El encarecimiento de las materias primas amenaza a China con más inflación y una caída del consumo

Mundo

Dato clave para Argentina: un rebote más fuerte de las grandes economías mundiales cuando pase la pandemia aseguraría una mayor demanda y precios sostenidos. La potencia asiática absorbe un tercio de las exportaciones agrícolas globales, la mitad de las de metales y un quinto de las de petróleo.

Shanghái - Una serie de medidas de las autoridades de China para regular los crecientes precios de las materias primas solo ha tenido un efecto fugaz, lo que deja al centro de manufacturas más grande del mundo ante la dura realidad de costos de insumos sustancialmente más altos en un futuro previsible.

El reciente avance en los valores de todos los productos, desde el cobre hasta el carbón, ha elevado los precios al productor del país hasta sus mayores niveles desde 2008, lastrando su recuperación de la pandemia.

Con las principales economías de Europa y América del Norte también repuntando tras los cierres por el nuevo coronavirus, solo se espera que la competencia por las materias primas se intensifique, lo que limitará la posibilidad de reducir los precios en el corto plazo.

“Las medidas recientes de las autoridades chinas han logrado quitar algo de espuma a los precios de las materias primas”, dijo Frederic Neumann, codirector de Economía Asiática de HSBC. “A nivel de fundamentos, sin embargo, los precios de las materias primas son impulsados por la oferta y la demanda globales, en las que los funcionarios chinos solo pueden influir indirectamente”, explicó. China importa aproximadamente la mitad de todos los metales clave, un tercio de todos los cultivos que se embarcan en el mundo y casi el 20% de los envíos mundiales de petróleo.

El gabinete de China calificó el aumento de los precios como “no razonable” en una reunión del 19 de mayo y dijo que fortalecería la gestión del suministro de productos básicos. Llamó una ofensiva contra el “comercio malicioso” e instó a los productores de carbón a aumentar la producción.

La principal agencia de planificación de Pekín, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC), lanzó dos investigaciones en los mercados de carbón y mineral de hierro, mientras que la Administración Estatal de Reservas Estratégicas anunció una inusual venta de metales industriales destinados a cubrir brechas de suministros, a fin de enfriar los precios.

Estas medidas, incluido un nuevo anuncio de la NDRC de nuevas reglas que requerirán más transparencia por parte de quienes fijan los precios de productos básicos a partir de agosto, constituyen la intervención de mercado más amplia de Pekín hasta la fecha. Sin embargo, los precios de la mayoría de los insumos críticos, incluidos el carbón, el aluminio y el zinc de Shanghai, todavía se encuentran cerca de máximos de varios años.

“Vimos una caída en algunos de los precios de las materias primas. Eso dice que las medidas son efectivas, al menos a corto plazo”, dijo Shan Hui, economista jefe para China de Goldman Sachs Asia, quien consideró que a largo plazo será necesario un análisis exhaustivo de la oferta y la demanda.

La principal preocupación de las autoridades chinas es que los precios más altos de las materias primas acelerarán la inflación y erosionarán el poder adquisitivo de los consumidores y la competitividad de los fabricantes, un riesgo que quedó en evidencia cuando un índice clave de inflación mayorista avanzó a un máximo en 12 años en mayo. Aunque el ritmo de crecimiento de los precios en las fábricas de China se desaceleró ligeramente en junio cuando entraron en vigor las medidas de Pekín, el aumento interanual del 8,8% sigue siendo incómodamente alto para la mayoría de los fabricantes, que tienen un margen limitado para absorber mayores costos en medio de una competencia feroz.

Algunos economistas sostienen que los costos más altos son transitorios y se desvanecerán a medida que las cadenas de suministro se recuperen de la pandemia, pero otros apuntan a una producción mundial limitada, tiempos de reactivación lentos para nuevas operaciones mineras y una demanda creciente mientras las economías de todo el mundo resurgen.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario