Clásico de fin de año: empiezan a discutir adenda al Pacto Fiscal

Ambito Nacional

Casa Rosada puso la cuestión en agenda, como uno de los puntos a dialogar con las provincias. En los distritos esperan avanzar con letra chica esta semana en reunión de Comisión Federal de Impuestos.

Desde que en 2017, durante la gestión de Mauricio Macri, los gobernadores rubricaron el Pacto Fiscal para avanzar en una gradual baja impositiva, todos los cierres de año retoma una discusión que empieza a consolidarse como un clásico: una adenda o nuevo consenso para frenar esa reducción de alícuotas que apunta principalmente a Ingresos Brutos (II.BB.), el principal tributo subnacional.

Si bien resta definirse la letra chica, ministros de Economía provinciales ya manifiestan por lo bajo que comenzaron a desarrollarse las primeras líneas de comunicación con la Casa Rosada, donde articulan un trabajo para perfilar un borrador.

Margen

“Todavía no tenemos novedades concretas, pero ya nos comentaron que el tema está en agenda”, mencionan desde la cabeza de una cartera económica. En otro distrito, agregan que esta semana “seguramente” habrá novedades cuando los ministros se reúnan en el marco de la Comisión Federal de Impuestos(CFI), cónclave en el que suelen delinearse pedidos conjuntos a Nación.

El Pacto original de 2017, sólo evitado por La Pampa y San Luis, cayó luego en las arenas movedizas de la economía nacional. Sucesivamente, se fueron prorrogando la obligación de reducir alícuotas, en especial a los sectores productivos, con eje en II.BB. y Sellos. En las provincias señalan que el diseño de ese plan se estableció en un escenario de hipotético crecimiento, hecho que nunca ocurrió. Apenas asumió, Alberto Fernández le dio ese margen a los gobernadores, aliados en su campaña, ante la eventual baja recaudatoria que ya se avizoraba para 2020. Asimismo, pesaron en los sucesivos reajustes algunas quitas que habían recibido los gobernadores en el segundo tramo de la gestión Macri, como el Fondo de la Soja o subsidios al transporte.

CABA

Con la pandemia, el argumento llegó solo, aunque hubo un plus para alejar al porteño Horacio Rodríguez Larreta de ese acuerdo: enfrentado a Nación por la reasignación de recursos coparticipables de CABA a Buenos Aires, la cláusula que impedía judicializar los reclamos quitó a la Ciudad de la firma final. El articulado incluyó además la imposibilidad de aumentar stock de deuda en dólares, en un año que estuvo marcado por la renegociación de las provincias con sus bonistas bajo ley extranjera, capítulo que terminó en este 2021.

“La idea es mantener otro año el freno a la baja de alícuotas en impuestos provinciales”, confió a Ámbito otro ministro de Economía. En tanto, desde la Casa Rosada son optimistas en lograr un acuerdo amplio. “El primer año, sólo faltó un gobernador que no había asumido. El año pasado, Rodríguez Larreta y Schiaretti. La verdad, no es una cuestión de que los opositores no firman. Firman porque tenemos un muy buen diálogo con los gobernadores opositores”, señalaron.

Las negociaciones están en manos del jefe de Gabinete, Juan Manzur, y del ministro de Interior, Eduardo “Wado” de Pedro. El paquete sobre la mesa tendrá en carpeta no solo la tabla de impuestos, sino además el reparto de obras públicas, en un plan que apunta a la reactivación pospandemia.

Además, se esperan reclamos puntuales de los gobernadores. Uno de los que ya se anticipa viene desde La Rioja, donde el mandatario Ricardo Quintela deslizó, pasadas las elecciones, que Nación debe actualizar el monto que le asigna a la provincia anualmente por el punto de coparticipación que perdió cuando se gestó el sistema de reparto.

En el Presupuesto 2022 se mantienen los $12.500 millones de 2021, y Quintela pedirá revisar ese monto.

Dejá tu comentario