15 de diciembre 2000 - 00:00

Alejandro Puccio consiguió otro trabajo y pedirá gozar de salidas laborales

Alejandro Puccio, condenado a prisión perpetua por el crimen del empresario Ricardo Manoukian, consiguió otro trabajo y pidió volver a gozar de salidas laborales, informaron hoy fuentes judiciales.

Según señaló el abogado Miguel Angel Buigo, defensor de Puccio, su cliente "consiguió un trabajo en un estudio jurídico de un colega que lo conoce", aunque admitió que aún "la Justicia no autorizó las salidas".

Este punto deberá ser resuelto ahora por el titular del Juzgado de Transición 2, Eduardo Lavagna, quien lleva adelante la causa luego de que la semana pasada se excusara la magistrada Adriana Pagliani, que había autorizado la salida anterior del reo.

Sin embargo, esta eventual autorización tendrá otro importante escollo, ya que ayer se publicaron en el Boletín Oficial provincial las modificaciones que se introdujeron en la Ley de Ejecución Penal, que fijaron que los condenados por delitos gravísimos no podrán gozar del régimen de salidas transitorias.

Esta modificación afecta a los condenados por violaciones, secuestros, torturas y homicidio, delito por el que Puccio fue condenado.

Pese a la firmeza de estas modificaciones impuestas en el marco de la "mano dura" bonaerense, Puccio podría resultar beneficiado porque el juez, al tratarse de un caso que cuenta con una sentencia anterior a la vigencia de la ley, debe optar por el pronunciamiento "más benigno".

En este caso, esa interpretación favorecería a Puccio, por lo que podría salir a trabajar en un estudio jurídico ubicado en la calle Talcahuano, a metros del Palacio de Tribunales porteño, en el centro de la ciudad, como contó su abogado.

Hace diez días, el condenado, quien se encuentra alojado en la cárcel de Florencio Varela, había dejado de gozar de las salidas laborales porque lo despidieron de la clínica donde trabajaba como empleado administrativo.

La Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal de San Isidro había autorizado en septiembre pasado las salidas laborales del condenado, pero después de algunos días la jueza Pagliani las suspendió, ante la indignación que había causado la medida en los familiares de las víctimas del clan Puccio.

Sin embargo, a principio de diciembre esa disposición fue nuevamente avalada por la Sala III, y la magistrada se abstuvo de seguir interviniendo en la causa.

A los pocos días, Puccio sufrió otro revés que le impidió gozar del beneficio, porque la clínica que lo había contratado decidió dejar de contar con sus servicios.

El condenado a prisión perpetua es el hijo de Arquímedes Puccio, líder de una banda de secuestradores que en la década del '80 asesinó a tres empresarios a los que había secuestrado para exigir rescates millonarios.

Los familiares de las víctimas del "Clan Puccio" habían denunciado que existen estudios psquiátricos que definen a Alejandro como un "psicópata peligroso", y desaconsejan las salidas laborales.

Puccio fue condenado a prisión perpetua el 26 de diciembre de 1995 junto a su padre, Arquímedes, líder del "Clan".

La Justicia determinó que habían secuestrado a Eduardo Aulet (el 5 de mayo de 1983), a Ricardo Manoukian (el 22 de julio de 1982) y a Nélida Bollini de Prado (el 23 de julio de 1985).

También se determinó que habían matado a los dos primeros y también que habían intentado secuestrar a Emilio Naum el 22 de junio de 1984, a quien asesinaron ante su resistencia.

Con 41 años, a Alejandro Puccio le faltan dos materias para recibirse de psicólogo, carrera que estudió en la cárcel.

Dejá tu comentario