Edición Impresa

Otra señal de la crisis: llega a 30% morosidad en el pago de expensas

El aumento de los servicios y la paritaria de los encargados fueron lo que más impactó en el bolsillo. La situación se agravó en los últimos tres meses.

Llega principio de mes. Una factura se desliza por debajo de la puerta y aparece el tan temido momento: sí, son las expensas.

La crisis económica, el aumento de los servicios, la paritaria de los porteros, todo se traduce en aumentos de expensas. Por esa razón hay actualmente un 30% de morosidad mensual, según datos de la Asociación Civil de Administradores Independientes de Propiedad Horizontal (AIPH). No se trata de propietarios o inquilinos que no pagan, sino que se atrasan en el pago. “Uno de cada tres departamentos no cumple con el primer vencimiento. Estas demoras generan gastos, es un perjuicio porque se terminan pagando intereses”, explicó Matías Ruiz, presidente de la AIPH.

De igual manera opinó Daniel Tocco, presidente de la Cámara Argentina de la Propiedad Horizontal (Caphai): “Se está pagando en forma más lenta. Por otro lado, está aumentando el nivel de deudores. Hace un año y medio, quienes no pagaban era sobre todo por situaciones de sucesión, herencias vacantes, etc. Pero estos últimos tres meses la situación se agravó”.

El gremio de encargados de edificios, que comanda Victor Santamaría logró una paritaria del 23% a pagarse en dos tramos (marzo y mayo) pero con el detalle no poco menor de una cláusula de revisión de la suba en base a la evolución de la inflación. En general, el sueldo de los porteros y sus cargas sociales representan el 50% de la expensa, razón por la que se viró a un formato en los que muchos consorcios decidieron quitar horas extras al personal o redujeron su horario para que el impacto en el pago no sea tan abrumador.

Otra de las consecuencias de la suba de expensas es el mantenimiento edilicio general. “Donde hay muchos morosos, comenzaron a posponerse las obras en los edificios. Es decir, se suprime el mantenimiento estético, la pintura del palier u otros temas que no son primordiales”, sostuvo Ruiz. “En algunos casos se establecieron horarios para prender la calefacción central y el agua caliente central”, comentó Tocco, sobre las medidas paliativas para el bolsillo. Si bien el año pasado el Gobierno lanzó una serie de 14 puntos para reducir los costos operativos de los consorcios, como prescindir de la desinfección mensual o extender el plazo de control de fachas, la realidad es que estas medidas tienen un impacto mínimo en la factura final.

Según datos del Gobierno porteño, las expensas aumentaron un 42,9% el año pasado. La proyección para este año es de un 35%, aunque algunos ya aseguran que ese dato queda corto.

¿Que pasa si la deuda se extiende en el tiempo? El primer paso debería ser siempre la vía del diálogo. Agotada esa instancia se intima para luego ir a un juicio ejecutivo de expensas. En general, en alrededor de 6 meses se obtiene una sentencia para intimar a esa persona al pago o rematar la unidad (lo cual cuesta mucho dinero). Esto suele suceder en casos donde se abandonó la vivienda, por ejemplo por empresas quebradas. La realidad muestra que, en los últimos meses, los juicios ejecutivos de expensas sufrieron un aumento.

MEDIDAS PARA BAJAR (POCO) LAS EXPENSAS

- Se modificó la obligación de realizar desinfecciones una vez por mes. Ahorro: $20.000 al año.

- Habilitación de la Cuenta Consorcio en el Banco Ciudad, una cuenta corriente gratuita para la administración de los edificios de la Ciudad. Ahorro: $7.200 al año.

- Se extendieron los plazos de control de fachadas de acuerdo con la antigüedad del edificio. Ahorro: $10.000 al año.

- Tanques de agua: un análisis bacteriológico y físico-químico mínimo al año. Ahorro: $8.000 anuales.

- Se autorizó la construcción de nuevos edificios sin vivienda para el encargado. Aporta en promedio $58.000 expensas al año.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario