15 de mayo 2012 - 23:42

Grecia, peor: fracasaron negociaciones y convocarán a nuevas elecciones legislativas

La reunión crucial entre los principales líderes políticos culminó sin acuerdo.
La reunión crucial entre los principales líderes políticos culminó sin acuerdo.
Grecia ingresó En otro mes de incertidumbre política luego de un fracaso definitivo en los intentos de formar gobierno tras los comicios de la semana pasada, lo que hará necesarias nuevas elecciones el mes próximo que podrían determinar si el país sigue o no en la zona euro. "Los esfuerzos de formación de un gobierno han concluido sin éxito", confirmó un comunicado de la Presidencia.

Nueve días de esfuerzos para tratar de armar una coalición tocaron a su fin en una última reunión infructuosa entre el presidente Karolos Papoulias y líderes de casi todos los partidos que obtuvieron bancas en las elecciones del 6 de mayo, en las que ninguna fuerza logró los votos necesarios para gobernar sola.

Aún no se fijó una fecha para los nuevos comicios, pero deberían ser a mediados de junio, justo el mes en el que Grecia debe aprobar nuevos ajustes para seguir recibiendo el dinero de rescates financieros internacionales sin el cual caería en default y podría verse obligado a salir del euro, según analistas.

La incertidumbre volvió a causar un desplome bursátil generalizado y alarmar a todo el continente, donde se temen los efectos económicos que podría tener una fractura de la unión monetaria más grande e importante del mundo, la que integran los 17 países que usan el euro.

En Berlín, los gobernantes de Alemania y Francia, Angela Merkel y François Hollande, expresaron su deseo de que Grecia permanezca en el euro pese a la crisis política y a la necesidad de repetir los comicios, a los que llega como favorito un partido que quiere eliminar el ajuste y denunciar los rescates externos.

Merkel agregó que Berlín y París están dispuestos a "estudiar la posibilidad de medidas de crecimiento adicionales en Grecia" si Atenas lo solicita, en medio del creciente rechazo de la ciudadanía griega al ajuste que le impuso la canciller alemana y otros países del bloque a cambio de la asistencia financiera.

Merkel adoptó un tono hacia Grecia más conciliador que el de otros funcionarios de su gobierno, acaso por la ocasión de recibir a un mandatario como Hollande, que promete mitigar la fórmula del ajuste fijada por Berlín y complementarla con medidas para impulsar el crecimiento y el empleo.

Sin embargo, su ministro de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, dijo más temprano que "lo que Grecia necesita es confiabilidad y la voluntad de reformar".

"Son la única manera de volver al crecimiento y la competitividad. No hay alternativa. Queremos que Grecia siga en la eurozona. Las decisiones que Atenas tiene por delante no son sólo sobre el futuro del gobierno griego. Se trata de un compromiso de los griegos con Europa y el euro", agregó el ministro alemán.

El fracaso de las negociaciones en Grecia y las perspectivas de triunfo en las elecciones del partido pro-europeo pero anti ajuste y anti rescate Coalición de Izquierda Radical (Syriza) volvió a sacudir los principales mercados de Europa ante el temor de que Grecia tenga que abandonar el euro.

El líder del partido socialista PASOK, el exministro de Finanzas Evangelos Venizelos, dijo que su país se encamina "desafortunadamente" a nuevas elecciones "porque ciertas personas pusieron fríamente sus intereses partidarios a corto plazo por sobre los intereses nacionales".

Papoulias encabezará una nueva reunión con líderes partidarios para nombrar a un gobierno interino hasta la elección, cuya fecha más probable es el 17 de junio.

En los comicios del 6 de mayo, los griegos castigaron a los exgobernantes y tradicionales PASOK y ND por las medidas de austeridad aplicadas por ellos a cambio de asistencia financiera externa del FMI y la Eurozona, y casi el 70% los votos fue para fuerzas pequeñas de izquierda y derecha pero todas anti-ajuste.

Los analistas señalan que los nuevos comicios serán un referendo entre el euro y el dracma (moneda griega anterior al euro).

Los últimos sondeos predicen que el partido anti ajuste y anti rescate Syriza, del líder Alexis Tsipras, será el más votado en las próximas elecciones, luego de su sorprendente segundo puesto el 6 de mayo.

Si logra este primer lugar, Syriza se hará no sólo de las bancas que corresponden a sus votos sino también de un bonus de 50 diputados garantizado por la Ley Electoral griega al ganador de los comicios, con lo que podría necesitar tan sólo el apoyo de un partido más para gobernar.

Venizelos y el líder del conservador Nueva Democracia (ND), Antonis Samaras, acusaron a Tsipras del fracaso de las negociaciones para formar gobierno, luego de que el líder izquierdista se negara a sumarse a una coalición que quiera seguir cumpliendo con los términos de los acuerdos crediticios.

Venizelos y Samaras dijeron que la postura de Tsipras hará que el país tenga que abandonar la euro zona.

Pero el líder de Syriza, quien descarta que su país vaya a verse obligado a salir del euro, respondió que seguir con el ajuste hará que la economía de Grecia sea incapaz de recuperarse.

"Querían dejar al país sin la esperanza y que nosotros agregáramos nuestra firma a estas medidas de pobreza y desesperanza. No les haremos el favor", señaló.

Venizelos y Samaras pudieron haber formado un gobierno con el apoyo del partido Izquierda Democrática, del líder Fotis Kouvelis, pero todos insistieron en que Syriza se sumara o al menos diera su respaldo a las nuevas medidas de austeridad que el país deberá adoptar el mes próximo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar