Siguen réplicas en el interior de los reclamos policiales

Ambito Nacional

La puja salarial de los uniformados se mantiene en La Rioja y Río Negro. Fuerzas salteñas envían nota al gobernador. Ascenso masivo para agentes jujeños.

Las protestas de la Policía Bonaerense de hace diez días generaron un efecto contagio en una buena parte de las provincias, que los gobernadores fueron conteniendo con anuncios de aumentos salariales. Sin embargo, en una serie de distritos siguen las pujas.

En La Rioja, el gobernador Ricardo Quintela recibió a una organización de jubilados y pensionados de la policía, quienes les pidieron ser incluidos en el pago del bono de $8.000 que recibiran los agentes en actividad y que esta semana se extendió a quienes estén tramitando su retiro. El mandatario se comprometió a darles una respuesta en los próximos días.

En tanto, uniformados de Salta enviaron una nota al gobernador Gustavo Sáenz con amenazas de paro, en exigencia de una recomposición salarial, entre otros puntos referidos a los adicionales, salud y hasta soluciones habitacionales.

La petitorio salteño fue directamente al Ejecutivo, salteando instancias intermedias como la jefatura policial o los funcionarios del ministerio de Seguridad provincial, lo que le da una dosis extra de tensión.

En Río Negro, en tanto, las fuerzas de seguridad consideraron insuficiente el aumento del salario otorgado por la administración de Arabela Carreras que llevó el salario inicial a $40 mil netos, que con adicionales se eleva a unos $45.000.

Ayer se mantenían protestas en la capital Viedma y en otros puntos de la provincia para reclamar mayores incrementos. Los policías piden que el básico sea $70.000.

Ese será el primer conflicto a resolver por la flamante ministra de Seguridad, Betiana Mino, quien entró ayer en funciones en reemplazo de Gastón Pérez Estevan. Así, son seis las ministras de Río Negro sobre catorce carteras.

Por su parte, el gobernador jujeño Gerardo Morales anunció ayer que “se encuentra listo el decreto 1581/20, lo que significa el ascenso de 2.051 efectivos de la Policía de la provincia, de los cuales 361 corresponden al Personal Superior y 1.690 al Personal Subalterno”. Para destrabar el conflicto, el gobierno de Morales puntualizó que luego vendrá el ascenso para el Servicio Penitenciario y que ambas fuerzas de seguridad cobraron el segundo bono y que percibirán los dos restantes de $5000 cada uno.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario