Llega Lagos con temor por el gas

Política

La preocupación del gobierno chileno sobre el impacto que podría tener en la economía de ese país una eventual disminución de las ventas de gas argentino, será uno de los temas que abordarán hoy los presidentes Néstor Kirchner y Ricardo Lagos.

La Argentina es el principal proveedor de gas del país trasandino, y del producto dependen centrales de generación eléctrica, industrias y consumo domiciliario en las principales ciudades. Pero el gobierno de Lagos contempla la posibilidad de que baje la presión en los gasoductos o disminuya la cantidad de gas si persisten los días de frío en nuestro país, por lo que habría pedido a principios de mes a las centrales eléctricas y a las distribuidoras de gas que elaboren un plan de contingencia.

La preocupación es mayor todavía con vistas al próximo invierno. Esto se debe al crecimiento de la demanda de gas en la Argentina, que no fue seguida por inversiones en nuevos yacimientos, debido a la pesificación y congelamiento del precio del gas natural desde mayo de 2002.

Crecimiento

Las cifras suministradas por el Instituto Argentino de Petróleo y Gas indican que la extracción de gas creció en el primer semestre de este año alrededor de 5%. Pero esto no obedeció a nuevas perforaciones: sobre las instalaciones ya hechas, las empresas petroleras abrieron las válvulas «a full» para satisfacer el crecimiento de la demanda, lo que explica la mayor cantidad extraída. (Las válvulas, dicho simplificadamente, se abren o cierran según las necesidades).

Sin embargo, si sigue el frío, el gas podría resultar insuficiente y de ahí el temor del gobierno chileno. La demanda local creció 15% este invierno con respecto al anterior, debido a dos factores: hay más industrias que contratan gas ininterrumpible o firme porque el precio bajó mucho en términos relativos, y hay un fuerte aumento en el consumo de GNC, estimándose que ya llegan a 25.000 los automóviles que mensualmente se convierten de nafta a GNC, por la gran diferencia de precios y de impuestos entre ambos productos.

El gobierno de Kirchner postergó hasta noviembre la audiencia pública para debatir un ajuste en el precio del gas que perciben las petroleras, por lo cual la mayoría de las petroleras continúa postergando inversiones en desarrollos gasíferos.

Dejá tu comentario