Lunghi en guerra con comerciantes: abren gimnasios pese a prohibición provincial

Municipios

El intendente de Tandil les dio 48 horas para que cierren y avisó que multará a aquellas personas que asistan a los locales de entrenamiento.

Ante la suba de casos locales, la Provincia resolvió el pasado 24 de agosto que Tandil retroceda a la Fase 4. Con este movimiento de etapa epidemiológica, la ciudad debió dar marcha atrás en las actividades culturales, deportes al aire libre, reuniones sociales y familiares de hasta diez personas y el funcionamiento de gimnasios y natatorios.

Sin embargo, tras una semana sin abrir, la cámara que agrupa a los gimnasios locales avisó durante el fin de semana que este martes 1 de septiembre abriría incluso en caso de no contar con el visto bueno de la ciudad.

Pese a los intentos de último momento por lograr la habilitación provincial correspondiente, el intendente Miguel Ángel Lunghi no recibió una respuesta positiva y se encontró con una rebelión local.

Gimnasio.jpg
Los gimnasios abrieron a la fuerza en Tandil.  

Los gimnasios abrieron a la fuerza en Tandil.

Un escenario similar al que el mismo había recurrido en junio cuando pidió más autonomía en la toma de decisiones y amenazó con habilitar el turismo a nivel regional entre distritos que, por entonces, no tenían casos. Claro, los días pasaron y la situación no es la misma.

De estar más de 60 días sin casos, los contagios en Tandil fueron creciendo y hoy la situación es compleja a nivel local debido a los 75 activos locales, entre ellos el hijo del intendente quien, a su vez, también debió ser aislado en un principio por contacto estrecho.

Como habían avisado, los gimnasios hoy abrieron sus puertas y trabajaron como lo venían haciendo antes del retroceso de fase. Ante esta situación, el intendente no encontró mejor medida que multar a todas aquellas personas que asistan a los locales de entrenamiento que, como municipio, no pudo clausurar debido a la presión ejercida desde el sector.

Se trata de cerca de 90 gimnasios que se pusieron de acuerdo para avanzar en esta decisión que no cuenta con el aval provincial y que no hace más que mostrar debilidad en poder local. Previamente el distrito había manifestado que los locales que no cierren en las próximas 48 horas serán multados.

Los gimnasios elaboraron un protocolo para actuar con el 25 por ciento de la capacidad, la mitad de lo que venían haciendo durante la fase 5. Pese a este movimiento, los espacios deportivos no consiguieron la habilitación correspondiente. “Creemos que el intendente está jugando a dos cartas. Por un lado decide no salir a pelearse con los gimnasios y por el otro muestra como el que no lo habilita es la Provincia. Hay actores en el juego que son del municipio. Lo de los gimnasios estuvo motorizado y tiene una difusión que no es casual”, aseguran fuentes locales.

La bronca de los dueños de los locales es producto de que los restaurantes y las cervecerías no dejaron de trabajar con sus protocolos y consideran que su actividad debería tener las mismas salvedades del caso.

Vale recordar que ayer durante el informe epidemiológico, el gobernador Axel Kicillof descartó más flexibilizaciones y alertó sobre la situación del interior con respecto al Covid-19. “No podemos arriesgarnos a perder en cinco días lo que logramos en cinco meses”, sostuvo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario