El Covid y los Goliat del petróleo, una feroz pelea que se encamina a una notable derrota

Opiniones

Cientos de petroleras de shale de EEUU corren el serio riesgo de declararse insolventes. La crisis puede arrastrar a los gigantes de las finanzas: J.P.Morgan, Citi, Wells Fargo y Bank of America tienen 15% de su capital ordinario tangible en el mercado energético.

Texto en co-autoría con José Pagliero, Ingeniero Mecánico (UNRC) e investigador del Observatorio de Ciencia y Tecnología asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico.

La pandemia provocada por el Covid-19 sigue pegando coletazos. El lunes 20 de abril vivimos un hecho histórico: los futuros de petróleo de Estados Unidos cayeron bruscamente llegando a valores negativos. El WTI (West Texas Intermediate) tocó un récord de menos u$s37,63 por barril por primera vez en la historia, mientras que el precio del Brent (precio de referencia internacional) cayó por debajo de u$s20, valor que no alcanzaba en 18 años.

Este desplome estrepitoso de los precios, puede ser explicado por tres factores fundamentales:

  • Producción sostenida
  • Capacidad de almacenamiento de crudo al límite
  • Fuerte caída de la demanda (alrededor de un 30% según la Agencia Internacional de Energía)

A simple vista, el colapso de los precios se burla de la afirmación del presidente Donald Trump realizada por Twitter el pasado 13 de abril: “Habiendo estado involucrado en las negociaciones, por decirlo suavemente, el número que la OPEP + está buscando reducir es de 20 millones de barriles por día, no los 10 millones que generalmente se informan. Si sucede algo cerca de esto, y el mundo vuelve a los negocios desde el desastre del Covid 19, la industria de la energía volverá a ser fuerte, mucho más rápido de lo previsto actualmente. Gracias a todos los que trabajaron conmigo para volver a encarrilar este gran negocio, en particular Rusia y Arabia Saudita”.

El crecimiento en la producción del shale de EEUU le permitió a Trump adoptar una línea más dura hacia ciertas regiones productoras, lo cual le ayudó a mantener los precios internos bajos. Al mismo tiempo que, se retiró del acuerdo nuclear con Irán en 2018, dejó de comprar más de 2 millones de barriles diarios de exportaciones iraníes. Al año siguiente, impuso sanciones paralizantes a la compañía petrolera nacional venezolana PDVSA. Además, al sostener su producción interna, evitó el aumento de los precios que se hubiera producido cuando sucedió el ataque contra las instalaciones petroleras de Aramco en Abqaiq y Khurais en septiembre de 2019, que paralizó 50 por ciento de la producción de Arabia Saudita.

La idea de independencia energética de EEUU ha sido puesta en cuestión luego de que el acuerdo histórico del 12 abril no pudiera detener la caída de precios a corto plazo. Esto nos indica que la industria petrolera, tal como la conocemos, sufrirá reestructuraciones.

Dan Brouillette on Twitter

Como se explica en La burbuja de petróleo: ¿una nueva crisis financiera en puerta?, la denominada “revolución del shale”, que se inició en el 2010, convirtió a las compañías energéticas en las mayores emisoras de bonos basura (junk bonds), representando más del 11% del mercado estadounidense de alto rendimiento. Según la consultora alemana Statista, los cuatro principales bancos comerciales de EEUU, JP Morgan, Bank of America, Citigroup y Wells Fargo, son los principales inversores, donde cada uno ha colocado en el sector de petróleo no convencional más de 10 mil millones de dólares sólo en 2019.

Las empresas petroleras de shale de Estados Unidos corren el serio riesgo de declararse insolventes. Luego de la quiebra de Whiting Petroleum a comienzos de este mes (una empresa fundada en 1980 cuyos principales accionistas son los gigantes de las finanzas BlackRock, State Street Corporation y Grupo Vanguard), Chesapeake Energy (Dodge & Cox Inx, Grupo Vanguard, BlackRock, State Street Corporation) informó que no distribuirá dividendos. Occidental Petroleum, por su parte, (Grupo Vanguard, Franklin Advisers, SSgA Funds Management, BlackRock) planteó un plan de reducción de sueldos, mientras que las acciones de Oasis Petroleum (BlackRock, Grupo Vanguard, Goldman Sachs, State Street Corporation) se desplomaron hasta un valor de u$s0,20.

