Secciones Especiales

El helado tailandés que se impone en Argentina

Cream Roll desembarcó en el país con un método de helado en rollitos que se hace en el momento. Se trata de una técnica que invita a los clientes a participar en su creación mediante la elección de sabores y toppings.

Todo se transforma. Incluso, los helados. Hoy, existe un revolucionario método que permite vivir y experimentar cómo elaboran helados en el momento. La novedad, traída de Tailandia, hizo pie hace poco tiempo en Argentina de la mano de Cream Roll, marca que ya cuenta con 12 locales en Capital Federal y Gran Buenos Aires.

La idea es que los clientes participen activamente en la elaboración de este postre eligiendo sabores, salsas y toppings. De esta manera, cada helado se vuelve único.

“La propuesta surge a través de una idea que traen unos amigos de Tailandia. Se trata de una técnica que consiste en poner unas planchas (son como unas heladeras especiales que están a menos 25 grados), luego se tira sobre ellas una base liquida junto con el ingrediente que uno elija, eso se pica con espátulas todo junto, se transforma, se estira y lo sacan en rollitos, listo para comer. El helado se hace en el momento delante del cliente, a diferencia de otras propuestas gastronómicas”, contó Barbara Schoeffer de Cream Roll.

El helado está compuesto por una base neutra de leche natural sin conservantes y a partir de ahí se le puede agregar chocolate, Nutella, Ferrero Rocher, Kínder bueno, Oreo o bien, sabores más naturales como frutas frescas frutillas o bananas. Además, ahora están desarrollando una línea de maracuyá y otra de arándanos, para tener sabores más tropicales. Ideal para el verano.

Para finalizar la customización del helado los clientes pueden agregar también salsas como chocolate, dulce de leche, frutos del bosque u otros toppings.

“La experiencia que uno vive eligiendo su helado, y luego esperándolo, es muy buena. Además, quienes te preparan los helados, a quienes llamamos rollers, son verdaderos artesanos, hacen dibujos sobre las planchas, como por ejemplo caritas e iniciales de nombres. Esto completa la experiencia”, agregó Schoeffer.

La espera para la creación del helado lleva aproximadamente unos dos minutos. Son esos 120 segundos los que maravillan a los futuros comensales. Por supuesto, que el resultado final también vale la pena.

En cuanto al tamaño, en este momento cuentan con una presentación que es un pote grande en el cual entra el contenido de 1/4 de helado. Sin embargo, próximamente lanzarán uno más pequeño.

El negocio está en constante expanción. Más allá de ya figurar en los principales shoppings, ofrecen un sistema de franquicias para plegarse a esta tendencia.

El helado en roll es furor en varios lugares del mundo. Especialmente en Europa, donde ciudades como París y Londres, ya consiguieron fanáticos, a quienes se los ve constantemente en redes sociales posteando sobre esta experiencia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario