Israel detuvo a seis judíos extremistas por el asesinato del joven palestino

Mundo

La policía israelí detuvo a seis judíos extremistas por el asesinato del adolescente palestino de Jerusalén Este, en un clima de tensión creciente que se ha saldado con la muerte de otras ocho personas en la franja de Gaza por un drone israelí.

Los detenidos por el caso que convulsionó a los palestinos y desató un nuevo brote de violencia, "pertenecen, al parecer, a un grupo judío extremista", declaró a la AFP un funcionario israelí bajo condición de anonimato.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, prometió que "todo el peso de la ley caerá sobre los autores de este crimen horrible".

La policía admitió por primera vez que el asesinato del joven palestino podría tener razones políticas, en concreto, "motivos nacionalistas".

Mohamad Abu Jdeir, de 16 años, fue secuestrado el 2 de julio en Shuafat, un barrio de Jerusalén Este, ocupado y anexionado por Israel.

Su cadáver, completamente calcinado, apareció unas horas más tarde cerca de un bosque en el oeste de la ciudad. Según los primeros informes de la autopsia, Abu Jdeir fue quemado vivo.

Los palestinos acusan a los judíos extremistas de haber matado al joven en represalia por el secuestro y el asesinato de tres jóvenes israelíes en la región de Hebrón (Cisjordania), que Israel atribuye al movimiento islamista Hamas.

La circulación de un vídeo por internet que muestra la paliza que propinaron dos guardias fronterizos israelíes de Jerusalén Este a un joven palestino de nacionalidad estadounidense semiinconsciente ha suscitado una gran indignación.

El joven es Tarek Abu Jdeir, de 15 años, y es primo del joven palestino asesinado. Después de detenerlo, un tribunal de Jerusalén lo condenó a arresto domiciliario durante nueve días por apedrear presuntamente a policías durante unas protestas en Shuafat.

"Yo no tiré piedras. Sólo estaba mirando", dijo el joven en una entrevista con la AFP en su domicilio familiar.

"Me atacaron dos policías y mientras me daban la paliza perdí el conocimiento. Luego fui al hospital y de allí a la cárcel", aseguró el joven, con la cara aún hinchada.

EEUU condenó el "uso excesivo de la fuerza" contra el joven y pidió una "investigación rápida, transparente y creíble".

Al menos 25 cohetes y obuses de mortero han sido lanzados a territorio israelí, sin causar víctimas, según el ejército.

El ejército israelí respondió lanzando ataques selectivos y tiros de artillería contra el enclave palestino.

En Jerusalén Este, el sector con mayoría árabe de la ciudad, así como en una localidad beduina del sur de Israel, también hubo enfrentamientos. Doce personas fueron detenidas, según la policía.

En tanto, en Nazaret, la mayor ciudad árabe de Israel, y en Tamra, se produjeron nuevos incidentes. La policía anunció la detención de 16 manifestantes, que se suman a otros 35 detenidos con anterioridad en Galilea (norte).

Dejá tu comentario