El desafío en el desarrollo del cannabis farmacéutico

Ambito BIZ

Como industria farmacéutica tenemos la mirada puesta en identificar las necesidades en cuanto a mejores tratamientos y posibilidades reales de cobertura.

Como formamos parte de la comunidad fuimos aprendiendo las potencialidades del uso de los derivados del cannabis para el manejo de algunas enfermedades. Hubo un gran camino recorrido por familias y por organizaciones no gubernamentales que absolutamente respetamos y reconocemos. Fueron los que llevaron, en parte, a que hoy haya un marco regulatorio. Como industria farmacéutica tenemos la mirada puesta en identificar las necesidades en cuanto a mejores tratamientos y posibilidades reales de cobertura.

Con el cannabidiol (CBD) -uno de los fitocannabinoides que se extraen de la planta de cannabis- de calidad farmacéutica, estudiamos el uso en medicina de los derivados del cannabis sobre todo en el manejo de la epilepsia resistente, pero posteriormente nos encontramos con el desafío de seguir investigando ya que la nueva reglamentación de la ley permite que los médicos sin distinción de especialidad con matrícula habilitante en nuestro país, puedan prescribir una especialidad medicinal derivada del cannabis como CBD en el caso de que el profesional considere que esa indicación puede ayudar a su paciente a transitar mejor una enfermedad sea dolor o problemas de la salud mental como ansiedad, insomnio o condiciones del espectro autista. Hoy se están conduciendo en el mundo más de 200 estudios clínicos con CBD para diferentes enfermedades, por eso el desafío de seguir investigando nuevos usos o indicaciones.

Más de 99% de pureza

En este contexto, se desarrolló y hoy está disponible en todas las farmacias del país, un medicamento que contiene como principio activo Cannabidiol (CBD) con más de 99% de pureza, sin el componente psicoactivo de la planta (el tetrahidrocannabinol o THC), elaborado íntegramente en nuestro país en una planta industrial que cumple con los máximos estándares de calidad en materia de buenas prácticas de manufactura y control de medicamentos. También es importante remarcar que este desarrollo tiene en cuenta al sistema de salud en su conjunto puesto que se trata de un medicamento asequible que favorece el acceso al tratamiento colaborando con el sostenimiento del sistema de salud y la continuidad del cuidado de los pacientes.

El marco regulatorio de la Ley 27.350 para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor de la planta de cannabis y sus derivados, se ha vuelto más inclusivo dando la posibilidad de acceso a pacientes con distintas condiciones clínicas. Así, la posibilidad de contar con un medicamento aprobado por ANMAT que cumple con el aseguramiento de la calidad, y garantiza que el ingrediente activo farmacéutico (el CBD) esté dentro de las especificaciones críticas para obtener un fármaco efectivo y seguro, es de enorme valor para los médicos, sus pacientes y la comunidad en su conjunto.

Este CBD farmacéutico, fabricado en la Argentina, constituye una alternativa terapéutica innovadora y accesible, de eficacia y seguridad científicamente comprobada y es fruto de un largo recorrido, en el cual los propios pacientes han sido en gran medida protagonistas; lo que queda por delante es seguir colaborando con la cobertura por parte del sistema de salud para poder mejorar la calidad de vida de quienes lo necesiten y contar con más evidencia de su valor en otros usos terapéuticos.

Como empresa farmacéutica líder en la Argentina asumimos el desafío de continuar creando oportunidades con el desarrollo de medicamentos genuinos, reconocidos y apreciados por la comunidad médica y por supuesto por los pacientes y sus familias. Y al mismo tiempo seguir identificando necesidades insatisfechas en cuanto a tratamientos y cobertura.

(*) Director de Asuntos Médicos de Laboratorio Elea (MN: 98130)

Dejá tu comentario