Como informaron los analistas de Keefe Bruyette & Woods, banca de inversión con sede en Nueva York, el J.P.Morgan Chase, Citigroup, Wells Fargo y Bank of America tienen una participación en el mercado energético en promedio de cerca del 15% de su capital ordinario tangible. Con lo cual, sus balances trimestrales sufrirán un impacto dependiendo del número de quiebras de empresas petroleras. Detrás de las empresas petroleras, irán cayendo uno a uno los fondos de inversión que las respaldan, si no se toman medidas.

Ahora bien, luego del desplome de precios, el martes 21 de abril Trump declaró "nunca dejaremos caer a la gran industria de petróleo y gas de Estados Unidos" y pidió a sus funcionarios de Energía y Economía que "elaboren un plan para ayudar a las compañías de energía que han sido afectadas por el colapso de los precios del petróleo”, una medida que tendrá resistencia de los demócratas en el Congreso, quienes replicaron: "El dinero de estímulo no debe usarse para el sector petrolero".

Al mismo tiempo, el presidente estadounidense volvió al viejo juego de crear tensión en Medio Oriente para manipular el mercado petrolero con la intención de que los precios suban advirtiendo este miércoles por medio de twitter que ha dado instrucciones a la marina estadounidense para que derribara cada cañonero iraní que amenace sus barcos. Tal “amenaza”, fue refrenada inmediatamente por el mayor general Hossein Salami señalando que la “seguridad del Golfo Pérsico es parte de las prioridades estratégicas de Irán”.

Las maniobras de Trump parecen no tener el impacto esperado en el mercado para levantar el precio del crudo, lo que pone en evidencia que el sueño de la autonomía energética de EEUU basada en el petróleo, planteada por el mandatario y defendida por su secretario de Energía, Dan Brouillette, está realmente en crisis.

En síntesis, todo indica que las viejas recetas para fijar el precio del petróleo, con la variación de la oferta como única estrategia, hoy son obsoletas. Prueba de ello son los sucesos de los últimos 15 días, cuando los miembros de la OPEP+ realizaron un acuerdo histórico y recortaron el 10% de la producción total del petróleo. Sin embargo el mercado se vino a pique, tal como se planteó en este espacio la semana pasada: “Asoma un nuevo horizonte para el petróleo: dejar de ser commodity y pasar a garantizar el bienestar social”.

En lo local, el Gobierno Argentino, que confiaba en que el proyecto Vaca Muerta permitiría el autoabastecimiento y a su vez generaría divisas a partir de la exportación del excedente, hoy se encuentra en una encrucijada. Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo, declaró en Forbes tras las jornadas de extrema volatilidad del crudo: “El sector energético tiene un gran potencial. Vaca Muerta es una reserva muy significativa, pero claramente en este contexto internacional y local es un tema que tendrá que esperar".

Por lo pronto, la única medida tomada hasta el momento por el Gobierno argentino fue la de proteger la producción interna, tanto convencional como no convencional, a través de la implementación de las licencias no automáticas de importación a las refinerías para evitar el ingreso de crudo barato en detrimento de la industria nacional. En este sentido, Kulfas declaró a un canal de noticias de cable: "Hay que ver de evitar que se derrumbe la producción local, hoy está sobrando petróleo en Argentina, están las refinerías llenas, y hay que evitar que las petroleras que están operando decidan levantar equipos porque después no es fácil recuperarlos".

David y Goliat Finanzas.jpg

Como bien advierte el ministro el golpe del Shale a EE.UU, va a producir daños colaterales en distintos lugares, el desarrollo de Vaca muerta es uno de ellos. Medidas proteccionistas como el “barril criollo”, que fijan un precio interno mayor al precio internacional, pueden caer en un juego peligroso donde las empresas hagan grandes negocios con los subsidios y el desarrollo sea dejado de lado.

Ante el estado de situación descripto, vemos que las bases que sostenían al viejo sistema tambalean frente al estrepitoso movimiento estructural que estamos viviendo y el levantamiento de un nuevo orden mundial se avecina. De una crisis petrolera a una crisis financiera la distancia es muy corta y el coronavirus fue el catalizador de tal proceso.

Ahora bien, no podemos dejar de preguntarnos ¿Hacia dónde está yendo el mundo? ¿Qué es lo nuevo que se está levantando? ¿Quiénes son los perdedores y ganadores de esta carrera global?

Frente a los acontecimientos mundiales, ¿qué escenarios identifica el gobierno argentino que deposita en Vaca Muerta una centralidad estratégica en el desarrollo del modelo energético nacional?

(*) Ingeniero Eléctricista (UNRC) y maestrando en Gestión de la Energía (UNLa), miembro del Instituto de Energía Scalabrini Ortiz e investigador del Observatorio de Ciencia y Tecnología asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico.

.

Dejá tu comentario