El impacto positivo de una inversión en WASH (agua, higiene y saneamiento)

Opiniones

Este tipo de inversiones son generalmente la respuesta a gran parte de los problemas asociados a la desigualdad social que multiplica problemáticas sanitarias .

Cada 15 de octubre, tenemos la oportunidad de conversar sobre la importancia de una de las prácticas de higiene más sencillas y antiguas de todas, el lavado de manos. La Organización Mundial de la Salud nos invita a promover y multiplicar un hábito que preserva la vida de millones de personas previniendo enfermedades y su transmisión. Según las Naciones Unidas, cada día mueren 1.000 niños y niñas en el mundo por enfermedades diarreicas asociadas a la falta de higiene, siendo la segunda causa de muerte en menores de 5 años.

Sin embargo, lo que a primera vista puede parecer simple de resolver, revela una enorme problemática de acceso a las instalaciones básicas para realizar estas prácticas de higiene. Son 3.000 millones de personas en el mundo las que no tienen acceso a servicios e instalaciones en su hogar que le permitan mantener hábitos cotidianos que cuiden su salud y la de su familia. En un contexto en el que la Pandemia de la COVID-19 sigue presente, la falta de acceso a agua y jabón de manera constante y directa, profundiza desigualdades y multiplica la transmisión de este y otros virus y bacterias.

Las escuelas, comedores y centros comunitarios, funcionan en muchos casos, como espacios de encuentro e intercambio educativo fundamentales para la promoción de un hábito que puede hacer la diferencia entre el desarrollo y el progreso de toda una localidad. Aprender el correcto lavado de manos con agua y jabón, es en definitiva, acceder a una herramienta para el bienestar, para vivir una vida sana y plena, para cuidarnos y cuidar al otro con quien construimos día a día nuestros proyectos. Las manos limpias salvan vidas y son el punto de partida para cuidar nuestros entornos y hacerlos crecer.

PIXNIO-177509-2990x4500.jpg
Varias autoridades sanitarias recomiendan un lavado de manos profundo para evitar la propagación del coronavirus.

Varias autoridades sanitarias recomiendan un lavado de manos profundo para evitar la propagación del coronavirus.

Es por eso que la inversión en la promoción de esta práctica es tan efectiva, logrando un impacto inigualable. Más allá de los recursos que los Estados destinan a instalaciones sanitarias e insumos médicos para dar respuestas a enfermedades vinculadas a la mala higiene personal y de alimentos, sumado al consumo de agua no tratada y a condiciones habitacionales deficientes, como sociedad tenemos que pensar qué estrategias nos damos como sociedad para garantizar la promoción del lavado de manos como hábito desde la primera infancia. Es necesario comprender que las inversiones en servicios WASH (agua, higiene y saneamiento) son generalmente la respuesta a gran parte de los problemas asociados a la desigualdad social que multiplica problemáticas sanitarias y las transforma en desafíos globales.

Debemos aportar a la construcción de soluciones sostenibles e innovadoras que lleven respuestas concretas a problemáticas cada día más extendidas. En el caso del lavado de manos, también es necesario contemplar la dificultad en el acceso al recurso a partir de la crisis del agua que el cambio climático nos deja en todo el planeta. En un mundo con desigual acceso a los bienes públicos, la necesidad de pensar estrategias integrales con educación, tecnología e infraestructura, debe ocupar la agenda de todos los sectores productivos. No solo por la tarea humanitaria de salvar la vida de millones de niños en riesgo, sino también porque el mundo en que vivimos y producimos es uno solo y tenemos que cuidarlo. En el Día Mundial del Lavado de Manos, cuidémonos para cuidar a todos.

Director Ejecutivo Proyecto Agua Segura.

Temas

Dejá tu comentario