Senado blinda DNU que declara servicio público a telefonía celular, internet y TV paga

Política

También se aprobarán proyectos sobre capitales alternas y grooming. Aval al prospecto para la oferta de canje de deuda bajo ley extranjera.

El Senado sesionará mañana desde las 15 para blindar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que declara como “servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia” a internet, la telefonía y la TV paga. Con mayoría en la Cámara alta, el Frente de Todos sellará la luz verde que ya tiene la decisión del Ejecutivo del viernes pasado, que para ser desactivada necesita el rechazo -hoy, imposible- de ambas Cámaras del Congreso.

La norma en cuestión también suspende “cualquier aumento de precios o modificación de los mismos, establecidos o anunciados desde el 31 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2020 por los licenciatarios TIC, incluyendo los servicios de radiodifusión por suscripción mediante vinculo físico o radioeléctrico y los correspondientes al servicio de telefonía fija o móvil, en cualquiera de sus modalidades”, y agrega: “Esta suspensión se aplicará a los servicios de televisión satelital por suscripción”.

El DNU obtuvo aval a inicios de la semana pasada en la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que comanda el diputado ultra K Marcos Cleri, reunión impungada por Juntos por el Cambio por considerar que la citación no había cumplido con las 48 horas hábiles necesarias para dicha acción, entre otras cuestiones.

Quien defendió el DNU en la bicameral fue el diputado Pablo González. Por caso, el legislador apuntó a los problemas que tienen estudiantes para acceder a clases virtuales durante la pandemia debido a la “imposibilidad de tener telefonía móvil accesible y también servicio de internet”.

González también denostó las políticas llevadas a cabo en el sector durante el macrismo. En esa línea, dijo que el “mercado autorregulado” y con “argumentos de competencia lo único que hizo fue profundizar el control de los monopolios”.

El legislador luego fue más allá y propuso “otras cuestiones a trabajar”, como “una tarifa diferencial” para quienes reciben la Asignación Universal por Hijo, o incluso una “referencia tarifaria para el servicio mínimo de TV, telefonía e internet” en ciudades alejadas de grandes centros urbanos, donde faltan inversiones. Antes de finalizar, manifestó que el DNU “propicia la libertad de expresión”.

DPP.78.20.pdf

Durante la sesión también se aprobará el DNU que da marcha atrás con la intervención que el propio Gobierno activó semanas atrás en Vicentin; el decreto de facultades delegadas sobre una enmienda al prospecto del canje de la deuda bajo ley extranjera; e iniciativas sobre prevención del grooming, y de capitales alternas que empuja el Ejecutivo.El Senado sesionará mañana desde las 15 para blindar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que declara como “servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia” a internet, la telefonía y la TV paga. Con mayoría en la Cámara alta, el Frente de Todos sellará la luz verde que ya tiene la decisión del Ejecutivo del viernes pasado, que para ser desactivada necesita el rechazo -hoy, imposible- de ambas Cámaras del Congreso.

La norma en cuestión también suspende “cualquier aumento de precios o modificación de los mismos, establecidos o anunciados desde el 31 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2020 por los licenciatarios TIC, incluyendo los servicios de radiodifusión por suscripción mediante vinculo físico o radioeléctrico y los correspondientes al servicio de telefonía fija o móvil, en cualquiera de sus modalidades”, y agrega: “Esta suspensión se aplicará a los servicios de televisión satelital por suscripción”.

El DNU obtuvo aval a inicios de la semana pasada en la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que comanda el diputado ultra K Marcos Cleri, reunión impungada por Juntos por el Cambio por considerar que la citación no había cumplido con las 48 horas hábiles necesarias para dicha acción, entre otras cuestiones.

Quien defendió el DNU en la bicameral fue el diputado Pablo González. Por caso, el legislador apuntó a los problemas que tienen estudiantes para acceder a clases virtuales durante la pandemia debido a la “imposibilidad de tener telefonía móvil accesible y también servicio de internet”.

González también denostó las políticas llevadas a cabo en el sector durante el macrismo. En esa línea, dijo que el “mercado autorregulado” y con “argumentos de competencia lo único que hizo fue profundizar el control de los monopolios”.

El legislador luego fue más allá y propuso “otras cuestiones a trabajar”, como “una tarifa diferencial” para quienes reciben la Asignación Universal por Hijo, o incluso una “referencia tarifaria para el servicio mínimo de TV, telefonía e internet” en ciudades alejadas de grandes centros urbanos, donde faltan inversiones. Antes de finalizar, manifestó que el DNU “propicia la libertad de expresión”.

Durante la sesión también se aprobará el DNU que da marcha atrás con la intervención que el propio Gobierno activó semanas atrás en Vicentin; el decreto de facultades delegadas sobre una enmienda al prospecto del canje de la deuda bajo ley extranjera; e iniciativas sobre prevención del grooming, y de capitales alternas que empuja el Ejecutivo.El Senado sesionará mañana desde las 15 para blindar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que declara como “servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia” a internet, la telefonía y la TV paga. Con mayoría en la Cámara alta, el Frente de Todos sellará la luz verde que ya tiene la decisión del Ejecutivo del viernes pasado, que para ser desactivada necesita el rechazo -hoy, imposible- de ambas Cámaras del Congreso.

La norma en cuestión también suspende “cualquier aumento de precios o modificación de los mismos, establecidos o anunciados desde el 31 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2020 por los licenciatarios TIC, incluyendo los servicios de radiodifusión por suscripción mediante vinculo físico o radioeléctrico y los correspondientes al servicio de telefonía fija o móvil, en cualquiera de sus modalidades”, y agrega: “Esta suspensión se aplicará a los servicios de televisión satelital por suscripción”.

El DNU obtuvo aval a inicios de la semana pasada en la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que comanda el diputado ultra K Marcos Cleri, reunión impungada por Juntos por el Cambio por considerar que la citación no había cumplido con las 48 horas hábiles necesarias para dicha acción, entre otras cuestiones.

Quien defendió el DNU en la bicameral fue el diputado Pablo González. Por caso, el legislador apuntó a los problemas que tienen estudiantes para acceder a clases virtuales durante la pandemia debido a la “imposibilidad de tener telefonía móvil accesible y también servicio de internet”.

González también denostó las políticas llevadas a cabo en el sector durante el macrismo. En esa línea, dijo que el “mercado autorregulado” y con “argumentos de competencia lo único que hizo fue profundizar el control de los monopolios”.

El legislador luego fue más allá y propuso “otras cuestiones a trabajar”, como “una tarifa diferencial” para quienes reciben la Asignación Universal por Hijo, o incluso una “referencia tarifaria para el servicio mínimo de TV, telefonía e internet” en ciudades alejadas de grandes centros urbanos, donde faltan inversiones. Antes de finalizar, manifestó que el DNU “propicia la libertad de expresión”.

Durante la sesión también se aprobará el DNU que da marcha atrás con la intervención que el propio Gobierno activó semanas atrás en Vicentin; el decreto de facultades delegadas sobre una enmienda al prospecto del canje de la deuda bajo ley extranjera; e iniciativas sobre prevención del grooming, y de capitales alternas que empuja el Ejecutivo.El Senado sesionará mañana desde las 15 para blindar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que declara como “servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia” a internet, la telefonía y la TV paga. Con mayoría en la Cámara alta, el Frente de Todos sellará la luz verde que ya tiene la decisión del Ejecutivo del viernes pasado, que para ser desactivada necesita el rechazo -hoy, imposible- de ambas Cámaras del Congreso.

La norma en cuestión también suspende “cualquier aumento de precios o modificación de los mismos, establecidos o anunciados desde el 31 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2020 por los licenciatarios TIC, incluyendo los servicios de radiodifusión por suscripción mediante vinculo físico o radioeléctrico y los correspondientes al servicio de telefonía fija o móvil, en cualquiera de sus modalidades”, y agrega: “Esta suspensión se aplicará a los servicios de televisión satelital por suscripción”.

El DNU obtuvo aval a inicios de la semana pasada en la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que comanda el diputado ultra K Marcos Cleri, reunión impungada por Juntos por el Cambio por considerar que la citación no había cumplido con las 48 horas hábiles necesarias para dicha acción, entre otras cuestiones.

Quien defendió el DNU en la bicameral fue el diputado Pablo González. Por caso, el legislador apuntó a los problemas que tienen estudiantes para acceder a clases virtuales durante la pandemia debido a la “imposibilidad de tener telefonía móvil accesible y también servicio de internet”.

González también denostó las políticas llevadas a cabo en el sector durante el macrismo. En esa línea, dijo que el “mercado autorregulado” y con “argumentos de competencia lo único que hizo fue profundizar el control de los monopolios”.

El legislador luego fue más allá y propuso “otras cuestiones a trabajar”, como “una tarifa diferencial” para quienes reciben la Asignación Universal por Hijo, o incluso una “referencia tarifaria para el servicio mínimo de TV, telefonía e internet” en ciudades alejadas de grandes centros urbanos, donde faltan inversiones. Antes de finalizar, manifestó que el DNU “propicia la libertad de expresión”.

Durante la sesión también se aprobará el DNU que da marcha atrás con la intervención que el propio Gobierno activó semanas atrás en Vicentin; el decreto de facultades delegadas sobre una enmienda al prospecto del canje de la deuda bajo ley extranjera; e iniciativas sobre prevención del grooming, y de capitales alternas que empuja el Ejecutivo.El Senado sesionará mañana desde las 15 para blindar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que declara como “servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia” a internet, la telefonía y la TV paga. Con mayoría en la Cámara alta, el Frente de Todos sellará la luz verde que ya tiene la decisión del Ejecutivo del viernes pasado, que para ser desactivada necesita el rechazo -hoy, imposible- de ambas Cámaras del Congreso.

La norma en cuestión también suspende “cualquier aumento de precios o modificación de los mismos, establecidos o anunciados desde el 31 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2020 por los licenciatarios TIC, incluyendo los servicios de radiodifusión por suscripción mediante vinculo físico o radioeléctrico y los correspondientes al servicio de telefonía fija o móvil, en cualquiera de sus modalidades”, y agrega: “Esta suspensión se aplicará a los servicios de televisión satelital por suscripción”.

El DNU obtuvo aval a inicios de la semana pasada en la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que comanda el diputado ultra K Marcos Cleri, reunión impungada por Juntos por el Cambio por considerar que la citación no había cumplido con las 48 horas hábiles necesarias para dicha acción, entre otras cuestiones.

Quien defendió el DNU en la bicameral fue el diputado Pablo González. Por caso, el legislador apuntó a los problemas que tienen estudiantes para acceder a clases virtuales durante la pandemia debido a la “imposibilidad de tener telefonía móvil accesible y también servicio de internet”.

González también denostó las políticas llevadas a cabo en el sector durante el macrismo. En esa línea, dijo que el “mercado autorregulado” y con “argumentos de competencia lo único que hizo fue profundizar el control de los monopolios”.

El legislador luego fue más allá y propuso “otras cuestiones a trabajar”, como “una tarifa diferencial” para quienes reciben la Asignación Universal por Hijo, o incluso una “referencia tarifaria para el servicio mínimo de TV, telefonía e internet” en ciudades alejadas de grandes centros urbanos, donde faltan inversiones. Antes de finalizar, manifestó que el DNU “propicia la libertad de expresión”.

Durante la sesión también se aprobará el DNU que da marcha atrás con la intervención que el propio Gobierno activó semanas atrás en Vicentin; el decreto de facultades delegadas sobre una enmienda al prospecto del canje de la deuda bajo ley extranjera; e iniciativas sobre prevención del grooming, y de capitales alternas que empuja el Ejecutivo.El Senado sesionará mañana desde las 15 para blindar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que declara como “servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia” a internet, la telefonía y la TV paga. Con mayoría en la Cámara alta, el Frente de Todos sellará la luz verde que ya tiene la decisión del Ejecutivo del viernes pasado, que para ser desactivada necesita el rechazo -hoy, imposible- de ambas Cámaras del Congreso.

La norma en cuestión también suspende “cualquier aumento de precios o modificación de los mismos, establecidos o anunciados desde el 31 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2020 por los licenciatarios TIC, incluyendo los servicios de radiodifusión por suscripción mediante vinculo físico o radioeléctrico y los correspondientes al servicio de telefonía fija o móvil, en cualquiera de sus modalidades”, y agrega: “Esta suspensión se aplicará a los servicios de televisión satelital por suscripción”.

El DNU obtuvo aval a inicios de la semana pasada en la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que comanda el diputado ultra K Marcos Cleri, reunión impungada por Juntos por el Cambio por considerar que la citación no había cumplido con las 48 horas hábiles necesarias para dicha acción, entre otras cuestiones.

Quien defendió el DNU en la bicameral fue el diputado Pablo González. Por caso, el legislador apuntó a los problemas que tienen estudiantes para acceder a clases virtuales durante la pandemia debido a la “imposibilidad de tener telefonía móvil accesible y también servicio de internet”.

González también denostó las políticas llevadas a cabo en el sector durante el macrismo. En esa línea, dijo que el “mercado autorregulado” y con “argumentos de competencia lo único que hizo fue profundizar el control de los monopolios”.

El legislador luego fue más allá y propuso “otras cuestiones a trabajar”, como “una tarifa diferencial” para quienes reciben la Asignación Universal por Hijo, o incluso una “referencia tarifaria para el servicio mínimo de TV, telefonía e internet” en ciudades alejadas de grandes centros urbanos, donde faltan inversiones. Antes de finalizar, manifestó que el DNU “propicia la libertad de expresión”.

Durante la sesión también se aprobará el DNU que da marcha atrás con la intervención que el propio Gobierno activó semanas atrás en Vicentin; el decreto de facultades delegadas sobre una enmienda al prospecto del canje de la deuda bajo ley extranjera; e iniciativas sobre prevención del grooming, y de capitales alternas que empuja el Ejecutivo.El Senado sesionará mañana desde las 15 para blindar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que declara como “servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia” a internet, la telefonía y la TV paga. Con mayoría en la Cámara alta, el Frente de Todos sellará la luz verde que ya tiene la decisión del Ejecutivo del viernes pasado, que para ser desactivada necesita el rechazo -hoy, imposible- de ambas Cámaras del Congreso.

La norma en cuestión también suspende “cualquier aumento de precios o modificación de los mismos, establecidos o anunciados desde el 31 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2020 por los licenciatarios TIC, incluyendo los servicios de radiodifusión por suscripción mediante vinculo físico o radioeléctrico y los correspondientes al servicio de telefonía fija o móvil, en cualquiera de sus modalidades”, y agrega: “Esta suspensión se aplicará a los servicios de televisión satelital por suscripción”.

El DNU obtuvo aval a inicios de la semana pasada en la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que comanda el diputado ultra K Marcos Cleri, reunión impungada por Juntos por el Cambio por considerar que la citación no había cumplido con las 48 horas hábiles necesarias para dicha acción, entre otras cuestiones.

Quien defendió el DNU en la bicameral fue el diputado Pablo González. Por caso, el legislador apuntó a los problemas que tienen estudiantes para acceder a clases virtuales durante la pandemia debido a la “imposibilidad de tener telefonía móvil accesible y también servicio de internet”.

González también denostó las políticas llevadas a cabo en el sector durante el macrismo. En esa línea, dijo que el “mercado autorregulado” y con “argumentos de competencia lo único que hizo fue profundizar el control de los monopolios”.

El legislador luego fue más allá y propuso “otras cuestiones a trabajar”, como “una tarifa diferencial” para quienes reciben la Asignación Universal por Hijo, o incluso una “referencia tarifaria para el servicio mínimo de TV, telefonía e internet” en ciudades alejadas de grandes centros urbanos, donde faltan inversiones. Antes de finalizar, manifestó que el DNU “propicia la libertad de expresión”.

Durante la sesión también se aprobará el DNU que da marcha atrás con la intervención que el propio Gobierno activó semanas atrás en Vicentin; el decreto de facultades delegadas sobre una enmienda al prospecto del canje de la deuda bajo ley extranjera; e iniciativas sobre prevención del grooming, y de capitales alternas que empuja el Ejecutivo.El Senado sesionará mañana desde las 15 para blindar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que declara como “servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia” a internet, la telefonía y la TV paga. Con mayoría en la Cámara alta, el Frente de Todos sellará la luz verde que ya tiene la decisión del Ejecutivo del viernes pasado, que para ser desactivada necesita el rechazo -hoy, imposible- de ambas Cámaras del Congreso.

La norma en cuestión también suspende “cualquier aumento de precios o modificación de los mismos, establecidos o anunciados desde el 31 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2020 por los licenciatarios TIC, incluyendo los servicios de radiodifusión por suscripción mediante vinculo físico o radioeléctrico y los correspondientes al servicio de telefonía fija o móvil, en cualquiera de sus modalidades”, y agrega: “Esta suspensión se aplicará a los servicios de televisión satelital por suscripción”.

El DNU obtuvo aval a inicios de la semana pasada en la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que comanda el diputado ultra K Marcos Cleri, reunión impungada por Juntos por el Cambio por considerar que la citación no había cumplido con las 48 horas hábiles necesarias para dicha acción, entre otras cuestiones.

Quien defendió el DNU en la bicameral fue el diputado Pablo González. Por caso, el legislador apuntó a los problemas que tienen estudiantes para acceder a clases virtuales durante la pandemia debido a la “imposibilidad de tener telefonía móvil accesible y también servicio de internet”.

González también denostó las políticas llevadas a cabo en el sector durante el macrismo. En esa línea, dijo que el “mercado autorregulado” y con “argumentos de competencia lo único que hizo fue profundizar el control de los monopolios”.

El legislador luego fue más allá y propuso “otras cuestiones a trabajar”, como “una tarifa diferencial” para quienes reciben la Asignación Universal por Hijo, o incluso una “referencia tarifaria para el servicio mínimo de TV, telefonía e internet” en ciudades alejadas de grandes centros urbanos, donde faltan inversiones. Antes de finalizar, manifestó que el DNU “propicia la libertad de expresión”.

Durante la sesión también se aprobará el DNU que da marcha atrás con la intervención que el propio Gobierno activó semanas atrás en Vicentin; el decreto de facultades delegadas sobre una enmienda al prospecto del canje de la deuda bajo ley extranjera; e iniciativas sobre prevención del grooming, y de capitales alternas que empuja el Ejecutivo.El Senado sesionará mañana desde las 15 para blindar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que declara como “servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia” a internet, la telefonía y la TV paga. Con mayoría en la Cámara alta, el Frente de Todos sellará la luz verde que ya tiene la decisión del Ejecutivo del viernes pasado, que para ser desactivada necesita el rechazo -hoy, imposible- de ambas Cámaras del Congreso.

La norma en cuestión también suspende “cualquier aumento de precios o modificación de los mismos, establecidos o anunciados desde el 31 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2020 por los licenciatarios TIC, incluyendo los servicios de radiodifusión por suscripción mediante vinculo físico o radioeléctrico y los correspondientes al servicio de telefonía fija o móvil, en cualquiera de sus modalidades”, y agrega: “Esta suspensión se aplicará a los servicios de televisión satelital por suscripción”.

El DNU obtuvo aval a inicios de la semana pasada en la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que comanda el diputado ultra K Marcos Cleri, reunión impungada por Juntos por el Cambio por considerar que la citación no había cumplido con las 48 horas hábiles necesarias para dicha acción, entre otras cuestiones.

Quien defendió el DNU en la bicameral fue el diputado Pablo González. Por caso, el legislador apuntó a los problemas que tienen estudiantes para acceder a clases virtuales durante la pandemia debido a la “imposibilidad de tener telefonía móvil accesible y también servicio de internet”.

González también denostó las políticas llevadas a cabo en el sector durante el macrismo. En esa línea, dijo que el “mercado autorregulado” y con “argumentos de competencia lo único que hizo fue profundizar el control de los monopolios”.

El legislador luego fue más allá y propuso “otras cuestiones a trabajar”, como “una tarifa diferencial” para quienes reciben la Asignación Universal por Hijo, o incluso una “referencia tarifaria para el servicio mínimo de TV, telefonía e internet” en ciudades alejadas de grandes centros urbanos, donde faltan inversiones. Antes de finalizar, manifestó que el DNU “propicia la libertad de expresión”.

Durante la sesión también se aprobará el DNU que da marcha atrás con la intervención que el propio Gobierno activó semanas atrás en Vicentin; el decreto de facultades delegadas sobre una enmienda al prospecto del canje de la deuda bajo ley extranjera; e iniciativas sobre prevención del grooming, y de capitales alternas que empuja el Ejecutivo.El Senado sesionará mañana desde las 15 para blindar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que declara como “servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia” a internet, la telefonía y la TV paga. Con mayoría en la Cámara alta, el Frente de Todos sellará la luz verde que ya tiene la decisión del Ejecutivo del viernes pasado, que para ser desactivada necesita el rechazo -hoy, imposible- de ambas Cámaras del Congreso.

La norma en cuestión también suspende “cualquier aumento de precios o modificación de los mismos, establecidos o anunciados desde el 31 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2020 por los licenciatarios TIC, incluyendo los servicios de radiodifusión por suscripción mediante vinculo físico o radioeléctrico y los correspondientes al servicio de telefonía fija o móvil, en cualquiera de sus modalidades”, y agrega: “Esta suspensión se aplicará a los servicios de televisión satelital por suscripción”.

El DNU obtuvo aval a inicios de la semana pasada en la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que comanda el diputado ultra K Marcos Cleri, reunión impungada por Juntos por el Cambio por considerar que la citación no había cumplido con las 48 horas hábiles necesarias para dicha acción, entre otras cuestiones.

Quien defendió el DNU en la bicameral fue el diputado Pablo González. Por caso, el legislador apuntó a los problemas que tienen estudiantes para acceder a clases virtuales durante la pandemia debido a la “imposibilidad de tener telefonía móvil accesible y también servicio de internet”.

González también denostó las políticas llevadas a cabo en el sector durante el macrismo. En esa línea, dijo que el “mercado autorregulado” y con “argumentos de competencia lo único que hizo fue profundizar el control de los monopolios”.

El legislador luego fue más allá y propuso “otras cuestiones a trabajar”, como “una tarifa diferencial” para quienes reciben la Asignación Universal por Hijo, o incluso una “referencia tarifaria para el servicio mínimo de TV, telefonía e internet” en ciudades alejadas de grandes centros urbanos, donde faltan inversiones. Antes de finalizar, manifestó que el DNU “propicia la libertad de expresión”.

Durante la sesión también se aprobará el DNU que da marcha atrás con la intervención que el propio Gobierno activó semanas atrás en Vicentin; el decreto de facultades delegadas sobre una enmienda al prospecto del canje de la deuda bajo ley extranjera; e iniciativas sobre prevención del grooming, y de capitales alternas que empuja el Ejecutivo.El Senado sesionará mañana desde las 15 para blindar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que declara como “servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia” a internet, la telefonía y la TV paga. Con mayoría en la Cámara alta, el Frente de Todos sellará la luz verde que ya tiene la decisión del Ejecutivo del viernes pasado, que para ser desactivada necesita el rechazo -hoy, imposible- de ambas Cámaras del Congreso.

La norma en cuestión también suspende “cualquier aumento de precios o modificación de los mismos, establecidos o anunciados desde el 31 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2020 por los licenciatarios TIC, incluyendo los servicios de radiodifusión por suscripción mediante vinculo físico o radioeléctrico y los correspondientes al servicio de telefonía fija o móvil, en cualquiera de sus modalidades”, y agrega: “Esta suspensión se aplicará a los servicios de televisión satelital por suscripción”.

El DNU obtuvo aval a inicios de la semana pasada en la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que comanda el diputado ultra K Marcos Cleri, reunión impungada por Juntos por el Cambio por considerar que la citación no había cumplido con las 48 horas hábiles necesarias para dicha acción, entre otras cuestiones.

Quien defendió el DNU en la bicameral fue el diputado Pablo González. Por caso, el legislador apuntó a los problemas que tienen estudiantes para acceder a clases virtuales durante la pandemia debido a la “imposibilidad de tener telefonía móvil accesible y también servicio de internet”.

González también denostó las políticas llevadas a cabo en el sector durante el macrismo. En esa línea, dijo que el “mercado autorregulado” y con “argumentos de competencia lo único que hizo fue profundizar el control de los monopolios”.

El legislador luego fue más allá y propuso “otras cuestiones a trabajar”, como “una tarifa diferencial” para quienes reciben la Asignación Universal por Hijo, o incluso una “referencia tarifaria para el servicio mínimo de TV, telefonía e internet” en ciudades alejadas de grandes centros urbanos, donde faltan inversiones. Antes de finalizar, manifestó que el DNU “propicia la libertad de expresión”.

Durante la sesión también se aprobará el DNU que da marcha atrás con la intervención que el propio Gobierno activó semanas atrás en Vicentin; el decreto de facultades delegadas sobre una enmienda al prospecto del canje de la deuda bajo ley extranjera; e iniciativas sobre prevención del grooming, y de capitales alternas que empuja el Ejecutivo.El Senado sesionará mañana desde las 15 para blindar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que declara como “servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia” a internet, la telefonía y la TV paga. Con mayoría en la Cámara alta, el Frente de Todos sellará la luz verde que ya tiene la decisión del Ejecutivo del viernes pasado, que para ser desactivada necesita el rechazo -hoy, imposible- de ambas Cámaras del Congreso.

La norma en cuestión también suspende “cualquier aumento de precios o modificación de los mismos, establecidos o anunciados desde el 31 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2020 por los licenciatarios TIC, incluyendo los servicios de radiodifusión por suscripción mediante vinculo físico o radioeléctrico y los correspondientes al servicio de telefonía fija o móvil, en cualquiera de sus modalidades”, y agrega: “Esta suspensión se aplicará a los servicios de televisión satelital por suscripción”.

El DNU obtuvo aval a inicios de la semana pasada en la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que comanda el diputado ultra K Marcos Cleri, reunión impungada por Juntos por el Cambio por considerar que la citación no había cumplido con las 48 horas hábiles necesarias para dicha acción, entre otras cuestiones.

Quien defendió el DNU en la bicameral fue el diputado Pablo González. Por caso, el legislador apuntó a los problemas que tienen estudiantes para acceder a clases virtuales durante la pandemia debido a la “imposibilidad de tener telefonía móvil accesible y también servicio de internet”.

González también denostó las políticas llevadas a cabo en el sector durante el macrismo. En esa línea, dijo que el “mercado autorregulado” y con “argumentos de competencia lo único que hizo fue profundizar el control de los monopolios”.

El legislador luego fue más allá y propuso “otras cuestiones a trabajar”, como “una tarifa diferencial” para quienes reciben la Asignación Universal por Hijo, o incluso una “referencia tarifaria para el servicio mínimo de TV, telefonía e internet” en ciudades alejadas de grandes centros urbanos, donde faltan inversiones. Antes de finalizar, manifestó que el DNU “propicia la libertad de expresión”.

Durante la sesión también se aprobará el DNU que da marcha atrás con la intervención que el propio Gobierno activó semanas atrás en Vicentin; el decreto de facultades delegadas sobre una enmienda al prospecto del canje de la deuda bajo ley extranjera; e iniciativas sobre prevención del grooming, y de capitales alternas que empuja el Ejecutivo.El Senado sesionará mañana desde las 15 para blindar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que declara como “servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia” a internet, la telefonía y la TV paga. Con mayoría en la Cámara alta, el Frente de Todos sellará la luz verde que ya tiene la decisión del Ejecutivo del viernes pasado, que para ser desactivada necesita el rechazo -hoy, imposible- de ambas Cámaras del Congreso.

La norma en cuestión también suspende “cualquier aumento de precios o modificación de los mismos, establecidos o anunciados desde el 31 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2020 por los licenciatarios TIC, incluyendo los servicios de radiodifusión por suscripción mediante vinculo físico o radioeléctrico y los correspondientes al servicio de telefonía fija o móvil, en cualquiera de sus modalidades”, y agrega: “Esta suspensión se aplicará a los servicios de televisión satelital por suscripción”.

El DNU obtuvo aval a inicios de la semana pasada en la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que comanda el diputado ultra K Marcos Cleri, reunión impungada por Juntos por el Cambio por considerar que la citación no había cumplido con las 48 horas hábiles necesarias para dicha acción, entre otras cuestiones.

Quien defendió el DNU en la bicameral fue el diputado Pablo González. Por caso, el legislador apuntó a los problemas que tienen estudiantes para acceder a clases virtuales durante la pandemia debido a la “imposibilidad de tener telefonía móvil accesible y también servicio de internet”.

González también denostó las políticas llevadas a cabo en el sector durante el macrismo. En esa línea, dijo que el “mercado autorregulado” y con “argumentos de competencia lo único que hizo fue profundizar el control de los monopolios”.

El legislador luego fue más allá y propuso “otras cuestiones a trabajar”, como “una tarifa diferencial” para quienes reciben la Asignación Universal por Hijo, o incluso una “referencia tarifaria para el servicio mínimo de TV, telefonía e internet” en ciudades alejadas de grandes centros urbanos, donde faltan inversiones. Antes de finalizar, manifestó que el DNU “propicia la libertad de expresión”.

Durante la sesión también se aprobará el DNU que da marcha atrás con la intervención que el propio Gobierno activó semanas atrás en Vicentin; el decreto de facultades delegadas sobre una enmienda al prospecto del canje de la deuda bajo ley extranjera; e iniciativas sobre prevención del grooming, y de capitales alternas que empuja el Ejecutivo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario