Por el coronavirus, Brasil liberó a 30.000 presos

Mundo

La justicia determinó la liberación para evitar el contagio de coronavirus , enfermedad que causó el reclamo y fugas de reclusos en San Pablo y Brasilia.

Unos 30.000 presos fueron puestos en libertad por decisiones judiciales en varios estados de Brasil, para evitar el contagio de coronavirus , enfermedad que causó el reclamo y fugas de reclusos en San Pablo y Brasilia.

El Departamento Penitenciario Nacional de Brasil informó que, con base en los informes generados por los gobiernos estaduales, alrededor de 30.000 reclusos fueron liberados por determinación de jueces y que una buena parte de los excarcelados no llevan tobilleras lo que dificulta la ubicación de los mismos.

El Consejo Nacional de Justicia, órgano dirigido por el juez Antonio Dias Toffoli, presidente del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, recomendó a los magistrados de instancias inferiores la liberación de presos de menor peligrosidad para evitar que la pandemia de coronavirus.

Más de 700.000 presos están internados en las cárceles brasileñas, la mayor parte de ellos administradas por los gobiernos de los 27 estados de la Unión.

La determinación del magistrado Dias Toffoli no cuenta con el apoyo de Sérgio Moro, ministro de Justicia del gobierno de Jair Bolsonaro, quien recomendó que los internos infectados sean llevados a celdas aisladas y ordenó limitar las salidas de los presos en régimen semiabierto para impedir que se contagien fuera de las cárceles.

El mes pasado más de 1.000 reclusos se fugaron de cuatro presidios de San Pablo, y más de 600 fueron recapturados, tras amotinarse al ser noticiados de la suspensión de las salidas temporarias.

Por otra parte, presos de la cárcel de Brasilia grabaron un video en una celda en el que dicen estar "desesperados" y demandan que se les permita salir ante el riesgo de un contagio generalizado.

Otro juez del STF, Roberto Barroso, advirtió el lunes sobre el riesgo de que la pandemia del coronavirus cause un "genocidio" y recomendó adoptar medidas guiadas por la "racionalidad".

"La ciencia defiende el aislamiento para impedir el genocidio de las personas", declaró Barroso al manifestar su apoyo a las cuarentenas aplicadas por la mayoría de los gobernadores contrariando a Jair Bolsonaro, que consideró al coronavirus como una "gripecta" y se qujó por la parálisis de la actividad económica.

"Creo que estamos viviendo un momento importante de rescate de la importancia de la ciencia y de trabajar con los hechos y no con las opiniones, ideologías y supersticiones", abundó el magistrado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario