Corolla Fielder, una rural confortable

Suplementos

Las estrategias de las principales marcas en los autos medianos son muy distintas. Peugeot, por ejemplo, no cuenta con un sedán tricuerpo en la gama del 307, y sin embargo el hecho de ser fabricado en el país lo ha posicionado el mes pasado como el más vendido del segmento. Tiene, además, su versión rural y próximamente agregará el cabriolet. Ford presenta el Focus con cuatro y cinco puertas, pero nunca trajo la rural; y lo mismo hace Chevrolet con el Astra. Volkswagen tiene al Golf tres puertas, cinco puertas, y rural, y deja el Bora como opción del sedán cuatro puertas en una escala de precios más alta.Y Fiat trae el Stilo en versión cinco puertas. La rural no es importada.
Ante este panorama, Toyota abre el juego y decide traer la versión rural del Corolla, denominada Fielder y fabricada en Brasil. Por el momento, se ofrece con un solo motor naftero de 1.8 litro y 134 CV y dos opciones de caja: una manual de 5 marchas y otra automática de 4. No se trae una opción con motor turbodiesel, como sí es posible adquirirla en el caso del sedán. La posición de manejo que se logra es muy buena, a pesar de no contar con el volante regulable en profundidad y ni con el apoyacabezas reclinable. Los dos regulan en altura. Los principales mandos están al alcance del conductor, pero la presentación interior es demasiado simple para un auto de su jerarquía y precio. El tablero de instrumentos y otros elementos, como los mandos la los levantavidrios eléctricos y los comandos de climatización, parecen ser de un auto de la década del '80, algo que no ocurre en el sedán automático.
El espacio interior es uno de sus puntos a favor. Hay muy buen lugar para todos, aunque obviamente el quinto pasajero no tiene el mismo viaje. Es interesante la cantidad de portaobjetos pequeños diseminados por todo el habitáculo. Los asientos posteriores permiten inclinar los respaldos, pero es una pena que no puedan moverse en longitud, como tienen el Renault Twingo y el Fiat Stilo. Y tampoco trae mesitas, como en las minivans. La capacidad de carga es razonable y se pueden rebatir los respaldos para obtener un volumen considerable. El motor de 1.8 litro y 134 CV se muestra muy eficiente. Consigue una velocidad máxima de 192,4 kilómetros por hora y acelera de 0 a 100 en 10,2 segundos. Los consumos son adecuados y la insonorización tiene dos comportamientos muy marcados: a velocidades bajas y medias, es elogiable; cuando se circula rápido, se siente demasiado en su interior.
La elasticidad es una de sus cualidades y permite obtener buenos adelantamientos en la ruta. El mejor privilegio que ostenta esta rural es el confort de marcha y el relax que transmite. Ofrece un andar que lo sitúa entre los mejores de su segmento, se acerca mucho a autos de categorías superiores y no desentona en el momento de circular rápido. Es una rural cómoda y franca en cualquier condición, y el placer aquí radica en recorrer grandes distancias sin cansancio y con un conjunto de dirección y frenos que responden sin titubeos ante cualquier imprevisto, y que por su precisión facilitan el andar relajado.
Con respecto a la caja, las relaciones son muy adecuadas, pero el comando no es tan preciso como uno desea y existen ciertos frenos intermedios antes de insertar los cambios en algunas situaciones de manejo.
La terminación y la solidez de este producto brasilero son apreciables, y no existen ruidos y quejidos molestos.
Un punto importante de ventaja es la garantía que ofrece de tres años o 100.000 kilómetros, que además es transferible. Un ejemplo para imitar.
En cuanto al equipamiento, existen varios ítem que merecen replantearse. La guantera no tiene luz ni cerradura y los comandos de la climatización y de los alzacristales parecen de la década del '80. El sonido del equipo de audio no es bueno. No hay opción de techo corredizo y faltan los airbags laterales, que inclusive ya están presentes, como opcionales, en autos de menor costo, como el Fiat Palio.
Con respecto a la versión automática, ha perdido elementos muy interesantes que sí están disponibles en el sedán, como el cargador para 6 CD frontal, los 6 parlantes (tiene 4), climatizador automático, cruise control, y el tablero de instrumentos con una iluminación más eficiente y moderna denominada Optitron. La nueva rural del Corolla mantiene los atributos de su solidez estructural, la terminación y un confort de marcha muy logrado, superior a varios vehículos de su segmento. Estas virtudes, sumadas a un buen espacio interior y a su garantía, inclinan la balanza a su favor.

Dejá tu comentario