Provincias en alerta: crecen casos en segunda ola y ya temen estrés del sistema sanitario

Ambito Nacional

A las internaciones por covid se suman los pacientes por otras patologías, que el año pasado no se trataron de sus enfermedades. Informes privados son aún más alarmantes y advierten colapso.

La escalada del covid en la segunda ola anticipó las alarmas que en 2020 llegaron en el invierno, y en las provincias preocupa el porcentaje de ocupación de camas en Unidades de Terapia Intensiva (UTI). No obstante, en un sistema sanitario que se ha reforzado respecto al inicio de la pandemia hace un año atrás, los registros generan fuerte inquietud en el Gobierno: seis provincias ya superaron el 70% de ocupación.

El informe del Ministerio de Salud al viernes reflejaba que los distritos más complicados son: Neuquén, San Juan, Santa Fe, Río Negro, Tucumán y Santiago del Estero. La cartera dirigida por Carla Vizzotti actualizaba ayer la información, y miraba también de cerca la situación de Mendoza, donde crece el foco en torno a la capital provincial y las localidades aledañas.

Según la información difundida por el Gobierno nacional, el promedio de ocupación de camas UTI de adultos ascendía ayer a 58,7% en el país y del 66,7% en la Área Metropolitana Buenos Aires. Sin embargo, la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) advirtió que la ocupación ya supera el 90% en 53 instituciones públicas y privadas del AMBA, mientras que PAMI registra un aumento vertiginoso en internaciones y disponibilidad reducida de camas para sus afiliados.

A esta advertencia se sumó ayer la Red Argentina de Investigadores e Investigadoras en Salud a través de un comunicado público titulado “El sistema de Salud está en alerta” y en el que afirman que “la saturación es ahora”.

En ese marco, Vizzotti, encabezó ayer la reunión de la Mesa de Coordinación del AMBA, donde se buscó trabajar de forma coordinada entre las jurisdicciones y entre los subsistemas públicos y privados de cuidado sanitario. Así, el foco se posó sobre “el sistema de derivaciones” de pacientes, un recurso que podría ser necesario ante la creciente ocupación de camas que se registra en los últimos días en el país (ver nota en esta misma edición).

En distritos como Santa Fe o Córdoba también señalan que la ocupación de camas UTI se ve tensionada por otras patologías distintas al covid. En ese sentido, la ministra de Salud santafesina, Sonia Martorano, mencionó que “la ocupación por Coronavirus no es alta, del total de las camas ocupadas, el 70% son pacientes no covid. Lo que estamos viendo es mayor cantidad de consultas y patologías reprimidas que se venían controlando pero en menor grado, como por ejemplo pacientes con diabetes que se han descompensado porque no han tenido los controles adecuados durante el año pasado”. La funcionaria de Omar Perotti volvió a dejar claro que si bien es difícil para las provincias comprar vacunas por la escasez a nivel global, hay diálogo conjunto con Córdoba y Entre Ríos para una adquisición regional si surgiera la posibilidad. Respecto a UTI, la ocupación está en 65%, la mitad de ellas con pacientes covid.

En la misma línea, en Córdoba, la secretaria de Prevención y Promoción de la Salud provincial, Gabriela Barbás, dijo a los medios locales que si bien la ocupación de camas UTI por covid es del 27%, si se suman los pacientes de otras patologías ya supera el 50%. “Ante esta escalada del número de casos, todo indicaría que estamos entrando en una segunda ola”, dijo la funcionaria de Juan Schiaretti según La Nueva Mañana. No obstante, ya hay clínicas que están saturadas. En declaraciones a Cadena 3, Andrés Peñaloza, presidente de la Sociedad Cordobesa de Terapia Intensiva, mencionó que hay clínicas que están al 100%, en especial en la capital provincial.

Neuquén, el distrito más complicado según el reporte nacional, en su propio informe tiene mejores indicadores, si bien no dejan de ser altos. En el gobierno de Omar Gutiérrez estimaron que la ocupación de camas UTI está en el orden del 74%. En otros distritos se observa que si bien el promedio no es alarmante, la preocupación es creciente en zonas específicas. Por ejemplo, si bien en Santa Cruz la ocupación está en torno al 50%, en la capital Río Gallegos ya orilla el 70%.

Dejá tu comentario