7 de diciembre 2007 - 00:00

Se abre la fábrica de sueños navideños

Se abre la fábrica  de sueños navideños
Un viaje al Círculo Polar Artico y una tarde de paseo por el shopping pueden tener el mismo resultado. O por lo menos ésa es la impresión que puede tener un niño que espera ansioso la Navidad para pedir sus regalos. Llegar a Rovaniemi, la ciudad finlandesa que se presenta como la morada permanente de Santa Claus, y verlo en persona en los paseos de compras de todo el país lo llevan a un mismo objetivo: susurrarle, sin que se enteren sus padres, qué es lo que más les gustaría encontrar en el árbol, después del brindis de Nochebuena. Deseos en los que aparecen desde los juguetes más deseados hasta los más modernos aparatos electrónicos. Todo vale en el mundo de los sueños.

Escuchando a MamA Noel

Es así que desde mañana, soldados, aviones, carruseles con renos y hasta una fábrica de juguetes de 80 metros cuadrados, desde la que se puede ver cómo los duendes arman los juguetes que serán repartidos a los niños, comenzarán a «operar» en los centros comerciales de APSA.
En especial, hay que prestar atención a los duendes, esos ancianos pequeños con barba blanca, además de lograr entablar una buena relación con ellos porque si no, se puede ser víctima de toda clase de travesuras. No hay que olvidar que son los encargados de clasificar los pedidos de los niños y entregar las listas a Papá Noel.
Este «bonachón», en el Alto Palermo escuchará a los más pequeños de las familias, que además podrán participar de juegos interactivos con premios.
Asimismo, habrá un lugar para sacarse fotos con el personaje símbolo de la Navidad en Patio Bullrich y en Alto Avellaneda.
El Abasto de Buenos Aires también tendrá su lugar para compartir con Santa Claus, donde se podrán sacar su foto y con cualquier factura superior a 50 pesos o cualquier ticket del local Mimo se puede recorrer el bosque navideño en el trineo eléctrico de Papá Noel.
Y es por el Paseo Alcorta, que aparecerá la voz de Mamá Noel para leer cuentos a quienes estén dispuestos a abrir sus corazones a las esperanzas que trae esta época.

Dejá tu comentario