La Nación: paraísos fiscales y lavado de dinero

Política

La familia Saguier, poseedora de la mayoría de las acciones del diario La Nación desde la década del '90, carga en su haber numerosas causas judiciales que intentan determinar la legalidad del origen de los fondos para la transacción que dejó a los Mitre sin el manejo del medio fundado por Bartolomé Mitre; las conformaciones de sociedades que participan de las empresas controladores; y las declaraciones de sus ganancias.

La primera en animarse a ahondar en los negocios del clan encabezado por los hermanos Alejando y Julio fue la jueza federal María Servini de Cubría, quien estuvo a cargo de una causa contra los Saguier por supuesto lavado de dinero. Incluso ordenó un allanamiento en la sede del diario en busca de información.

En dicha investigación, la magistrada intentó determinar el origen de los fondos utilizados por la familia para comprar el periódico ya que, según datos impositivos, ninguno de los integrantes de la familia poseía el dinero suficiente para desembolsar la millonaria operación.

Pero en 2005, la Sala II de la Cámara Federal echó por tierra el trabajo de Servini de Cubría y dictó el sobreseimiento de los implicados. La jueza había intentado desentramar la operación que concluyó con la compra del diario que incluyó la conformación en las islas Grand Cayman -un paraíso fiscal- de las empresas MNMS (Matilde Noble Mitre de Saguier) Holding y Barton Corp, luego encargada de aportar capital para saldar el crédito utilizado por los Saguier para la compra del diario.

Otra causa ligada a los Saguier los vincula con maniobras destinadas a evadir impuestos. En el 2000, la Administración Federal de Ingresos Públicos detectó que Matilde Noble Mitre de Saguier poseía 2 millones de pesos en un paraíso fiscal que no habían tributado en la Argentina.

Por dicha maniobra, el juez federal Javier López Biscayart también imputó al hijo de la mujer, Alejandro, por considerarlo partícipe primario de la evasión, calculada en 822 mil pesos.

El apellido Saguier no era nuevo para el magistrado López Biscayart. En 1997 ya había investigado a la familia por otra presunta evasión, pero la Justicia no avanzó en tiempo y forma con la instrucción y la causa prescribió. De haber prosperado, los Saguier imputados podrían haber sido juzgados a nueve años de prisión no excarcelables.

Dejá tu comentario