Cannabis: habilitan la inscripción de semillas para uso medicinal

Ambito BIZ

El objetivo de la medida es asegurar la identidad y la calidad de la semilla/planta para favorecer el acceso seguro al cannabis medicinal.

La sanción del Decreto N° 883/2020 fue la piedra fundacional en el camino hacia el acceso del cannabis y sus derivados. Días atrás los ministerios nacionales de Salud y Agricultura, con la intervención del Instituto Nacional de la Semilla (INASE), anunciaron la apertura del registro de semillas y su comercialización.

Cabe recordar que a comienzos de año se habilitó el cultivo personal, solidario y colectivo de la planta con fines terapéuticos. Pero una de las principales dificultades para acceder a este derecho sigue siendo la imposibilidad de conseguir semillas de manera legal.

¿Qué establece la norma?

Según el proyecto, se autoriza la inscripción de germoplasma nacional de cannabis sativa L. para uso medicinal en el Registro Nacional de Cultivares y/o el Registro Nacional de la Propiedad de Cultivares del Instituto Nacional de Semillas.

Gabriel Giménez, director nacional de Articulación Federal del INASE, explica a Hemp que “esto implica que una variedad vegetal que reúna las características solicitadas por ambos registros podrá ser inscripta a fin de obtener un derecho de obtentor cuando la inscripción es ante el Registro Nacional de la Propiedad de Cultivares o a fin de poder comercializarse cuando la inscripción es ante el Registro Nacional de Cultivares. Los requisitos para la inscripción en ambos registros están mencionados en la Ley de Semillas y Creaciones Fitogenéticas, sus decretos y resoluciones reglamentarias. A ello se debe agregar que para estas variedades de cannanbis sativa L. se debe acompañar la solicitud de autorización gestionada ante el Ministerio de Salud previo a la tramitación ante los Registros INASE”.

vizzotti y basterra.jpg

El objetivo de la nueva resolución es asegurar la identidad y calidad de la semilla/planta de cannabis para favorecer el acceso seguro al cannabis medicinal. “El proceso conjunto iniciado por el Ministerio de Salud y el INASE se dirige a facilitar el acceso al germoplasma para los usuarios enmarcados en la Ley N° 27.350 y sus decretos reglamentarios. La idea del trabajo en conjunto es que los Organismos que intervenimos en distintas etapas en el proceso de cannabis, trabajemos mancomunadamente para lograr el acceso al material, y haciendo hincapié en el germoplasma nacional”, agrega Giménez.

¿Qué desafíos se abren?

La medida plantea enormes retos a una industria que a nivel local todavía es incipiente. “A nivel técnico el desafío sigue siendo seguir trabajando para ser engranajes en un mecanismo de mejora en el nivel de vida y en la salud de las personas, garantizando derechos”, aclara el director nacional de Articulación Federal del INASE, quien considera que “la resolución es un cambio de paradigma que apuesta por la apertura a todos los que se benefician con el uso del cannabis medicinal y a la investigación nacional”.

Optimismo federal

Desde los municipios, también celebran la medida. Alfredo Carrasco, Secretario de Desarrollo Económico de San Pedro, considera que uno de los principales desafíos será “poder darle un gran impulso a la producción local y a las economías regionales, abriéndole las puertas a los mercados como el de salud, alimenticio, veterinario, gastronómico, textil, y cosmético, entre otros”.

“La medida revaloriza el trabajo de todos aquellos que a lo largo y a lo ancho del país, vienen investigando y estudiando las propiedades de esta especie, que sumado a los adelantos tecnológicos, les permitirá conocer el origen de la semilla y sus características propias. Podrían utilizarla para tratar la epilepsia refractaria, el Alzheimer, el cáncer, el glaucoma, los dolores crónicos, y las náuseas severas, así como también los trastornos de ansiedad. A medida que se avance en las investigaciones se irá descubriendo que se podrá aplicar para tratar muchas patologías más”, acota el funcionario.

Depositphotos_166397962_xl-2015.jpg

Desde el Municipio de San Pedro ya comenzaron trabajos en el campo del INTA, (en conjunto con una empresa nacional) “para lograr un aceite medicinal de alta calidad, como así también poder lograr mediante el mejoramiento fitosanitario una variedad de origen Argentino. Si la investigación avanza en tiempo y forma, el año que viene tendríamos un aceite medicinal de industria nacional y origen sampedrino”, se ilusiona Carrasco.

Desde la provincia de Jujuy, Gastón Morales, presidente de la empresa estatal Cannava, aclara que “Este avance del gobierno nacional da un buen marco institucional para trabajar en el registro y producción de semillas nacionales.

Para nosotros, contar con variedades propias es estratégico, porque nos va a garantizar autoabastecimiento de semillas con caracterización botánica, ajuste de manejo y mejoramiento genético propio. Esto es, ni más ni menos que autonomía e independencia en un eslabón clave de la cadena productiva para la elaboración de los ingredientes farmacéuticos activos derivados de cannabis”.

“Vamos a poder desarrollar variedades que presenten mejor resistencia a las condiciones ambientales del país. En nuestro caso, estamos apuntando a mejorar resistencia al frío, plagas, agua, el perfil de cannabinoides y terpenos, etc. Eso en relación a las variaciones climáticas de cada estación y en función de los distintos marcos de plantación que la sociedad estatal está desarrollando, esto es, cultivo bajo cubierta y a campo abierto”, amplía Morales.

“El proceso que se está dando a nivel global, centrando en el redescubrimiento de la potencia terapéutica y científica de la marihuana, nos lleva a coevolucionar de la mano de las investigaciones que se multiplican en todo el planeta. Por supuesto que el desarrollo de variedades locales nos va a permitir concentrarnos en los perfiles de cannabinoides, flavonoides, terpenos y demás componentes químicos que garantizan esa potencia medicinal; y esto es clave luego para la correcta elaboración de productos de grado médico y la posterior titulación que realizan los médicos en el tratamiento de distintas patologías y condiciones de salud. Por eso el gran desafío es científico y tecnológico, porque ahí está centrada la carrera de desarrollo de mejores y más efectivas terapias con cannabis, que permitirán mejorar la calidad de vida de la población”, reflexiona el presidente de Cannava.

Un párrafo aparte merece el análisis del impacto económico, “ya que la industrialización a partir de semillas propias impactará en productos con precios más asequibles y no exorbitantes, como lo son los hoy se importan desde el extranjero. Cuestan muy caro”, analiza Morales.

Sin dudas la medida es otro paso en firme que permitirá seguir impulsando el desarrollo de la industria del cannabis en la Argentina.

Dejá tu comentario