Entre Ríos: tensión en una protesta de ruralistas ante una disputa por tierras

Ambito Nacional

Unos 800 productores se apostaron en el ingreso al campo en rechazo a la toma de tierras y a la espera de fallo de juez. Fuerte operativo de seguridad.

Bajo la consigna “Fuera Grabois de Entre Ríos” y en rechazo a las tomas de tierras, cerca de 800 productores agropecuarios se concentraron ayer en el ingreso a un campo de la localidad de Santa Elena que es motivo de una disputa judicial entre el exministro de Agroindustria nacional Luis Etchevehere -que denuncia una usurpación- y su hermana, Dolores Etchevehere.

En un clima de tensión, se dilataba anoche la decisión del juez de Garantías de La Paz, Raúl Flores, tras reunirse con los abogados de las partes -donde no hubo acuerdo- y frente al reclamo del exfuncionario de Mauricio Macri de desalojo de la propiedad, con los productores, movilizados en camionetas y tractores, apostados a la espera de la resolución. Cerca de las 21, y tras ingresar al predio, el exministro aseguró que “ésto va a terminar bien” y que “nunca más van a usurpar un campo en Entre Ríos”.

Previamente había denunciado ante la Justicia la usurpación de la propiedad y los terrenos de “Casa Nueva” desde el jueves, pero su hermana rechazó la acusación y ratificó su decisión de donar 40% de ese campo a la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, que lidera Juan Grabois, para llevar adelante la colonia agroecológica “Proyecto Artigas”.

“Es un caso más de violencia mafiosa, patriarcal y feudal: fue despojada de su herencia de manera ilegal”, disparó ayer Grabois, quien patrocina legalmente a Dolores Etchevehere.

Si bien la disputa judicial en la familia Etchevehere en torno de la sucesión lleva años, el desembarco del espacio de Grabois fogoneó la reacción de entidades ruralistas y productores locales, que se dieron cita “en la Ruta Nacional 12 y acceso a Santa Elena” para “defender la propiedad privada”, más allá de esta puja familiar, y desalentar futuras intrusiones.

“Somos 800 productores y estamos esperando que el juez resuelva”, dijo la titular de la filial Crespo de la Federación Agraria Argentina, Mariela Gallinger. También se sumaron nuevos reclamos de entidades agrarias nacionales.

En sintonía, legisladores nacionales entrerrianos de Juntos por el Cambio reclamaron medidas “para evitar la multiplicación de toma de tierras de la que ciudadanos entrerrianos están siendo víctimas” y denunciaron “la premeditada inacción del Gobierno nacional” y “un plan sistemático destinado a violentar la propiedad privada”.

La protesta ruralista fue seguida de cerca por un centenar de policías. Tranqueras adentro de “Casa Nueva” se encontraba Dolores Etchevehere, quien en diálogo con “Mañana Sylvestre” (Radio 10) dijo que su hermano tuvo una “reacción cobarde” al anunciar una protesta “en la ruta con un grupo de patoteros para presionar a una mujer”. “Estoy en mi casa con mis compañeros, cultivando la tierra de manera sustentable”, sostuvo. Y confirmó que ya hizo en la Justicia una denuncia por violencia económica, en base a un artículo de la ley de violencia de género.

Permanecían ayer junto a ella un grupo de 40 personas enroladas en el “Proyecto Artigas”, “labrando la tierra y construyendo un modelo agrario sostenible, libre de agrotóxicos y explotación”.

En rigor, el lugar de amplificación de la reacción fue CABA, con una movilización de movimientos sociales a la Casa de Entre Ríos en defensa del “Proyecto Artigas” y de la integridad de Dolores E.

Desde la vereda del mandatario peronista Gustavo Bordet, la ministra de Gobierno, Rosario Romero, pidió esperar la decisión de la Justicia frente “a una disputa que nace de una diferencia familiar”.

“No estamos ante una situación común como las que se han dado en el resto del país de tomas de tierras, sino de una sesión que una de las herederas hace a un grupo organizado bajo una asociación que se llama Artigas”, diferenció, y remarcó que “el juez decidirá quién tiene derecho sobre esa tierra”. Y advirtió sobre la circulación de “audios verdaderamente preocupantes” porque “tras el argumento de defender la propiedad privada están amenazando con males mucho mayores, como atentar contra personas”

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario