Charlas de quincho

Secciones Especiales

Como si hubieran transcurrido 6 meses, y no solo 7 días, así fueron la cantidad de sucesos que se multiplicaron en el corto lapso que medió desde las PASO del domingo pasado, que tuvieron la virtud (?) de haber shockeado tanto a los que ganaron, como a los que perdieron. El clima casi primaveral, al menos hasta el sábado, permitió muchos Quinchos y reuniones políticas del más variados tenor, mientras que el sector privado optó por un “saludable” compás de espera que aún continúa, y se replegó apenas al plano social, y a la usina de rumores (que sigue sin terminar).

Lejos de lo que se esperaba, que era retomar inmediatamente a la actividad económica ni bien pasaran las elecciones internas, el tembladeral en el oficialismo fue exponencial, y tras una nueva “carta” de la vice al Presidente de la República, se generó finalmente una serie de cambios de gabinete, varios de los cuales se venían reclamando desde hace tiempo. Igual, como aún siguen los coletazos nadie se anima a pronosticar nada, comenzando por los analistas y encuestadores más mediáticos, que volvieron a equivocarse feo. Al menos así se especulaba en los principales Quinchos. Veamos:

Todos miran al norte

Tras el impacto por el anuncio del nuevo gabinete el viernes a última hora todas las miradas y casi la totalidad de las charlas en los quinchos se centraron bien lejos de la Capital y el conurbano: primero en La Rioja y luego, más importante aún, en Tucumán. Allí el estado y el futuro del Gobierno que deja Juan Manzur para hacerse cargo de la Jefatura de Gabinete dejaron casi sin dormir tanto a la política como la economía local que esperaba ver como el gobernador saliente conseguía que su vice y enemigo directo Osvaldo Jaldo también se hacía a un costado para no “regalarle” así una gobernación por dos años que, siguiendo las costumbres argentinas, podría extenderse a otros cuatro desde el 2023. Este episodio final en Tucumán quizás no es fácil de procesar para muchos.

Si bien las generaciones a partir de los 80 y 90 casi no lo vivieron, para los más mayorcitos los acontecimientos que se produjeron en el oficialismo a partir del lunes, inmovilizaron a prácticamente todos los sectores, y en los mentideros hasta se llegó a hablar de “aires destituyentes”, “golpe palaciego”, y otras movidas que conoció la Argentina más de una vez en el siglo pasado. La cuestión, que tuvo su pico a mediados de la semana, terminó con una ola de renuncias en masa, varias de las cuales luego no se confirmaron.

También hubo enroques, como el del controvertido exjefe de Gabinete, Santiago Cafiero que pasó nada menos que a la Cancillería, o Daniel Filmus que de secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur pasó a ministro de Ciencia y Técnica; mientras que otros varios quedaron sin destino cierto, tal el caso del ahora exvocero presidencial, Juan Pablo Biondi, o el más resonante caso del extitular del Palacio San Martín, Felipe Solá que, “se fue a México como canciller y volvió como turista”, decían en un desconcertado Zoom de exdiplomáticos. “(Alberto) lo “sacrificó” a Felipe para salvar a Cafiero”, decían los hombres acostumbrados a las negociaciones e intrigas de todo tipo y color.

Lo cierto es que a la luz de los nombramientos, y con la historia de los personajes, las evaluaciones fueron tan dispares, casi como las propias versiones pues, si bien es cierto que Solá acompañó al Presidente “desde antes que este supiera que Cristina había decidido que el encabezara las fórmula presidencial con ella como vicepresidenta”, no es menos cierto que el nuevo jefe de Gabinete, Manzur, no solo fue ministro de Salud en la Administración de Cristina de Kirchner, síno que también es muy amigo de toda el área sanitaria relacionada con la pandemia y las vacunas. Por otro lado, fue el primero de los gobernadores del norte que le contestó afirmativamente a Alberto Fernández a fines del 18, cuando la ahora vicepresidenta le encomendó analizar si tendría respaldo de “la liga de gobernadores” para encarar la lucha por las presidenciales del 19, en las que finalmente se impuso, aunque con una fórmula distinta a la original.

Otro sin destino cierto, y que no se sabe por qué fue removido, fue el muy bajo perfil de Roberto Salvarezza, que venía desempeñándose en Ciencia y Tecnología. Además de Aníbal Fernández, otro que también acompañó la última gestión de la vicepresidenta, fue Julián Domínguez, nuevamente a Agricultura, reemplazando al formoseño Luis Basterra que, de todos modos, tampoco será extrañado. “Es cierto que Julián conoce bastante, y es conciliador, aunque saltó a la fama por aquel famoso PEA, el plan Estratégico Agropecuario, que costó más de 200 millones, y se había inspirado en la política chilena de Salvador Allende, por lo que fue fuertemente cuestionado acá".

Contratos revisados

La pandemia dio un respiro para los quinchos y volvieron las mesas en la Recova y Puerto Madero para repasar la actualidad política y económica argentina. Un influyente hombre, que siempre pide mantener su anonimato, explicó que están bajo observación algunos contratos en el Estado tras los cambios de gabinete. ¿Una maldad en tiempos de modificaciones? También aportó un dato en la mesa sobre un hombre de negocios de la industria farmacéutica. “¿Alguno de ustedes sabe quién es Máximo Juda?”, disparó un comensal. Nadie supo responder.

“Max” es un ciudadano argentino que fue Director General de una farmacéutica mexicana, donde algunos de la industria le calculan una fortuna de varios millones de dólares. Parece que Juda, que está en disputa con su ex empleador por no haber logrado sus objetivos en su breve gestión como Director General, y por lo que se le pidió la renuncia, hoy trabaja en la Argentina y cerca de uno de los empresarios farmacéuticos más poderosos del país. “¿Con quién trabaja?”, quiso saber uno, pero no hubo respuesta. En esta incipiente guerra farmacéutica con cruces de acusaciones el sujeto en cuestión estaría utilizando recursos e influencias políticas para que se apliquen multas a sus competidores y con ello afectar su reputación. Lo particular es que primero pide que multen a sus aliados y así desviar las sospechas. Ahora se abre una dura tarea para los “watchdog” fiscales locales e internacionales que están buscando quién se queda con sus impuestos.

Protagonismo

Tanto “la carta” como el balance de la pulseada en el seno del Poder Ejecutivo insumieron buena parte de las reuniones y, mientras algunos le atribuyen el predominio al Presidente que habría recuperado algún protagonismo (especialmente por haber preservado a Cafiero dentro del Gabinete, y al ministro de la Producción, Matías Kulfas), otros ven exactamente lo contrario. Lo cierto es que, como si nunca hubieran ocurrido, pocos/ninguno habla del resultado de las PASO y la oposición, más vale, optó por la moderación y la prudencia. “Esto es como las discusiones de pareja. Los terceros somos de palo”, justificó un avezado diputado, en todo caso, sabiendo que la interna oficial finalmente había logrado enmascarar, y hasta pasar a un segundo plano, la virulencia de lo ocurrido en el seno de Cambiemos que, ahora, luce ordenado y con los más radicalizados en un nuevo modelo de perfil más bajo, y a la espera de que terminen los cambios oficiales, a los que más de uno todavía le tiene -y no lo ocultan-, bastante desconfianza.

Pero la moderación dista de ser inmovilidad, en especial en el seno del PRO donde el Jefe de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, parece haber vuelto a “correr” a Mauricio Macri del centro político. Y, si bien es cierto que este compartió el domingo de las PASO el súper VIP de Puerto Salguero (había 3 de distinta categoría), es inocultable que tuvo muy poca exposición ante el público general. Pero tras ese acto, que fue significativamente más moderado que los anteriores (sin globos, música, etc.), el PRO se recuperó bastante rápido ante lo que venía sucediendo, y optó por las reuniones internas, tanto a nivel de los nuevos candidatos de la Ciudad (que se encontraron en el Croque Múdeme del EcoParque (exZoológico), como con varios miembros de Cambiemos, y esta noche cuando se reunirá a los candidatos de noviembre, en un asado en el clamoroso Roldán de Palermo. Obvio que en todos estos encuentros los que se “prevea” es la mejor estrategia para noviembre ya que, mientras el oficialismo quiere recuperar parte del espacio perdido en las PASO, la intención de Cambiemos es exactamente la opuesta, por lo que ajustarán el planteo con la meticulosidad de un reloj.

Y según un conocedor de Uspallata, donde esta la sede del Gobierno porteño, parte de la estrategia pasa por estudiar muy bien el caso (Javier) Milei que llamativamente se impuso en muchos de los distritos más pobres de la Ciudad, aunque su voto sería más de “protesta”, que de liberales que él representa, y que en un estilo mucho más moderado y sólido, encarna Lopez Murphy, ariete con el que Rodríguez Larreta pretende ahora ampliar la base de votos de la lista de María Eugenia Vidal, además de parte de los de los partidos que no llegaron al 1,5% .

Festejo chileno

Dentro de la crisis política por el cambio de Gabinete y los alineamientos tras la PASO hubo un respiro el viernes a la tarde/noche con el cierre de la Semana Aniversario de Chile en la Argentina con una exquisita presentación en la explanada de Plaza Vaticano junto al Teatro Colón. La recepción oficial del aniversario de la Independencia de Chile tuvo ambos himnos patrios de Argentina y Chile como corresponde, la presencia de invitados y palabras de autoridades de la Ciudad de Buenos Aires, del Gobierno nacional y de Embajador de Chile, Nicolás Monckeberg.

El cierre fue un relax en medio de tanta maratón de nervios en el país: un espectáculo artístico lírico, liderado por la cantante Constanza Castillo, artista chilena perteneciente al Coro estable del Teatro Colón de Buenos Aires, que desplegaron un repertorio que incluyó música de compositores como Violeta Parra, Chito Faró y Victor Jara, y textos musicalizados de Pablo Neruda y Gabriela Mistral. Identidad musical chilena en el medio de la Ciudad y fusión, como es el caso de la musicalización del compositor Carlos Guastavino sobre poemas de Gabriela Mistral. Nada mejor para aliviar en momentos en que ambas administraciones vuelven a discutir sobre temas de límites que deberían ya bajar de temperatura.

Distracciones

La distracción que provocó la política hasta enmascaró el tema de la pandemia, el ritmo de vacunación, y otras cuestiones que fueron quedando por el camino, en parte, por el mucho menor número de casos positivos que se está registrando. Sin embargo, la irrupción ahora de la variante delta en Buenos Aires (hasta ahora solo había algún caso en Córdoba), y nada menos que en el destacado colegio ORT, en Nuñez, prendió varias luces de alerta para intentar circunscribir los casos, y evitar que comience una nueva ola. Por supuesto, para las empresas se siguen acumulando temas pendientes, desde las restricciones para exportar carne, que mantienen la tensión con buena parte del interior y varios gobernadores, hasta las cuestiones de los desbordados aumentos de impuestos que llegan hasta el nivel municipal.

El caso es que más de un intendente subió desmesuradamente las tasas de alumbrado barrido y limpieza para los countries y compensar, así, la falta de pago de cantidad de barrios de menores recursos (hay casos de cerca de 200% de suba). Otros que no tienen countries, extendieron el pago a las zonas rurales e intentan aplicársela a los campos convirtiéndolo en un verdadero impuesto (que los municipios no pueden comprar), ya que para que sea una tasa debe haber contraprestación y es obvio, que en zonas de establecimientos agropecuarios no hay casi alumbrado, y mucho menos “barrido y limpieza”.

Como si no alcanzara, a algún intendente se le ocurrió extender la tasa de “seguridad e higiene” que se aplica a los comercios donde hay movimiento de clientes, a los campos que no registran esa característica por lo que seguramente en las próximas semanas va a haber bastante ruido con estos temas, y también podrían aparecer algunos amparos, tanto individuales, como institucionales.

.

Dejá tu comentario