo que el organismo ya descartó.

La Central Obrera Boliviana (COB) anunció el inicio de una huelga general indefinida, a partir del lunes, si el Tribunal Supremo Electoral (TSE) no rectifica el nuevo aplazamiento de las elecciones generales en Bolivia, algo que el presidente de ese organismo ya descartó, en un clima de creciente tensión política en el país.

Carlos Huarachi, máximo líder de la COB, una centra alineada con el Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales, anunció el martes una huelga laboral desde ese mismo día, en el marco de una jornada de movilizaciones contra el aplazamiento electoral, pero luego señaló que se daba TSE un plazo de 72 horas para que mantenga los comicios el 6 de septiembre.

"Si no es así, si este cabildo no es escuchado, el lunes 3 de agosto empieza la huelga general indefinida" en todo Bolivia, afirmó.

Los partidarios del expresidente Evo Morales denuncian que las elecciones fueron postergadas del 6 de septiembre para el 18 de octubre, porque su candidato Luis Arce encabeza los sondeos. Es el segundo aplazamiento en medio de la pandemia de coronavirus, pues la votación estaba originalmente convocada para el 3 de mayo.

"El 18 de octubre es la fecha definitiva de las elecciones en Bolivia, no solamente porque hemos considerado las variables científicas vinculadas con la evolución de la pandemia, sino también porque existe un mandato constitucional", afirmó el presidente del TSE, Salvador Romero, citado por el diario Opinión.

La nueva postergación se decidió sin consulta a los partidos políticos bolivianos -como sí había ocurrido con la fecha de septiembre- y luego de una semana de pedidos diarios del gobierno de facto de Jeanine Áñez para que ello ocurriera.

El martes, unos 5.000 mineros e indígenas marcharon en la ciudad de El Alto, vecina a La Paz, y bastión electoral de Morales (2006-2019), seguida por un cabildo o asamblea popular donde acordaron iniciar una huelga.

Aunque la marcha se desarrolló de forma pacífica, hubo denuncias de que manifestantes agredieron a periodistas y a una ambulancia. Además, quemaron neumáticos y bloquearon la principal ruta entre El Alto y La Paz

No faltaron fuertes arengas contra el "gobierno prorroguista" de Áñez y el TSE, y gritaron "viva el proceso de cambio", como llaman a los 14 años de gobierno de Morales en Bolivia, quien está refugiado en Argentina desde diciembre de 2019, tras el golpe de estado en su contra.

Los manifestantes también criticaron al gobierno de facto, al que acusaron de no combatir en forma eficiente al coronavirus, que hasta el momento deja más de 71.000 contagios y casi 2.500 fallecidos en Bolivia, en una población de 11 millones.

Desde Twitter, Evo Morales denunció que el gobierno buscaba amedrentar a los manifestantes.

"Hemos recibido información muy preocupante sobre el traslado de francotiradores hacia El Alto y el Trópico de Cochabamba", escribió Morales, una acusación que Áñez negó después.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario