Conaprole inauguró nueva planta en Uruguay con inversión de u$s140 millones

Opiniones

La mayor firma láctea del país vecino lleva invertidos más de u$s400 millones en los últimos 10 años. Localmente, un grupo de empresarios continúa impulsando un plan para rescatar a SanCor.

La cooperativa Nacional de Productores de Leche (Conaprole), la principal firma láctea de Uruguay, inauguró esta semana en su país una planta de productos nutricionales que requirió una inversión de u$s140 millones en un período de cuatro años.

El Complejo Industrial Villa Rodríguez abarca una extensión de casi 1,5 millón de metros cuadrados, de los cuales 103.000 están edificados. En la planta trabaja un equipo de 400 operarios y se elabora leche pasteurizada y ultrapasteurizada, quesos y productos nutricionales. La clave de esta inversión es que la empresa logrará así crecer en exportaciones, generando más divisas para el país vecino en donde emplea en forma directa a más de 2.000 personas y recibe además leche cruda de más de 2.000 productores tamberos.

El evento de inauguración contó con la presencia del presidente uruguayo Luis Lacalle Pou, quien sintetizó en su discurso lo que significa esta cooperativa láctea para el país charrúa. “Decir Conaprole es decir Uruguay”. Es que en la práctica Conaprole no solo es la principal firma láctea del país sino también la principal empresa privada de Uruguay.

En este marco, las autoridades de Conaprole anunciaron también que distribuirán utilidades por u$s9 entre los socios de la cooperativa. Se trata de ganancias generadas tanto por Conaprole como por Prolesa, empresa, esta última, de agroinsumos controlada por la cooperativa.

Actualmente, Conaprole es el principal exportador del Uruguay con más de 50 mercados y la empresa láctea líder de América Latina en el mercado asiático. La compañía logró posicionarse y mantenerse en este puesto gracias a sus continuas inversiones, según explican en el sector en los últimos 10 años lleva invertidos alrededor de u$s400 millones.

La importancia de Conaprole en Uruguay puede compararse directamente con lo que significó la cooperativa láctea SanCor para la Argentina. Es que la empresa láctea también fue líder localmente en su segmento, donde llegó a tener bajo su órbita a 17 plantas procesadoras y más de 5.000 empleados.

Lo cierto es que SanCor experimentó un fuerte proceso de endeudamiento y desguace de su gigante estructura. Incluso durante el Gobierno anterior vivió quizás su peor época, en 2016 tuvo que desprenderse de su negocio de postres y yogures que fue comprado por el Grupo Vicentin por un total de u$s100 millones. Poco tiempo después, en 2017 cerró cuatro plantas industriales y para 2018 concretó la venta de su paquete accionario en Afisa Arla Foods, dedicada al negocio de las fórmulas infantiles, finalmente, meses después le vendió dos plantas a Adecoagro.

Actualmente la empresa cuenta con seis plantas industriales- tres ubicadas en las localidades de Sunchales, Gálvez y San Guillermo en Santa Fe y otras tres distribuidas en Devoto, La Carlota y Balnearia en Córdoba, pero procesa apenas 500.000 litros diarios de leche cruda. Lo ideal, dicen en el sector, sería alcanzar los 1,5 millones diarios pero eso sin fondos frescos parece una utopía.

En este marco es que en las últimas horas comenzó a avanzar un plan, impulsado por un grupo de empresarios, para ejecutar el rescate de SanCor, con el objetivo que recupere no solo el esplendor perdido sino también su lugar fundamental en el negocio lácteo argentino.

Concretamente, en una asamblea los socios de la cooperativa aprobaron la creación de un fideicomiso que dará pie a la creación de SanCor Capital, una iniciativa que apunta a establecer un fondo a partir del cual expandir la producción y facturación de la firma. El proyecto es encabezado por los empresarios Marcelo Figueiras (Laboratorios Richmond), José Urtubey (Celulosa Argentina) y Gonzalo Scaglion (La Capital de Rosario).

Según trascendió, en los primeros cinco años de este fideicomiso, todas las utilidades generadas en SanCor serán 100% invertidas en la firma, luego a partir del sexto y hasta el octavo año, este grupo de empresarios se quedará con el 50% y luego esa porción se incrementará hasta el 80%. A cambio, estos líderes no solo inyectarían dinero fresco en el corto plazo sino también serán la cara visible para que el Banco Nación aporte fondos de alrededor de u$s60 millones.

El plan es sacar a SanCor de su laberinto y devolverla a su lugar de generador de empleo, divisas e inversiones, tal como hoy lo es Conaprole en Uruguay.

Dejá tu comentario