Challú sobre intervención de Vicentin: "La reactivación debe venir del sector privado"

El presidente del Consejo de Empresarios Nacionales aseguró que "un plan de inversiones del sector público sería un camino equivocado".

El economista y presidente del Consejo de Empresarios Nacionales, Pablo Challú, aseguró que “la reactivación económica debe provenir del sector privado, de las empresas, porque ahí es donde existen posibilidades reales de reactivación, donde debe recaer el esfuerzo y donde es más fácil lograrlo”.

“Un plan de inversiones del sector público, sería un camino equivocado con el extraordinario déficit fiscal actual”, destacó Challú en referencia a la intervención del holding Vicentin y el proyecto de expropiación que se tratará en el Congreso.

El exsecretario de Comercio Interior puntualizó que “no es posible hoy financiar un plan de Inversiones públicas con la carencia de ingresos que tiene el Estado” y agregó “que esa inversión consumiría reservas e iría en contra de los equilibrios macroeconómicos necesarios para que haya una verdadera reactivación”.

Challú señaló que “deben implementarse medidas que permitan a las empresas volver a producir, como un tipo de cambio competitivo, un acuerdo inmediato de precios, salarios y tarifas, y que el sector financiero otorgue préstamos a mediano plazo con períodos de gracia y tasas de interés cercanas a 0, pero todo esto en el marco de un plan económico integral que acompañe la reactivación de la producción -tal como se propuso en la Comisión de Economía del Movimiento Nacional Peronista-”.

“Un plan de inversiones públicas podría funcionar en una segunda etapa. Cuando se reactiva la economía de manos del sector privado, se recomponen los ingresos del sector público y eso podría permitir establecer un plan de inversiones desde el sector público”, sentenció el economista

Challú, enfatizó además que “en este contexto, donde el sector privado debe jugar un rol fundamental, es absolutamente necesario que se clarifiquen la importancia y necesidad de la intervención de la firma Vicentín y su posible expropiación. Hasta el momento, las explicaciones dadas no despejan todos los interrogantes de la operación”.

"¿El Estado se hará cargo de los pasivos de la empresa? Si es así, cómo se va a transferir luego a YPF donde hay participación de otros privados? Si lo que se procura es tener una empresa testigo para incidir en la comercialización y producción agropecuaria es un objetivo valioso, que hay que rescatar", se preguntó el profesional.

Y agregó: "Ahora, protegerá los precios de los agricultores o procurará que los alimentos estén al alcance de la población? Cómo puede combatirse la especulación desde una empresa que solo maneja el 9% del mercado? Los interrogantes son muchos para un esquema de salida de la crisis en donde el sector privado debe tener un rol protagónico”.

“El Presidente sostuvo que no hay en marcha una política de expropiaciones, entonces si lo que se trata es de una empresa testigo, el Gobierno debería aclarar si hay una política al respecto y si en otros segmentos significativos del mercado también van a tener empresas testigo? Es un interrogante que requiere una respuesta clara para transparentar al máximo la relación entre el sector público y el sector privado y que no se generen expectativas que terminen invalidando todo lo que se propone hacer”, finalizó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario