Cancilleres europeos reconocieron que deben "hacer más" por Siria

Mundo

Los ministros de Exteriores de los veintisiete reconocieron que la Unión Europea (UE) no está haciendo lo suficiente en Siria y se conjuraron para aumentar su apoyo humanitario y tratar de acelerar la transición en el país.

"Europa ya hace una serie de cosas en el plano humanitario, pero debemos hacer más", admitió el ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, en el primer día de la reunión informal que los jefes de las diplomacia comunitarios celebran en Chipre.

Según Fabius, en Siria se vive "una verdadera catástrofe humanitaria", que requiere un "esfuerzo complementario" y al que la Unión Europea va a proceder.

"Las necesidades humanitarias aumentan rápidamente. Necesitamos contribuciones adicionales. (...) Todos los países de la UE deben hacer más en este sentido", dijo el ministro británico, William Hague.

Este viernes, la Comisión Europea (CE) ya anunció un nuevo paquete de ayuda de 50 millones de euros, que pueden ser complementados con aportaciones de los distintos Estados miembros.

La ONU afirmó que 2,5 millones de personas necesitan ayuda urgente en Siria y reconoció que, además de la omnipresente violencia, la escasa financiación internacional es uno de los grandes obstáculos para aportar esa asistencia.

Además de en el plano humanitario, los ministros insistieron hoy en la necesidad de trabajar en el ámbito político y diplomático para forzar la salida del presidente sirio, Bachar al Asad, y el fin de la violencia.

"Tenemos que concentrarnos en la Unión Europea, pero también con un gran esfuerzo de toda la comunidad internacional, para hacer que cesen estas terribles masacres que han alcanzado niveles de violencia inauditos", explicó el ministro italiano, Giulio Terzi.

Fabius y Terzi -en una carta conjunta dirigida a la Alta Representante de la UE Catherine Ashton- fueron los primeros en lanzar hoy el debate sobre un refuerzo de la acción europea en Siria.

Sin embargo, prácticamente todos los ministros que hablaron a lo largo de la jornada lo hicieron en el mismo sentido.

Entre ellos, el belga Didier Reynders, quien señaló la necesidad de establecer zonas seguras en territorio sirio para atender a los heridos y dar refugio a los amenazados, una opción que varios países ven complicado llevar a la práctica.

Otros ministros, mientras, defendieron especialmente dar un apoyo más activo a la oposición siria.

En este sentido, Fabius explicó que Francia ya está proporcionando a los rebeldes "material no letal", como equipos de comunicaciones, para que avancen en su lucha contra el régimen.

Ningún país, por ahora, se ha planteado la posibilidad de entregar armas a la oposición, algo actualmente vetado por el embargo armamentístico que la UE tiene impuesto sobre Siria.

Los Veintisiete volvieron a insistir hoy en la necesidad de que la oposición siria se una y pueda formar un Gobierno provisional, de cara a una hipotética caída de Al Asad.

Francia ya ha avanzado que reconocerá a ese Ejecutivo tan pronto como se forme, mientras que el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, avanzó hoy que Madrid hará lo propio si ese gabinete cumple con ciertas condiciones.

El Gobierno provisional, según García-Margallo, debe ser "lo más representativo posible" y respetar los derechos de las minorías étnicas, religiosas y de la mujer.

Los ministros dedicarán mañana todo lo que queda de su reunión exclusivamente a Siria, un conflicto que dura ya casi un año y medio y que, tal y como hoy recalcó Fabius, ha dejado de ser un problema nacional para tener fuertes implicaciones regionales.

Una vez más, la UE instó hoy a Rusia y China a desempeñar un papel más constructivo en las Naciones Unidas y a comprender que para solucionar el conflicto de forma pacífica es necesaria la renuncia de Bachar al Assad.

Dejá tu comentario