Dicen en el campo...

Campo

... que José Manuel Silva Rodríguez, el titular de la temible DGAgri de la Unión Europea, mantuvo más que intensa actividad durante su estadía en Buenos Aires. Español y muy simpático, el director agrícola de Europa se cansó de explicar los alcances de la nueva política agrícola común (PAC), aunque también tuvo tiempo de pasar algunos «mensajes» a funcionarios y empresarios locales. En el CARI, que nuclea a los diplomáticos argentinos, con la batuta de Tomás de Anchorena, Silva Rodríguez aseguró, por ejemplo, que a partir de ahora, el presupuesto comunitario para el sector aumentará sólo 1% anual, por lo que para 2014 llegará a 50.000 millones de euros desde los 40.000 actuales. De esta forma, cualquier adicional que se dé para un sector deberá ser cortado de lo que reciban otros. Para Jorge «Coqui» Zorreguieta, titular del Centro Azucarero Argentino, seguro que sonó dulcemente la afirmación de que el azúcar (europeo) va a ser reformulado y el precio va a bajar. «Tal vez, si necesita alguna compensación la obtenga, aunque deberá ser con una línea distinta de la agrícola», dijo.Algo similar deben haber sentido el ex subsecretario, Héctor Salamanco, y el empresario Miguel Gorelik, cuando Silva Rodríguez aseguró que «la producción comunitaria de carne (vacuna) va a bajar con las nuevas reglas de juego, y los precios van a subir».

 ... que, aunque varios de los presentes hicieron preguntas más para escucharse a sí mismos que para conocer la nueva reforma europea que tanto puede incidir en la Argentina, dada la condición de importante cliente que tiene Europa, especialmente en granos y alimentos, el funcionario de la Comunidad no les prestó demasiada atención. Más vale, se encargó de dejar muy claro que «el sistema de cuotas tarifarias (con rebajas) progresivas es el único esquema factible para integrar la Unión Europea al Mercosur, especialmente en algunos productos sensibles como carne vacuna, lácteos o azúcar». «Algo similar a lo que se hizo con España y Portugal cuando ingresaron en la Unión», dijo. Y con igual contundencia, y no sin cierta ironía, preguntó: «¿Por qué todos quieren entrar (vender) en Europa? Porque la PAC es un impresionante motor económico de Europa que determina un enorme mercado, en cantidad y nivel de precios», se contestó justificando así los subsidios, y destacando que esa región constituye hoy el principal importador de alimentos del mundo. «Además -remató- ustedes son muy competitivos, pues entran en Europa igual, a pesar de estas restricciones y de las retenciones internas que ustedes mismos aplican.» Ahí terminó la discusión...

... que, además de los «vientos australes» que soplan, como los mismos kirchneristas gustan definir a este gobierno, también parecen haber llegado los «vientos brasileños», traídos, tal vez, por el novel secretario de Agricultura, Miguel Campos. Es que, por ejemplo, la versión local de los «sin tierra» se replicaría aquí con el accionar del piquetero Raúl Castells que ahora adoptó la movilización a la sede de la SAGPyA (ya va por la tercera) para reclamar, también, «semillas y tierra», aunque todavía no se le dio, como a sus pares de Brasil, por ocupar establecimientos agropecuarios. Pero el avance del vecino del Mercosur no para allí. Es que, además del problema del trigo (comenzaron a comprar también en Estados Unidos, desplazando parte de las compras locales) y del temido avance de productos como pollos, cerdos, arroz y hasta leche, ahora resulta que también podrían llegar a ingresar cantidades alarmantes de ¡naranjas! Esta revitalizada tendencia brasileña complica a Campos, que durante varios años fue el agregado agrícola en ese país y lo conoce profundamente. Pero no es ése el único «inconveniente» que enfrenta, ya que, internamente, el nuevo mote de Agricultura, que comienza a conocerse como «cinturón hortícola» (porque cada uno atiende su quinta...), lo obliga a mediar en forma casi permanente con su propio equipo. De hecho, los «cambios» internos y el corrimiento de personal parecen estar a la orden del día, y así como en el período anterior la tendencia iba desde la Subsecretaría de políticas hacia la de alimentos, ahora sería al revés y Javier de Urquiza parece ser el receptor de los despedidos y autodesplazados del área de Claudio Sabsay, que, entre otras cosas, habría «reformulado» toda el área de alimentos, por lo que se ve cantidad de gente de nuevo por los pasillos...

... que el siempre multitudinario aniversario de CARBAP dio lugar a numerosos «chimentos». Por caso, la aparente puesta en marcha (finalmente) del Instituto de Promoción de Carne Vacuna sigue sumando diferendos, y no sólo por el nombramiento de sus dirigentes o por la falta de información sobre el destino de los recursos, sino por la recaudación que se debería iniciar ya, según adelantaron. Es que, por un lado, la industria se opone tenazmente a «oblar» el aporte durante agosto si los productores no hacen lo propio (lo que sucedería recién a partir de setiembre). Estos, a su vez, comienzan a enterarse de que tendrían que pagar alrededor de $ 80 por jaula sólo para el Instituto y, naturalmente, las quejas no se hacen esperar. Mientras el anfitrión, Mario Llambías, recibía a funcionarios y dirigentes, la mayoría de las charlas versaban sobre la urgente necesidad de comenzar las postergadas obras de infraestructura, la inseguridad rural y los impuestos, entre ellos, los cambios que en varias provincias se prevén para el Inmobiliario, aunque en ninguna como en Corrientes, donde se pretende hacerlo retroactivo a enero de este año (a pesar de que muchos establecimientos ya lo pagaron completo). Aunque el aumento impulsado por el gobernador (UCR), Ricardo Colombi, ya fue aprobado, el escándalo es tan mayúsculo que no se sabe aún qué va a pasar. Tanto es así, que la respuesta de Rentas ante las consultas es llamativa: «Sabemos que está, pero no fue instrumentado. Llame esporádicamente por si hay novedades...», dicen.

... que tanto los problemas de sequía como las inundaciones en Buenos Aires y la Pampa están jaqueando a muchos ganaderos y los obligan a estrategias aceleradas para no perder hacienda (o kilos) por falta de comida, pero a los problemas climáticos deben sumar los de Vialidad, que les impiden circular por distintas rutas, aunque sea de día y con señalización adecuada, con los rollos de pasto que necesitan trasladar para compensar la falta de pastura en sus campos. El reclamo se lo hicieron directamente al gobernador, Felipe Solá, asistente obligado a este festejo, aunque este año lo aprovechó más para su campaña proselitista con miras a las elecciones de setiembre. En su larga alocución, Solá justificó los impuestos provinciales, ya que «de los 56.000 millones de recaudación global que tiene el país, a Buenos Aires sólo le corresponden 4.100, o sea, alrededor de 7% cuando la provincia tiene 38% de la población», dijo.

Dejá tu comentario