Conflicto del campo beneficia a EE.UU.

Campo

El consumo de derivados de soja de Estados Unidos y la India seguirá creciendo si el conflicto entre el campo y el gobierno argentino no llega a un fin, dijo ayer la publicación «Oil World».

La semana pasada los cuatro presidentes de las entidades y el gobierno mantuvieron una serie de reuniones para resolver el conflicto generado por un cambio en los aranceles para la exportación de granos y derivados. Sin embargo, las negociaciones entre las partes fracasaron, aunque no se volvió a realizar un paro comercial como las que en marzo y en mayo afectaron las exportaciones de aceite y harina de soja.

«El conflicto aún no resuelto se presenta como una amenaza importante para los exportadores», según la revista especializada en oleaginosas y derivados, que añadió que muchos importadores y consumidores buscarían satisfacer sus necesidades en otros países.

Sin embargo, la oferta de Estados Unidos, India y Brasil no podría cubrir el déficit de una posible interrupción en el suministro de aceite y harina de soja de la Argentina, debido a factores estacionales y a una insuficiente disponibilidad de mercadería.

«Un crecimiento en las ventas del aceite de soja de Estados Unidos y de la variedad de palma de Malasia e Indonesia podría moderar futuras demoras en la exportación del derivado de la oleaginosa argentina, pero también incrementaría los precios», dijo «Oil World».

Las ventas al exterior de aceite de soja de Estados Unidos alcanzarían la cifra récord de 1,44 millón de toneladas entre octubre de 2007 y setiembre de 2008, desde las 840.000 toneladas del ciclo previo.

Las exportaciones brasileñas de harina de soja aumentarían en mayo, pero cada vez una mayor parte del derivado es utilizado para el creciente sector ganadero.

Dejá tu comentario