Brexit: el Reino Unido y la Unión Europea sellan histórico acuerdo comercial

Mundo

El gobierno británico y el bloque continental europeo acercaron partes y limaron asperezas para ponerle firma a un acuerdo que le permitirá a la economía del Reino Unido y a las empresas de la UE contar con puntos de entendimiento para comerciar.

El Reino Unido y la Unión Europea sellaron un histórico acuerdo comercial posbrexit luego de meses de reñidas negociaciones que tuvieron en vilo a la economía británica debido a una posible y riesgosa salida forzada del bloque. Desacuerdos de último minuto sobre las cuotas de pesca habían complicado el jueves la conclusión de la firma. El acceso a los ricos caladeros británicos es vital para los pescadores europeos.

"El acuerdo está hecho", dijo una fuente de Downing Street. "Hemos recuperado el control de nuestro dinero, fronteras, leyes, comercio y aguas pesqueras".

"El acuerdo es una noticia fantástica para las familias y los negocios en todas las partes de Reino Unido. Hemos firmado el primer acuerdo de libre comercio basado en cero aranceles y cuotas jamás logrado con la UE", agregó.

https://twitter.com/BorisJohnson/status/1342123159181516802

"Hemos logrado este gran acuerdo para todo Reino Unido en un tiempo récord y bajo condiciones extremadamente desafiantes, con protecciones para la integridad de nuestro mercado interno y un lugar dentro para Irlanda del Norte", afirmó la fuente.

Según informó el diario británico The Guardian, el punto candente respecto a la pesca se centraba en las cuotas capturadas y en el período de transición durante el cual se implementarían dichas cuotas. El Reino Unido pretendía reducir las cuotas un 60% en un período de 3 años, mientras que la UE apostaba por una reducción del 25% en 6 años. Finalmente, acordaron una reducción del 25% y un período de implementación de 5 años y medio.

Negociaciones

Como todos los países, el Reino Unido tiene una Zona Económica Exclusiva (ZEE) que se extiende hasta 200 millas náuticas de sus costas. Sin embargo, en la Unión Europea se decidió poner las aguas territoriales de todos los miembros en común y gestionarlas conjuntamente.

Así, la Política Pesquera Común (PPC) determina la distribución de cuotas de pesca según las diferentes especies de peces a los pescadores de cada país.

En el Atlántico nororiental y el mar del Norte, más de un centenar de especies se encuentran bajo gestión compartida entre el Reino Unido y la UE.

Asimismo, en reconocimiento de actividades tradicionales de larga data, existe también un acceso "restringido" para los pescadores franceses a unas 15 zonas situadas a entre 6 y 12 millas náuticas de la costa británica.

Brexit.jpg
El Reino Unido y la Unión Europea acercaron las partes y sellaron un acuerdo comercial histórico. 

El Reino Unido y la Unión Europea acercaron las partes y sellaron un acuerdo comercial histórico.

Pero el Reino Unido deja de regirse por ella al final del periodo de transición posbrexit, este 31 de diciembre.

Las capturas de los pescadores europeos en aguas británicas ascienden a unos 650 millones de euros (790 millones de dólares) cada año.

Según un informe del Parlamento Europeo, las flotas de ocho países de la UE pescan en total el 40% del pescado capturado en la zona económica exclusiva del Reino Unido. Noruega, que no es miembro de la UE, también está presente.

Hay mucho en juego: un cuarto de las capturas francesas en volumen (20% en valor) provienen de aguas británicas. La dependencia es mayor para Bélgica (50% en valor), Irlanda (35%), Dinamarca (30%) y Holanda (28%), según cifras de 2011-2015. España, Alemania y Suecia también están concernidos aunque en mucha menor medida.

Las principales especies son pelágicas, o de aguas profundas: arenque, caballa, pescadilla. A estas se agregan algunas especies demersales, que viven en fondos marinos: lenguado, solla, carbonero.

En términos comerciales, el Reino Unido exporta entre el 60% y el 80% de su pesca. El año pasado la UE absorbió casi el 70% de las exportaciones británicas.

Las aguas británicas son ricas en recursos pesqueros debido a mecanismos biológicos: las huevas de los peces se asientan a lo largo de la costa francesa y hasta Dinamarca, poco profundas y arenosas.

"Cuando se convierten en adultos, se desplazan hacia las aguas más profundas, frías y oxigenadas del norte", es decir en aguas británicas, según el Instituto Francés de Investigación sobre Explotación del Mar (Ifremer).

Este fenómeno se ve acentuado por el cambio climático, en particular en el caso del bacalao y la solla, especies muy presentes en el mar del Norte.

En la negociación comercial posbrexit, la UE propuso renunciar a un 25% del valor de los productos capturados en aguas británicas por los pesqueros europeos, al término de un período de transición de seis años.

Londres respondió pidiendo a la UE que renunciase a 35% de las especies no pelágicas, o al 60% incluyendo las especies pelágicas, en un período de tres años, lo cual resultó inaceptable para los europeos.

Finalmente, el acuerdo sellado este jueves culminó con una reducción del 25% en la cuota durante cinco años y medio. Con la firma, el Reino Unido puso fin a meses de negociaciones y podrá contar con un acuerdo para comercializar con el bloque continental europeo a partir del 1 de enero, un hecho histórico que lleva tranquilidad a la economía de las empresas británicas y europeas, como también a los ciudadanos.

Dejá tu comentario