La inflación en Brasil tuvo el peor mes de agosto en 21 años en medio de las tensiones políticas

El mercado proyecta que el Índice de Precios al Consumidor terminará el año con una suba de 7,58%, muy por encima de la meta de inflación de 3,75%, y que en 2022 baje a 3,98%.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor Ampliado (IPCA) de Brasil experimentó un incremento del 0,87% entre julio y agosto, acumulando una inflación del 9,68% en los últimos doce meses y del 5,67% en lo que va de año, según datos publicados este jueves por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El alza de los precios en el grupo de transportes se explica por el incremento en los precios de los combustibles (2,96%), en especial de la gasolina (2,8%). El gas (2,06%) y el diesel (1,79%) también registraron subidas de precios.

Por su parte, el grupo de alimentación y bebidas sufrió una inflación del 1,39% en buena parte por el alza en los precios de alimentación en hogares (1,63%), principalmente por los mayores precios en el café molido (7,51%), frutas (3,9%) o de la carne (0,63%), entre otros productos.

El mercado proyecta que el IPCA terminará el año con una suba de 7,58%, muy por encima de la meta de inflación de 3,75%, y que en 2022 baje a 3,98%.

La situación de la economía

Actualmente, Brasil es uno de los países con mayores índices de inflación de Latinoamérica. En este escenario, el Banco Central del país latinoamericano decidió comenzar en mayo un ciclo de alzas en los tipos de interés por primera vez en seis años. Tras varias reuniones de política monetaria, la institución ha dejado la 'tasa Selic' en un nivel del 5,25%.

En el día de ayer, el principal índice de acciones de Brasil se desplomó cerca del 4%, su mayor caída diaria en seis meses, mientras que el real también se derrumbó casi 3%, en una sesión que reflejó las preocupaciones sobre la agenda económica del país ante el aumento de las tensiones político-institucionales.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, criticó el martes al Supremo Tribunal Federal (STF) del país y puso en duda la integridad de las elecciones del próximo año, en una jornada en la que sus partidarios se manifestaron en las principales ciudades, en medio de intensas tensiones en la democracia más grande de América Latina.

El Bovespa cerró con una caída de 3,8% a 113.451,50 puntos, el cierre más bajo desde el 24 de marzo y la mayor pérdida porcentual diaria desde el 8 de marzo. El real, en tanto, se hundió un 2,8% a 5,3236 unidades por dólar, su mayor descenso porcentual diario desde junio de 2020.

Los activos de riesgo local “ni siquiera podrán contar con el buen humor externo para paliar el miedo ante la situación de diversas incertidumbres que vive el país”, dijo a la prensa Víctor Beyruti, economista de Guide Investimentos.

Dejá tu comentario