El Gobierno y campo medirán fuerzas con actos cruzados por el 25 de Mayo

Campo

La pelea entre el Gobierno y el sector agropecuario tendrá hoy su momento de mayor ebullición con dos actos masivos en Salta y Rosario por el 25 de Mayo, convocados para medir fuerzas y revestir de contenido patriótico a sus posiciones enfrentadas.

Ambos sectores exhibirán las adhesiones cosechadas a lo largo del conflicto, iniciado el 11 de marzo con la imposición de retenciones móviles a las exportaciones de cereales, como prueba del respaldo que cada uno dice tener para no transigir.

En Salta, al pie del Monumento a Güemes, la presidenta Cristina Kirchner encabezará la celebración oficial por el 198º aniversario de la Revolución de Mayo, rodeada de todo el universo oficialista compuesto por gobernadores, intendentes y dirigentes sociales, sindicales y juveniles.

Hasta allí el Gobierno trasladó el tradicional tedeum, una celebración que históricamente fue organizada en la Catedral Metropolitana y que esta vez incluso estuvo a punto de ser reemplazada por una conmemoración interreligiosa -que también se hará- por primera vez en 198 años.

En el Monumento a la Bandera de Rosario, la Mesa de Enlace que reúne a las cuatro entidades rurales buscará dar una imagen de homogeneidad al interior del país y sus dirigentes se ilusionan con superar las cien mil personas.

Desde las 11:00, los ruralistas tendrán su acto frente al Monumento a la Bandera de Rosario, que se realizará bajo la consigna "Con el campo, por un país federal. Paz, justicia y equidad", confirmó la Mesa de Enlace.

Las entidades agropecuarias estiman una convocatoria de entre 80 y 100 mil personas, aunque algunas versiones estipularon que frente al Monumento a la Bandera, en Rosario, se reunirán aproximadamente 200 mil personas.

  • Sigue el fuego cruzado

    Los dirigentes rurales medirán en Rosario la "opinión de la gente", para evaluar si retoman las medidas de fuerza a partir de la semana próxima, ante el nuevo estancamiento en la discusión con el Gobierno, que este lunes tendría otro capítulo en agenda.

    El titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, confirmó que las entidades del agro no descartan volver a tomar medidas de fuerza para exigir un cambio en el sistema de retenciones.

    "Se va a evaluar todo", afirmó Llambías en declaraciones radiales, al ser consultado acerca de si los ruralistas analizan un nuevo lockout, que durante el primer paro rural generó desabastecimiento de alimentos básicos y aumentos de precios.

    Por su parte, el vice de la Federación Agraria, Ulises Forte, señaló que retorno al paro será una "decisión colectiva" y aseguró que los dirigentes harán un "sondeo" en el acto de este domingo, en Rosario.

    "Haremos un sondeo para ver qué está opinando la gente y de ahí continuaremos", explicó Forte y sentenció: "No estamos dispuestos a seguir prestándonos a este juego de dilatar".

    Desde oficialismo continuaron cargando la convocatoria del agro que desde hace días lo califican como un acto de la oposición. El gobernador de chaqueño, Jorge Capitanich, sostuvo que "el acto de Rosario es de naturaleza estrictamente política".

    A su vez, deslizó una critica al indicar "el campo está mejor que en 2002 y, si bien necesita siempre un mejoramiento en las condiciones de funcionamiento, está mejor que antes".

    En la misma línea que Capitanich, el intendente de Tigre, Sergio Massa, acusó a la oposición de vestirse "con plumas ajenas", en alusión a la presencia de los referentes opositores en el acto de Rosario. Massa señaló que "el lugar de cada uno es su lugar de trabajo", y en este sentido consideró que "la oposición no debería correr atrás de la iniciativa de los ruralistas".

    Por su parte, la titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, salió al cruce de las declaraciones y sostuvo que en el acto convocado en Rosario "el protagonista será el pueblo" y aseguró que espera estar "en los últimos lugares acompañando" el reclamo del agro.

    Carrió negó que la movilización fuera sólo un "acto de la oposición", como lo calificó el kirchnerismo en los últimos días, y destacó que "el principal protagonista será el pueblo".


  • Convocatorias


  • Para la Presidente este es un punto de inflexión en su gestión, pese a que todavía no pudo cerrar el denominado gran Acuerdo del Bicentenario que planea dar una vuelta de página tras un primer semestre marcado por los conflictos.

    A los gobernadores K se les pidió que recluten a través de las intendencias, organizaciones sindicales y sociales la mayor cantidad de personas posible para dar fuerza al acto de Cristina y evitar que la convocatoria de Rosario opaque la "fiesta patria". 

    El enfrentamiento girará en torno a cuántas personas puede convocar cada sector, hecho que puede granjear pros o contras para uno u otro de cara al lunes, cuando se retomen las negociaciones para buscar una salida al conflicto.

    A estos actos no se podría llegar en peor situación: si bien las partes volvieron al diálogo, luego de un largo paro agropecuario, los cruces recrudecieron este jueves y la desconfianza marca el pulso de las negociaciones.

    El oficialismo caracterizó la convocatoria que el sector agropecuario llevará a cabo en Rosario como "un acto de la oposición".

    Efectivamente, en el acto de Rosario no sólo se concentrarán los productores del agro, sino también referentes como la titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, el presidente del bloque del PRO en Diputados, Federico Pinedo, y un amplio grupo radical encabezado por el titular de la UCR, Gerardo Morales.

    Quizá pueda aparecer por allí el senador nacional Carlos Reutemann, quien pese a pertenecer al oficialismo es productor agropecuario y respalda los reclamos del sector.

    En cambio, el gobernador santafesino y figura central del Partido Socialista, Hermes Binner, no tiene previsto participar de la celebración, pese a que respaldó la protesta agraria desde el inicio y esa posición lo distanció del Gobierno nacional.

    Dejá tu comentario