Edición Impresa

Calma global dio respiro al dólar: bajó a $46,16

La moneda cedió en medio de una recuperación de los mercados, que el lunes habían acusado fuerte impacto por las tensiones comerciales entre EE.UU. y China. Tasa de Leliq bajó al 71,627%.

Acompañando un respiro en la presión sobre las monedas emergentes, tras atenuarse la escalada en la guerra comercial EE.UU.-China, el dólar transitó una jornada más tranquila ayer y retrocedió 24 centavos a $46,16. En línea, el mayorista cedió trece centavos a $44,97, en una jornada con desarrollo apacible, a partir de un contexto internacional más laxo que en la jornada previa. El total operado aumentó un 20% a u$s831 millones.

De todos modos, operadores resaltaron que se mantuvo la presión oficial en la plaza con intervenciones de la autoridad monetaria en los mercados de futuros, para mantener a raya la evolución del peso en sintonía con sus pares regionales. “La estrategia de intervención del Banco Central ha logrado dominar la evolución del tipo de cambio, tolerando suaves deslizamientos que cuando corresponden, acompañan la tendencia en el resto de los mercados globales”, comentaron en la plaza. En el ámbito local, la proximidad de junio, que incluirá importantes definiciones electorales y vencimientos de deuda, podría acelerar el proceso de mayor dolarización por lo que el BCRA debería debutar con la política cambiaria de intervenciones más flexibles que validó el FMI, proyectan en las mesas de dinero.

La tranquilidad que mostraron los mercados globales ayer se replicó en la plaza local, luego de comentarios optimistas de Washington y Pekín que atenuaron la preocupación que causó una escalada en la guerra comercial. Por ello, las principales monedas emergentes se apreciaron hasta 0,5% frente al dólar. De todos modos, los analistas se mantienen prudentes ya que no ven por el momento un horizonte de estabilidad a la vista por el irresuelto conflicto entre EE.UU. y China.

En la rueda, el Banco Central convalidó una nueva baja en la tasa de las Leliq (la octava en forma consecutiva) de 11 puntos básicos, al finalizar en un promedio de 71,627% para un total adjudicado de $197.163 millones. A partir de esta operatoria se generó una expansión de liquidez de $18.040 millones. A esto se le sumaron las dos subastas diarias a cuenta de Tesoro Nacional por u$s60 millones en total.

En el mercado informal, el “blue” cerró sin cambios a $46. En el mercado de dinero entre bancos el call money operó al 70%. En el mercado de futuros ROFEX, se operaron u$s987 millones. Como es costumbre, los primeros meses concentraron poco más del 65 % del total operado. Los precios finales para mayo y junio terminaron operándose a $46,3740 y $48,57, respectivamente (TNA 67,03% y 62,17%). Las reservas del BCRA bajaron u$s339 millones a u$s67.458 millones.

Por su parte, el S&P Merval rebotó 0,65% a 32.510,83 puntos, un día después de que el MSCI confirmara que incluirá a la Argentina en sus índices de mercados emergentes, y en línea con la trayectoria alcista de sus pares externos. Las principales alzas fueron registradas por Banco Francés (+3,1%), YPF (+2,5%) y Transportadora de Gas del Sur (+1,9%), mientras que las bajas más importantes fueron anotadas por Central Puerto (-5,8%), Aluar (-2,9%) y Edenor (-2,3%).

El reducido volumen (fueron $483 millones, el monto más bajo en lo que va de mayo) dio cuenta de que los operadores locales no se deciden a despegarse demasiado del ‘wait and see’, destacó el economista Gustavo Ber. Para el analista, “algunas señales de reanudación de las negociaciones en EE.UU. y China resultaron suficientes para intercalar un respiro en Wall Street tras la debilidad que venía ensayando, más allá de que aún resulta incierta una resolución definitiva del peligroso conflicto comercial”. Este alivio externo pudo ser aprovechado por los activos domésticos, que impulsaron una selectiva y moderada recuperación aún tras confirmarse los anuncios de MSCI, toda vez que todavía “resta evaluar los efectos que tendrá a corto plazo en los rebalanceos de los fondos externos”, dijo.

Ocurre que estando próximos a junio, la incertidumbre electoral continuará en ascenso por lo cual los inversores podrían acentuar la prudencia que vienen exhibiendo en la administración de sus carteras, más cuando el clima externo tampoco ya luce alentador.

En renta fija, los principales bonos operados en dólares cerraron con leves bajas. El Bonar 2024 descendió un 0,5%, mientras que el Bonar 2020 y el Discount bajo ley argentina cerraron casi estable. El riesgo país argentino bajó caía diez unidades (-1,07%) a 921 puntos básicos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario