Dicen en el campo...

Campo

...que, plena de festejos y acontecimientos fue la semana pasada, cuya característica más saliente, para desgracia del gobierno, fueron las lluvias generalizadas en casi todo el territorio, lo que complicó un poco más a algunos mercados, como el de la carne. Se inició con el Día del Peón Rural, el 8, fecha instituida en conmemoración del natalicio de Juan Domingo Perón. Lo original fue el festejo del gremio que los nuclea -UATRE-y que comanda Gerónimo «Momo» Venegas (también al frente de «Las 62»): un aumento de sueldos, escalonado, hasta diciembre. También, para cerrar la semana, se celebró el Día de la Mujer Rural, aunque en este caso, tal vez por ser una fecha internacional, no se habló de salarios. En medio hubo de todo, desde «el tomatazo», hasta el completamiento de la grilla de elecciones en entidades del sector, pasando por la Fiesta de la Flor en Escobar, el Día del Huevo, o el Centenario del Mercado a Término de Buenos Aires, celebrado, como no podía ser de otra manera, en La Rural de Palermo, con muy poco código de trading y mucho bingo y apuestas. Del Día de la Raza, motivo del feriado que dio origen al fin de semana largo, ni palabra, sólo récord de turismo hacia todos lados, lo que también diluyó los temas políticos, a pesar de los pocos días que median para las elecciones presidenciales. La abulia, sin embargo, no es exclusiva del terreno político. El escaso interés y hasta la poca motivación evidenciados en prácticamente todas las elecciones de entidades del sector quedaron indiscutiblemente en evidencia en los últimos días, ya que, en todos los casos, el oficialismo siguió primando, y con listas únicas, a pesar de las objeciones previas a más de un candidato. La re-re en su apogeo.

* * *

...que, en el caso de la Federación Agraria, continuará Eduardo Buzzi, y también lo volverán a secundar como vices Pablo Orsolini y Ulises Forte. El caso de CRA fue similar, aunque aquí las previas se hicieron sentir con cuestionamientos del más variado tenor: desde la nula representatividad que le atribuyen a un ruralista norteño, hasta los negociados de otro de la misma región para « colocarse» en la grilla de los que comandan. A pesar de esto, y de las divisiones y debilidades de varias confederadas que, prácticamente, dejan en pie sólo a una escasa media docena de ellas, todos lograron cargos, mientras que la cúpula Mario Llambías (CARBAP)-Néstor Roulet (Cartez) se mantuvo al timón de la vapuleada entidad ruralista que, de no imponer rápidos cambios de rumbo, puede seguir perdiendo adherentes. Al menos, así amenazan varias rurales de Chafor (Chaco y Formosa) e, incluso, bastante más al Sur, en el propio el corazón de la Pampa Húmeda. Es que el conflicto del SENASA, que casi está pasando inadvertido en las ciudades, puso en descubierto los problemas de comunicación y los objetivos contradictorios en el seno de algunas entidades. En este caso, la «recomendación» de adelantar las guías para el traslado de hacienda de una de ellas, ante la medida de fuerza de 3 días con que amenaza el organismo, generó el malhumor de varios productores que llegaron a hablar, públicamente, de «vergüenza ajena» ante la actitud de sus propios dirigentes. No es ningún secreto que si hay guías se traslada hacienda y la medida de fuerza de los empleados fracasa.

* * *

...que naturalmente no fueron éstos los temas que se abordaron durante el desayuno que Jorge Sobisch mantuvo en La Rural. Casi completando la ronda de presidenciales convocados por la entidad que preside Luciano Miguens, el cuasi patagónico no brilló justamente por su originalidad y, más vale, dijo lo que supuso que esperaban escuchar los ruralistas. Sin embargo, hubo un pasaje que alarmó a varios. Fue cuando Sobisch señaló que, de ser elegido presidente, llamará inmediatamente a una reunión de gabinete con los gobernadores para reformular el tema de la coparticipación federal. Tras destacar que «a Buenos Aires la tienen hambreada», el neuquino reconoció que «si estalla el conflicto (en Buenos Aires), nos estalla a todos». Varios se quedaron pensando. Donde no hubo demora y la reacción surgió inmediata fue cuando trascendió el tenor de la carta que el jefe de Gabinete de Agricultura, Carlos Milisevic, le envió al Instituto de Promoción de Carne, para que «le den» 2 millones de pesos para promocionar el consumo interno de otras carnes alternativas. «El insaciable no tiene límites», sostenía furioso un bonaerense, aludiendo al controvertido funcionario, también sindicado alrededor de los ROE (permisos de exportación de carne) y de los cuantiosos fondos del PROSAP, programa con que Agricultura «financia» distintas obras en varias provincias. El enojo no es para menos. Por un lado, siguen las «presiones» para que la hacienda no aumente de precio, mientras que las famosas «compensaciones», previsiblemente, casi no llegan a los productores y mayoritariamente se concentran en las industrias e intensivos (feed lots, granjas, etc.). Contrariamente, con el precio de la carne « pisado», el gobierno sigue alentando el consumo de carne roja y no, justamente, el de los sustitutos que dice querer propiciar. Esto, sin mencionar que la SAGPyA cuenta con fondos suficientes para esto si ése fuera el objetivo. ¿Entonces?


* * *

...que en el multitudinario y alegre festejo de los 100 años del MAT (Mercado a Término de Buenos Aires) en La Rural, entre juego y juego, y canapés de por medio, se escucharon varios de estos temas y muchos otros. Por ejemplo, mientras contaba los billetes ficticios que le habían dado para jugar, un oriental invitado al convite y que aparentemente nada tenía que ver con los granos, destacaba el « jaque» que está recibiendo la floricultura (piedra angular de la economía de varios países) por los aumentos de costos, especialmente de la energía, y por las subas en los fletes, que los están sacando del mercado. Muy cerca de él, y aunque se perdía un poco mirando a algunas de las llamativas promotoras que pululaban por todos lados, un ganadero contaba que en la reunión de San Francisco, Córdoba, que organiza habitualmente un frigorífico, se destacó que la Argentina sigue retrocediendo en sus exportaciones, y ya se ubica 7ª u 8ª, tal vez con 500.000 toneladas anuales detrás, entre otros, de Uruguay (520.000 toneladas), Nueva Zelanda (600.000 toneladas), India (800.000 toneladas), Australia (1,5 millón de toneladas), o Brasil (¡2,5 millones de toneladas por alrededor de u$s 4.400 millones!). Ahí mismo, mientras se degustaban unas estupendas cazuelitas de los hermanos Petersen, otro repreguntabacuál sería el futurode la ganadería local y del equilibrio con la agricultura si, por ejemplo, se pudieran recibir los precios internacionales. Por caso, el kilo de lomo cotiza a 17 euros en España; a 15 el kilo de roost beef en Francia, o a 45 ¡libras! el kilo de lomo en Harrods de Londres. Mientras el titular del MAT, Ricardo Marra, hacía un discurso políticamente correcto pero totalmente falto de emoción, otros se dedicaban a especular con los eventuales funcionarios del nuevo gobierno, y especialmente sobre el respaldo que el líder cegetista, el camionero Hugo Moyano, le estaría brindando a la intervencionista Mercedes Marcó del Pont para suceder a Peirano en Economía. En voz mucho más baja, alguno se animaba a hablar sobre el fracaso que representó, hasta ahora, el contrato para aceite, lanzado con bombos y platillos meses atrás. Pocos dirigentes del campo salvo, claro está, el dueño de casa, Luciano Miguens, y también muy pocos funcionarios, a excepción de los de la CNV (Comisión Nacional de Valores), y del titular de Agricultura, Javier de Urquiza, que también dio un discurso olvidable, pero que se quedó casi hasta el final, después de la medianoche. Entre lo más comentado figuraron la calidad del « bebestible», la reaparición del ex titular de ese mercado y ex hombre fuerte del negocio agrícola durante la década pasada, el discutido Raúl Cavallo; y el «pleno» de la Bolsa de Rosario, encabezado por su titular, Jorge Weskamp, que llamó bastante la atención.

Dejá tu comentario