Bergoglio pidió a Macri que apele el fallo que permite matrimonio gay

Política

El Arzobispado de Buenos Aires se expresó hoy en contra del nuevo fallo judicial que autorizó el matrimonio entre dos personas del mismo sexo, y aseguró que el Gobierno porteño "tiene la obligación de apelar" esa medida dictada por una jueza.

Para el Arzobispado, encabezado por el presidente de la Conferencia Episcopal, cardenal Jorge Bergoglio- la resolución emitida por la jueza lo Contencioso Administrativo y Tributario Nº 4 de la Ciudad, Elena Liberatori, que permite un vínculo matrimonial entre personas del mismo sexo, "es contrario" a las leyes vigentes.

La posición fijada por la Iglesia abre nuevamente una grieta con el Gobierno porteño, luego de que trascendiera en la víspera que el Ejecutivo de la Ciudad no apelaría el fallo de la jueza Liberatori.

En un comunicado de prensa dado a conocer esta mañana, el Arzobispado porteño indicó que la legislación civil argentina "regula el matrimonio como una entidad civil integrada por un hombre y una mujer".

En ese sentido, citó también para su argumento a "la Declaración Universal de los Derechos Humanos (art. 16), el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos (art. 23 inc. 2) y la Convención Americana de los Derechos humanos, (art. 17 inc.2), "los cuales tienen jerarquía constitucional desde 1994".

"Atendiendo a que desde épocas ancestrales el matrimonio se entiende como la unión entre el varón y la mujer, su reafirmación no implica discriminación alguna", remarcó el Arzobispado.

Por tal motivo, el comunicado añadió: "Dado que el Poder Ejecutivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es el garante de la legalidad en la ciudad, el señor Jefe de Gobierno (Mauricio Macri), a través del Ministerio Público, tiene la obligación de apelar el fallo".

Ayer, la Justicia porteña avaló que una pareja homosexual pueda contraer matrimonio y para ello ordenó que se le dé "absoluta prioridad" para el examen prenupcial y conseguir un turno en el Registro Civil, después de la polémica generada por la cancelación a último momento de una boda gay el año pasado.

La jueza Liberatori hizo lugar a una acción de amparo presentada por dos hombres que buscan casarse en "igualdad de condiciones" que las parejas heterosexuales.

Sin embargo, en la misma resolución, la magistrada rechazó un pedido de inconstitucionalidad de los artículos 172 y 188 del Código Civil, los cuales establecen que para contraer matrimonio es necesario el consentimiento de dos personas de distinto sexo, al considerar que "la vía para la eficacia de los derechos en juego de los actores no va por ese camino".

Para la jueza, los dos hombres "tienen derechos reconocidos en textos constitucionales y supraconstitucionales los cuales se ven impedidos de ejercer por causas de normas vigentes que no se encuentran acorde a los tiempos".

"Téngase por removidos todos los aspectos reglamentarios formales que impliquen una dilación innecesaria. Por caso, los 28 días de anticipación o el lugar de celebración, atento las particularidades del presente caso", indicó en su fallo la magistrada Liberatori.

"Asimismo, las autoridades del hospital público al cual deberán acudir los actores a fin de cumplimentar el examen prenupcial otorgarán absoluta prioridad al mismo", agregó.

A fines de 2009, otra magistrada del mismo fuero, Gabriela Seijas, había hecho lugar a un pedido de la pareja conformada por Alex Freyre y José María Di Bello para contraer matrimonio.

Dejá tu comentario