Aceiteros y recibidores de granos mantienen la huelga en puertos por reclamos salariales

Agronegocios

Las organizaciones sindicales del sector agroindustrial definieron la continuidad del paro nacional "ante la falta de respuestas a las demandas salariales".

La Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina (FTCIODyARA) y la Unión Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (Urgara), definieron la continuidad de la huelga nacional "ante la falta de respuestas a las demandas salariales" por parte de las cámaras patronales.

"La representación empresaria continúa sin brindar una respuesta en la negociación salarial. Además, las cámaras patronales CIARA (Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina), CEC (Centro Exportador de Cereales), Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), Cámara Industrial de Aceites Vegetales de Córdoba (Ciavec), Cámara de Puertos Privados Comerciales (CPPC) y las empresas que representan, insisten en su campaña de desinformación, buscando desvirtuar las reivindicaciones obreras y distraer la atención pública de su responsabilidad en el actual conflicto", señalaron las entidades gremiales a través de un comunicado conjunto.

En ese sentido, remarcaron que "las mismas empresas que no liquidan dólares apostando a la devaluación del peso y que continúan haciendo lobby por una ley a su medida, buscan culpar a los sindicatos de su accionar especulativo, contrario no sólo a los intereses de los trabajadores del sector, sino de todo el país".

La FTCIODyARA y la Urgara, "en el marco del acuerdo de unidad en la acción entre ambas organizaciones", anticiparon que continuarán "en comunicación con sus bases, comisiones internas y cuerpos de delegados"

Las grandes agroexportadoras que desarrollan su actividad en la franja de Bahía Blanca a Timbúes, calculan una pérdida de u$s200 millones con el consecuente freno para el Gobierno de la entrada de divisas por las ventas al exterior.

Ftciodyara y Urgara exigen la reapertura de la paritaria que en abril pasado pautó un primer aumento de 25%, mientras SOEA reclama un bono para los trabajadores por su labor desde que se declaró la pandemia.

La respuesta de las compañías fue proponer un incremento salarial de 3% mensual de noviembre a marzo de 2021, acumulativo, y a partir de abril ajustar los sueldos por inflación.

Fuentes sindicales señalaron que el conflicto no amenaza en lo inmediato el abastecimiento local de aceites, pero advirtieron que las exportaciones se verían perjudicadas.

Dejá tu comentario