Escapada all inclusive a los Alpes franceses: la experiencia de "comprar felicidad"

Secciones Especiales

Club Med es la única cadena en el mundo en adaptar el concepto del todo incluido a la nieve. Viajamos a Europa para vivir la experiencia en Val Thorens Sensations y Alpe d'Huez, dos de los 19 resorts que la marca opera bajo este formato.

Viajar es uno de los placeres más preciados para los argentinos. Sin embargo, la actual coyuntura con un dólar alto, el impuesto del 30% y otras variables, hace cada vez más difícil planificar un viaje al exterior.

En ese contexto, hay un segmento que, en vez de resentirse, crece de manera exponencial. Se trata del mercado del all inclusive, un nicho interesante en los tiempos que corren, que ofrece la posibilidad de pagar un servicio generalmente premium, en pesos y hasta en doce cuotas (dependiendo del banco y la tarjeta), con todo resuelto.

Para poner un ejemplo, es posible comprar un viaje para diciembre o enero de 2021, a tarifa de hoy, en pesos, en cuotas, y congelar los tickets aéreos, los traslados, el alojamiento en el hotel, las comidas, las actividades y no pagar un solo peso más en el destino.

Con estos elementos a mano, lo primero que hace el viajero es navegar la web en busca de propuestas y lugares. Inmediatamente aparecen el Caribe, México del lado del Pacífico, algo del norte de Brasil. Imágenes de playas paradisíacas, 40 grados a la sombra, arena blanca, mar turquesa. Una oferta generosa en precios y servicios.

Animarse a ir más allá

El desafío está en buscar más allá. Animarse a dar un paso más. Indagar algo distinto, de nicho. Aquí el concepto no sería “escapar” del invierno argentino, sino ir en busca del invierno europeo. Cobra fuerza la idea de refugiarse en un hotel de lujo enclavado (literalmente enclavado) en los Alpes franceses, deambular sin reloj y con rumbo incierto por pequeños pueblitos colgados de las nubes a más de 3 mil metros de altura, practicar esquí y snow en el dominio esquiable más extenso del mundo, terminar las jornadas al aire libre al ritmo de bandas en vivo. Comer y beber sin límites (el límite lo pone uno).

Alpes franceses 1.mp4

En este camino, Club Med es la única compañía del mundo que tomó el concepto todo incluido y lo adaptó a la nieve. Ya abrieron 19 resorts bajo esta modalidad y la idea es inaugurar al menos uno por año.

Primera escala, Val Thorens Sensations

El avión llega desde Madrid (el vuelo desde Buenos Aires hace escala en la capital de España) al aeropuerto de Ginebra (Suiza) y tras recorrer más de 150 kilómetros en micro, serpenteando pueblos de montaña teñidos de blanco, se accede al Val Thorens Sensations.

val t.jpg
El Val Thorens Sensations tiene el mayor dominio esquiable del mundo. Entre los tres valles totalizan más de 600 kilómetros de pistas.

El Val Thorens Sensations tiene el mayor dominio esquiable del mundo. Entre los tres valles totalizan más de 600 kilómetros de pistas.

Se trata del mayor dominio esquiable del globo, ya que entre los tres valles totalizan más de 600 kilómetros de pistas. También ostenta el récord de tener la estación de esquí más alta de Europa, a 3.200 metros de altura. Otra particularidad es que la mayoría de las pistas están a más de 1.880 metros de altura y esto garantiza nieve de diciembre a mayo.

A diferencia de los centros de nieve que existen en la Argentina, en Chile, e incluso en Estados Unidos, en los resorts de Club Med los esquiadores salen a las pistas directamente desde el hotel gracias al sistema “in and out”. No hay que preocuparse por los traslados, ni hay que hacer colas interminables para acceder a los medios de elevación. Se sale y se entra al hotel “esquiando”. Tampoco hay que pagar los pases, que oscilan los 40 euros. Todo, absolutamente todo, está incluido en la tarifa general. Lo mismo que los profesores, todos profesionales de la Escuela de Esquí Francesa.

En la planta baja hay una zona con lockers personales a los que se accede con la misma pulsera que se utiliza para abrir las habitaciones. En este recinto, cada huésped tiene su equipo preparado para aventurarse en la nieve.

Segunda escala, Alpe d’Huez

La segunda parada es el Hotel Alpe d’Huez, recientemente remodelado. Aquí, los amantes del deporte blanco pueden acceder al que fue elegido, durante muchos años, el mejor centro de esquí del mundo. Dueño de la pista más larga del globo, los más experimentados se animan a deslizarse por una pendiente sin precedentes de 16 kilómetros de pura adrenalina.

alpe.jpg
El Alpe d’Huez fue elegido, durante muchos años, el mejor centro de esquí del mundo

El Alpe d’Huez fue elegido, durante muchos años, el mejor centro de esquí del mundo

Después de una larga jornada de deporte, el bar Folie Douce, instalado sobre una megaterraza a cielo abierto, recibe a esquiadores (y a cualquier huésped que acceda con el pase) para disfrutar de los mejores tragos, cerveza tirada, vinos y DJ en vivo

francia2.jpg
La jornada termina con música con Dj en vivo y tragos en un bar enclavado en la montaña, a más de 3.000 metros de altura

La jornada termina con música con Dj en vivo y tragos en un bar enclavado en la montaña, a más de 3.000 metros de altura

A diferencia del Val Thorens, que no permite la estadía con niños, uno de los fuertes del Alpe d’Huez es el miniclub, con actividades para los más pequeños.

La zona donde está enclavado el hotel es conocida por ser ser sede del festival de música electrónica más importante del mundo (Tomorrowland), que concentra a más de 30 mil personas durante toda una semana. El pueblo es también una de las paradas más importantes del reconocido tour de France.

Placeres compartidos

En ambos hoteles, los que no esquían tienen un abanico de opciones infinito: spa con tratamientos de belleza, masajes, gimnasio con vistas a los alpes, sauna, clases de yoga, meditación, pilates. Una pared para escalar (en el Val Thorens), jacuzzi al aire libre (Alpe d’Huez), caminatas por la montaña. Pasear por pueblitos de ensueño visitando comercios que ostentan los mejores quesos, embutidos y vinos de la región. Imperdible probar los raclettes que se cocinan en vivo. Recorrer en trineos tirados por perros o en motos de nieve son otros programas recomendables, aunque tienen un costo adicional de aproximadamente 45 euros.

perros.JPG
Los paseos en trineos tirados por perros tienen un costo extra de alrededor de 45 euros por persona

Los paseos en trineos tirados por perros tienen un costo extra de alrededor de 45 euros por persona

La pata gastronómica merece un párrafo aparte. Los restaurantes son un destino en sí mismo. Con vistas que parecen de cuento, invitan a sumergirse en un mundo de aromas, colores y sabores autóctonos (también cocina internacional) que sorprenden por su calidad y variedad.

Desde embutidos, quesos, panificación casera, hasta exquisiteses como conejo, gallina de guinea, fondeu de quesos con trufas, woks varios preparados en vivo, pastas secas y frescas con diferentes salsas, distintos cortes de carne y otras delicias. Entre los postres, sobresalen los helados artesanales, algunos de sabores exóticos que vale la pena probar.

Alpes franceses 2.mp4

Anfitriones todoterreno

En esta idea del todo resuelto, vale destacar la labor de cientos colaboradores (G.O.) procedentes de más de más de veinte países distintos que están para resolverle la vida al turista. Ellos son, en gran parte, los responsables de que la estadía sea una experiencia sublime. Están en todo: en los sectores gastronómicos, en el spa, en las piscinas, en las pistas, en las actividades indoor. En cada uno de los detalles.

“Vendemos Felicidad”, repiten los directivos de la cadena de bandera francesa, ahora en manos de capitales chinos. El concepto se cumple. Y con creces.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario