Condenan a 15 años de prisión a marroquí cómplice en los atentandos del 11-S

Mundo

El marroquí Munir El Motassadeq, culpable en Alemania de complicidad en los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, fue condenado este lunes a 15 años de cárcel por un tribunal de Hamburgo (norte).

El tribunal siguió la solicitud del fiscal Walter Hemberger, quien había pedido la pena máxima prevista por la ley alemana contra Motassadeq.

El marroquí admitió conocer a tres de los kamikazes del 11-S que vivieron en Hamburgo, pero siempre negó tener conocimiento de los planes sobre los atentados.

Motassadeq, de 32 años, fue definitivamente reconocido culpable de "complicidad de asesinato en 246 casos" (el número de pasajeros de los aviones secuestrados el 11 de septiembre) y "pertenencia a una organización terrorista", en noviembre por el Tribunal Federal alemán de Justicia.

El juicio de Hamburgo, que comenzó el viernes y fue el tercero contra el marroquí, tenía como objetivo determinar su pena, cuyo límite máximo eran los 15 años que finalmente le fueron impuestos.

El marroquí comparecía por tercera vez ante los jueces en un maratón judicial que se inició algunos meses después de los atentados islamistas que provocaron unos 3.000 muertos.

Sin embargo, este veredicto no tiene por qué ser el epílogo de las sesiones: la decisión es todavía susceptible de apelación.

En febrero de 2003, Motassadeq fue condenado por primera vez a 15 años de reclusión por "complicidad de asesinato", convirtiéndose en el primer condenado en el mundo por su participación en los atentados terroristas del 11-S.

Pero este veredicto fue anulado un año más tarde, al considerar la Corte Suprema Federal de Justicia que los derechos de la defensa no habían sido plenamente respetados.

Al término de un segundo proceso, Motassadeq fue condenado en agosto de 2005 a siete años de prisión por "pertenencia a una organización terrorista".

El 16 de noviembre pasado, la Corte Suprema Federal de Justicia confirmó esta decisión, pero condenó asimismo a Motassadeq, a petición de la fiscalía, por complicidad en asesinato, dejando al tribunal de Hamburgo la tarea de determinar una pena.

El condenado, que fue encarcelado y liberado varias veces, está nuevamente detenido desde mediados de noviembre. En total, Motassadeq ha pasado tres años entre rejas en Alemania desde su primer arresto, en noviembre de 2001.

Dejá tu comentario