viernes 16.11.2018
Ambito BIZ
Por Guadalupe Rivero.-
miércoles 7 de Noviembre de 2018

A dos años de la prohibición de las bolsas de plástico, el sector perdió casi 10.000 empleos

Guadalupe Rivero
Guadalupe Rivero

La industria plástica advirtió sobre el dificultoso presente del sector, a dos años de la prohibición de bolsas en diferentes rubros comerciales en la Ciudad y en varios puntos del país que repercutieron en la pérdida de casi 10.000 puestos de trabajos directos e indirectos. Desde el sector destacaron que capacitar en materia de reciclaje conllevaría a resultados más exitosos que seguir legislando a través de negativas.

Representantes de Ecoplas, la Cámara Argentina de la Industria Plástica (CAIP) y de la Unión de Obreros y Empleados Plásticos aseguraron que desde esa normativa hasta la actualidad cerraron 90 empresas productoras de bolsas y se perdieron 2.400 empleos directos y 7.200 empleos indirectos. A su vez, el perjuicio económico fue de $ 1.600 millones.

Esta industria genera en Argentina 54.560 puestos de trabajo, de los cuales el 71% corresponde a micropymes (entre uno y 10 empleados). Son 2.805 pymes que representaron en los últimos cinco años una inversión de $ 10.110 millones. A nivel exportación, son 82.852 toneladas de este material las que salen del país, que equivalen a u$s 336 millones.



En una conferencia a la que asistió ámbito.com, Sergio Hilbrecht, gerente de CAIP, aseguró que en materia de legislación se vive "el peor de los escenarios. Se copia y se pega mal; se prohíbe en vez de educar". A su vez, ejemplificó que mientras en "Europa se tardó de 5 a 10 años en la reconversión, acá dieron 3 meses para sacar las bolsas". Y añadió: "Cuando legislan, no piensan en la alternativa".

En la misma línea, Julio Bisio, integrante de la comisión directiva de Ecoplas, sostuvo que "para reconvertirse se necesita tiempo y capital. Hoy la financiación no existe y las tasas no dan para la rentabilidad del negocio".

Otro tema que preocupa al sector es el proyecto de ley para prohibir sorbetes y otros artículos descartables que acaba de ingresar en la Legislatura porteña. Según estimaron, de aprobarse esta normativa unas 30 empresas cerrarán sus puertas, dejando sin trabajo a 600 empleados directos y 3.000 indirectos. Las pérdidas económicas que calcularon, en tanto, alcanzan los $ 600 millones por año.



Verónica Ramos, gerente de Asuntos Gubernamentales y Comunicaciones de Ecoplas, afirmó que las medidas del Estado alrededor del sector son "efectivistas". Para ella, "falta en los legisladores conducta de concientización ciudadana, no hay una idea de promover la circularidad del plástico". Al hablar de economía circular, estos industriales se refieren a un ciclo continuo donde el reciclaje reduzca los residuos al mínimo posible.

En ese sentido, en la reunión se destacó que si bien se reciclan 225.000 toneladas de plástico por año, la industria recicladora tiene una capacidad ociosa del 50% por la baja separación de residuos. Un dato contundente es que desde hace cinco años se mantiene el número de material reciclado por baja clasificación de residuos. Es allí donde los representantes plásticos instan a educar, en vez de prohibir.

Durante la conferencia se mencionaron dos casos de éxito ya instalados respecto al reciclaje, y uno que está en tratamiento:

• La piedra que no era tal


La empresa Arqlite diseñó a partir de residuos plásticos una leca que reemplaza al canto rodado o a la piedra partida, que reduce costos y aporta mayor eficiencia, por ejemplo, en cuestiones de peso y aislación.

• Una madera de plástico


Con plástico reciclado y cáscaras de arroz, la compañía Ewar desarrolló esta madera tecnológica para exteriores ideal para decks. Su composición hace que no requiera gastos de mantenimiento y la convierte en un material más resistente al clima.

• La botella durmiente


Se estima que deben repararse 20.000 kilómetros de vías y 32 millones de durmientes deben ser reemplazados. El INTI, la Administración de Infraestructura Ferroviaria Sociedad del Estado y la industria plástica se encuentran en proceso de creación de durmientes con plástico reutilizado. Calculan que cada durmiente equivale a reciclar aproximadamente 2.000 botellas.

4 comentarios