"Me es imposible no pensar en algún tipo de intencionalidad política"

Política

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, confirmó que irá a declarar "como corresponde" en la causa por las escuchas ilegales en la ciudad, pero sospechó que existe una "intencionalidad política" en la convocatoria del juez federal Norberto Oyarbide.

Macri afirmó que está "deseoso de ver cuáles son las pruebas que lo llevan a citar a declarar al jefe de Gobierno de la Ciudad" y que por eso se presentará a declarar "como corresponde".

En tanto, el jefe de Gobierno porteño recibió el apoyo del ex presidente Eduardo Duhalde tras la citación. Consideró que la administración de Cristina de Kirchner "es un gobierno policíaco".

Durante una conferencia de prensa en el barrio porteño de Floresta, el jefe de Gobierno también subrayó que está "muy tranquilo" y que esta citación no afecta "en nada" su proyecto presidencial.

"Me pasé todo el verano recorriendo los barrios de la Capital y las provincias del interior y nunca nadie me dijo nada sobre las escuchas", afirmó tras asegurar que va a "seguir trabajando con el proyecto del PRO en todo el país".

Por el contrario, el jefe de Gobierno remarcó que "esta citación refuerza el compromiso de trabajar en la política para que tengamos una Justicia que recupere el prestigio".

Repitió que no tiene "nada que ver con ningún tipo de escucha", y sostuvo que por eso tiene "suspicacias" sobre una posible "intencionalidad política" por parte de Oyarbide.

"Me es imposible no pensar en algún tipo de suspicacia, si acá no hay una intencionalidad política. Si sé lo que hice y lo que no hice, y no entiendo por qué tengo que ir a declarar", se quejó el mandatario.

Sin embargo, afirmó que el PRO no va a tomar "ninguna decisión drástica" y, consultado sobre la posibilidad de pedir un juicio político contra el magistrado, contestó: "Oyarbide ya ha tenido este tipo de episodios, pero vamos a seguir con tranquilidad".

Macri insistió en que no "conoce" al principal imputado en la causa, Ciro James, y que su Gobierno "no ordenó ninguna escucha telefónica", al tiempo que afirmó que éstas prácticas por parte de James "vienen de muchos años atrás", según lo detallado en la causa.

Sucede que algunas de las intervenciones telefónicas que la Justicia le adjudicó al ex policía federal y ex empleado del Ministerio de Educación porteño datan de 2007, antes de que Macri asumiera la Jefatura de Gobierno de la Ciudad.

James está imputado en esta causa por haber intervenido los teléfonos del empresario Carlos Ávila y del dirigente de la asociación de Familiares de Víctimas del Atentado a la AMIA Sergio Burstein, entre otros.

En el caso también está involucrado el ex jefe de la Policía Metropolitana Jorge "Fino" Palacios, quien habría mantenido comunicaciones con James cuando estaba al frente de la fuerza porteña, al igual que su sucesor también desplazado Osvaldo Chamorro.

Dejá tu comentario