Militares en un atrio desbordado

Política

La parroquia y el enorme atrio de Nuestra Señora del Socorro resultó anoche desbordado por quienes concurrieron a una misa en recordación de los muertos por el terrorismo subversivo y convocado desde el Centro de Oficiales Retirados de las FF.AA. Invitados para las 20, media hora antes era notable la cantidad de concurrentes que se dieron cita. Los mismos organizadores admitieron ante este diario que anteriores celebraciones no habían tenido similar adhesión. Al mediodía el mismo escenario, aunque menos poblado, había recibido al nuevo nuncio apostólico, monseñor Adriano Bernardini.

Militares en actividad y retirados acudieron anoche masivamente a la evocación. Muchos de ellos recientemente retirados; entre ellos la presencia de ex jefes de Estado Mayor como el almirante Enrique Molina Pico. Quien dijo presente y aunque no ofició estuvo en la primera fila fue el obispo castrense, monseñor Antonio Baseotto. También se destacó entre quienes asistieron el teniente coronel Emilio Guillermo Nani, que el domingo se presentará como candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por el MORERA (Movimiento por la Recuperación de la República). Y que devolvió a Fernando de la Rúa la condecoración recibida por su actuación durante el asalto al Regimiento 3 de Infantería en La Tablada en enero de 1989, -donde perdió un ojo-.

Al mediodía en el Socorro, durante la misa concelebrada por 50 obispos, la Conferencia Episcopal le dio a Bernardini la bienvenida y, en su nombre, el titular del cuerpo, monseñor Eduardo Mirás, dijo que en su figura «se renueva la adhesión a la persona y el magisterio del Papa».

Dejá tu comentario