Brasil: contrabando afecta molinos

Campo

Los molinos brasileños denunciaron un fuerte contrabando de harina desde la Argentina y la venta del producto a valores inferiores a los que se producen en su país.

Según los empresarios, por contrabando y por importaciones legales de harina premezclada entraría a Brasil 1 millón de toneladas de derivados del trigo desde la Argentina.

«Un millón de toneladas equivale a casi 15% del consumo brasileño de harina en el año», indicaron los molineros.

«Los importantes volúmenes de harina de trigo desde la Argentina hacia Brasil, donde muchas veces es vendido a un precio inferior al costo de producción local, ya afectan a la molienda del país», dijeron fuentes del sector.

Según los molinos brasileños, la diferencia cambiaria entre los dos países ha favorecido la actividad ilícita.

«En el Molino Pacífico tuvimos una reducción en la molienda de casi 30 por ciento en febrero», dijo Lawrence Pih, propietario de la mayor unidad molinera de Brasil, con capacidad para 900.000 toneladas al año.

En Brasil, la molienda se redujo cerca de 25% en febrero, según fuentes del mercado, o más que lo habitual en el mes, de 10%. Las ventas legales de harina argentina premezclada también contribuyeron a la caída.

«Este año, el contrabando está diez veces mayor que el año pasado, las redes de distribución deben estar mejor estructuradas, y también está el factor del cambio favorable», dijo Pih, también miembro de la Asociación Brasileña de la Industria del Trigo ( Abitrigo).

El industrial dijo que encontró en el mercado de San Pablo harina contrabandeada que era vendida a menos de 30 reales (64,5 dólares estadounidenses) el saco de 50 kilos, cuyo costo de producción es de 40 reales (86 dólares) en Brasil.

Si persiste el problema, dijo, unas 700.000 toneladas de harina contrabandeadaingresarían en Brasil en 2006. Otra fuente de la industria, que pidió no ser identificada, situó la cifra en 800.000 toneladas y dijo que el ingreso de los camiones con la harina de contrabando utilizaría recibos falsos. Del total presuntamente contrabandeado, dos terceras partes entrarían al país por las ciudades fronterizas de Foz de Iguazú, en el estado de Paraná, y un tercio por Uruguayana, en el de Rio Grande do Sul.

Dejá tu comentario