Una minuciosa discriminación

Política

Al analizar lo que hizo en publicidad el gobierno de Néstor Kirchner, al margen del evidente privilegio que concedió a unos medios respecto de otros, se destaca un esfuerzo minucioso de discriminación, tan puntilloso como no se conocía en el país desde la vuelta a la democracia, en 1983.

Deben haber influido mucho Horacio Verbitsky y Miguel Bonasso -hoy los «mandamás» en temas de prensa y otros en el entorno presidencial- por el privilegio que le han dado a «Página/12» (ambos escriben allí). En una nota editorial del 5° aniversario de la revista «Veintitrés», Jorge Lanata escribió «la patraña de 'Página/12', el diario que también fundé y durante los últimos años, asociado a 'Clarín', se dedicó a borrar prolijamente mi nombre de todas sus crónicas». Agregó que en «Página/ 12», al ser comprado por Héctor Magnetto de «Clarín», «en la avenida Belgrano (sede del diario) sólo quedaba una mueca vacía con una abultada cuenta en el banco». En realidad, la «abultada cuenta» eran fondos extraídos a norteamericanos, al «imperialismo», por las obligaciones negociables que usó Magnetto también para pagar 7 millones de dólares por «Página/12» y que ahora Kirchner lo eximió de devolver al trabarles el cobro a los extranjeros. «Página/12» pasó a ser una inversión de apoyo del imperialismo norteamericano al marxismo argentino.

Pese a la mala fama en la izquierda, el lacayismo de «Página/12» es tan grosero, tan obsecuente que fue beneficiado como el tercer diario en el país (luego de «Clarín», obviamente, y «La Nación») en la publicidad oficial. Sorprendente.

Las campañas del gobierno Kirchner arrancaron con una doble página que fue otorgada a todos los diarios de Buenos Aires. En el interior la discriminación fue amplia.

• Sólo 14 diarios

Por ejemplo, sólo 14 diarios de 23 provincias recibieron ese aviso. Pero obsérvense algunos detalles. En La Pampa lo recibió el diario menor y se dejó afuera al más poderoso, «La Arena», porque es proclive al gobernador Rubén Marín, que militó en el menemismo. En San Luis no lo recibió el único diario, «La República», ligado a los Rodríguez Saá. En Neuquén tampoco recibió el único local (es conocida la aversión de Néstor Kirchner hacia el gobernador Jorge Sobisch). Obviamente en La Rioja no lo recibió «El Independiente», el único, pero en Catamarca dos diarios sí lo recibieron, «El Ancasti» y «La Unión» (allí el gobernador Oscar Castillo enfrenta a Luis Barrionuevo).

No hubo un diario con el doble aviso oficial en
Chaco, Corrientes y San Juan (gobernadas por radicales); tampoco ninguno en Misiones, donde pelea la gobernación Ramón Puerta, anti-Kirchner, con Carlos Rovira. Tampoco en Tierra del Fuego, donde gobierna el justicialista Carlos Manfredotti, a quien Kirchner sólo dedicó un tibio apoyo en su campaña por la reelección pero no era el preferido. Río Negro, gobernada por el radical Pablo Verani, recibió la doble página porque influye el justicialista Eduardo Rosso, favorecido por Kirchner para gobernador.

Por último, en Santa Cruz, la patria chica del Presidente, recibió el aviso el diario que siempre lo apoyó como gobernador,
«La Opinión Austral», pero no el restante, que es radical y opositor. Este protestó ante ADEPA y pudo publicar días después el doble pero reducido en tamaño.

Dejá tu comentario