Luciano Lamberti en modo Stephen King

Secciones Especiales

"La masacre de Kruguer" (Random House), de Luciano Lamberti (1978), un libro brutal, sangriento y sin límite que se regodea en el gore

Un libro brutal, sangriento y sin límite que se regodea en el gore a la vez que construye con cuidado y decenas de narradores una visión periférica de un pueblo maldito que explota en una masacre épica. Eso es la novela "La masacre de Kruguer" (Random House), de Luciano Lamberti (1978), uno de los grandes escritores de la escena argentina actual, también autor de "La maestra rural" y "La casa de los eucaliptus".

En un invierno de 1987 en un pueblito argentino ficticio que podría ser cordobés se desata una masacre inexplicable en la que no quedará nadie vivo. Eso ya queda claro desde el principio de la novela. Lamberti se ocupa luego de reconstruir desde distintos narradores todo el evento.

72118469_2499386996804289_931263374946205696_o.jpg

Ya desde la elección del nombre de Kruguer -como el asesino en sueños de Pesadilla en Elm Street- hay un indicio sobre la tradición del horror estadounidense. También hay una referencia ineludible a Lovecraft y, aunque no se explican las razones, hay en esa transferencia un sentido. Sin embargo a quien más remite Lamberti en esta novela es a Stephen King.

Hay mucho del espíritu de King en La masacre de Kruguer, en esa atmósfera de pueblo pequeño que esconde un mal primigenio e inhumano. El relato coral de distintas perspectivas de un pueblo enloquecido por una influencia no terrestre remite a Tommyknockers. La preparación de la tragedia recuerda a La tormenta del siglo y la ambientación nevada a El resplandor. Incluso, el libro comienza con una historia que es un claro guiño a Maleficio. Hay también algo de Apocalipsis y de IT.

En suma, con la misma dinámica y fluidez atrapante del mayor escritor de terror vivo, Lamberti reinterpreta en versión local la locura de un pueblo infectado por una fiebre de asesinatos. Construye personajes pequeños, que solo aparecen una vez, y otros que se repiten y ordenan el relato. Prepara el terreno, lo abona de misterio, salta en el tiempo para filtrar algunas de las consecuencias. Cuando la masacre finalmente llega es una explosión de vísceras desenfrenada como un himno al mejor terror que tiene la literatura.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario