Está en estudio la creación del distrito del vino y la oliva en CABA con beneficios fiscales

Novedades Fiscales

El proyecto contempla exenciones en Ingresos Brutos y Sellos, reducción en monto del Alumbrado, Barrido y Limpieza, y también una línea de créditos preferenciales. El barrio elegido sería Villa Devoto.

La Legislatura porteña tiene en estudio la creación del “Distrito del vino y la oliva argentinos”. El proyecto se encontraba en la Comisión de Desarrollo Económico y Políticas de Empleo del cuerpo parlamentario(1).

La norma contemplaría importantes liberalidades en Ingresos Brutos y Sellos; la reducción del 50% en el ABL, y una línea de créditos preferenciales, que otorgaría el Banco Ciudad.

1|Principales características

El Distrito se denominaría “del vino y la oliva argentinos”, y estaría emplazado en el barrio de Villa Devoto, en inmediaciones a la Plaza Arenales.

El proyecto prevé la creación del Registro de Empresas del Distrito del vino y la oliva, disponiendo que la inscripción en él pudiera ser provisoria (de quienes vayan a radicarse) o definitiva (para quienes ya lo estén), resultando ella condición necesaria para el otorgamiento de cualquiera de los beneficios.

Por su parte, serían beneficiarios, de las políticas de fomento, las personas humanas o jurídicas cuya actividad principal (debe representar no menos de la mitad de su facturación total) se refiera a la producción artesanal e industrialización del vino y a la producción olivícola en el país, siempre que:

a) Se radiquen en el Distrito,

b) Se inscriban en el Registro de Empresas, y

c) realicen en CABA (obsérvese que no dice en el Distrito) alguna de las siguientes actividades:

Radicación de locales comerciales de venta al por menor, promoción y degustación de productos vitivinícolas y olivícolas; de oficinas de administración, relaciones públicas y salones de convenciones; de locales de gastronomía dedicados especialmente al maridaje de productos vitivinícolas y olivícolas.

Logística, distribución y almacenaje de productos vitivinícolas, olivícola y sus derivados.

Turísticas, asociadas a la actividad vitivinícola y olivícola.

Exportación de vinos, olivas y sus derivados.

Capacitación e investigación de la actividad vitícola y olivícola.

Servicios comerciales y soporte administrativo a la actividad vitivinícolas y olivícolas (ej. impresiones gráficas, publicitarias, crediticias, de ingeniería, informática, y todas aquellas actividades que sean proveedoras en forma directa a la vitivinícola y olivícola).

En lo que hace a los beneficios, el proyecto contempla la exención en Ingresos Brutos, por el término de 10 años, a contar desde la entrada en vigencia de la ley, para los ingresos producto del ejercicio de las actividades promovidas, realizadas dentro del Distrito, para aquellos beneficiarios inscriptos en forma definitiva en el Registro de Empresas.

Claro está que la referida exención no eximiría a los contribuyentes de su obligación de presentar las DD.JJ. del ISIB y del cumplimiento de sus deberes formales ante la AGIP.

El proyecto también prevé la exención, durante 10 años, contados a partir de la entrada en vigencia de la ley, en el Impuesto de Sellos, para los siguientes actos y contratos de carácter oneroso celebrados por los beneficiarios:

de compraventa de inmuebles y cualquier otro acto por el cual se transfiera el dominio de inmuebles a título oneroso situados en el Distrito.

de locación, franquicia, leasing o comodato; Convenios de cooperación empresarias respecto de inmuebles situados en el Distrito.

de locación de obra o servicios profesionales que involucren tareas de construcción, montaje, reparación o mantenimiento de inmuebles, instalaciones, maquinarias y equipamiento ubicados en inmuebles sitos en el Distrito, siempre que ellos se utilicen para el desarrollo de actividades promovidas.

En el caso de escrituras públicas, u otros instrumentos, por los que se transfiera el dominio, se otorgue la posesión o tenencia de inmuebles ubicados en el Distrito, para gozar de la exención de Sellos, ellos deberán destinarse principalmente a las actividades promovidas, y los contribuyentes dispondrán de 3 meses, desde la celebración del acto, para ingresar el impuesto, pero con el beneficio que si en ese plazo obtienen su inscripción (provisoria o definitiva) en el Registro de Empresas, se considerará extinguida la obligación de pago.

Otro de los requisitos establecidos (en el proyecto) para gozar de la exención en Sellos, es que el solicitante deba comprometerse a desarrollar alguna de las actividades promovidas, en dicho inmueble, dentro de un plazo máximo no mayor a 1 año desde el otorgamiento del instrumento.

Asimismo, la norma también dispondría una reducción, durante un plazo de 10 años, contados a partir de la entrada en vigencia de la ley, del 50% el monto del Impuesto Inmobiliario y la Tasa Retributiva de ABL para los inmuebles ubicados dentro del Distrito, siempre que la actividad que el beneficiario desarrolle en ellos, se relacione directamente(2) con la vitivinícola u olivícola.

Por último, otro de los incentivos que dispone el proyecto es el otorgamiento de una línea de créditos preferenciales, que daría el Banco Ciudad, a los contribuyentes que, desarrollando actividades beneficiadas, se establezcan o realicen actividades comerciales y/o productivas en el Distrito.

2|Palabras finales

Teniendo presente que analizamos un proyecto, el cual aún se encuentra en comisión, no descartamos que sufra cambios al momento de su aprobación.

No vemos que el proyecto propicie la mudanza de beneficiarios al Distrito, sino diríamos que sólo busca otorgarle liberalidades a quienes estén allí radicados (en Villa Devoto). Lo consideramos así porque, como se observa, no contempla que la Ciudad se haga cargo, ni siquiera parcialmente, del costo de radicación en el distrito por parte de los interesados, ya que no surge de su articulado la posibilidad de diferimiento, ni exención, del ISIB, para quienes “vayan a instalarse”.

Posiblemente en los próximos meses el proyecto se convierta en ley, y en ese caso, a los distintos Distritos Económicos hoy existentes en CABA (Tecnológico; Logística; Diseño; Deportes; Audiovisual y De las Artes) se le sumaría el del vino y la oliva argentinos.

(*) Profesor universitario de impuestos.

1) Luego deberá ser girado a la Comisión de Presupuesto, Hacienda y Política Tributaria.

2) Entendemos que la reglamentación deberá indicar en qué supuestos se considerará que la actividad desarrollada se vincula directamente con la promovida.

Dejá tu comentario