Este año plantea nuevos desafíos para ganadería

Campo

Cómo se puede aprovechar más un escenario de crecimiento en el negocio ganadero. «La Argentina puede ser un jugador importante en los mercados nternacionales si realiza los cambios en las organizaciones e instituciones», dice Fernando Canosa, técnico de AACREA.

La ganadería argentina tiene un panorama alentador por delante: el consumo de carne crece en el mundo y la demanda se afirma. Cada vez más gente quiere acceder a un alimento nutritivo y sabroso como la carne vacuna.

Sin embargo, ¿nuestro país está preparado para afrontar estos cambios? En la actualidad, gran parte de la nueva demanda internacional es atendida por países competidores como Brasil, Australia y Uruguay, que desarrollan agresivas políticas de promoción de sus productos.

Hace menos de una década, Brasil se propuso ser el primer exportador de carne del mundo y lo logró. En sólo siete años, el país vecino incrementó sus ventas externas desde 230.000 toneladas en 1997, hasta alcanzar 1,5 millón en 2004
. Pero, a la vez, Brasil no desatendió su consumo interno, tras haber logrado un aumento significativo en su producción de carnes, que pasó de 6 millones a 8 millones de toneladas en el último quinquenio, lo que representa un crecimiento de 35%.

También Uruguay registró un gran impulso en sus exportaciones en los últimos años. Luego de haber sido declarado país libre de aftosa con vacunación, logró entrar en el mercado estadounidense en 2003 e incrementó el valor de sus carnes de 0,65 a 0,95 de dólar por kilo.

• Paralelismos

«Uruguay y Brasil son dos países con culturas parecidas a la Argentina, pero que en función de un objetivo claro lograron mejorar sus precios, sus niveles de exportación y, en última instancia, el nivel de ocupación de la población, afirma Fernando Canosa, coordinador de la Comisión de Ganadería de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (AACREA).

«La Argentina puede ser un jugador importante en los mercados de carnes de calidad y tiene posibilidades ciertas de aumentar rápidamente su producción primaria e industrial para posicionarse en ellos si realiza los cambios organizacionales e institucionales necesarios», alienta Canosa, quien es responsable del contenido técnico del Primer Congreso de Invernada, que organiza AACREA del 19 al 20 de mayo en Rosario, y que afrontará esta temática y otras charlas técnicas.

Canosa subraya que la interrelación de la cadena y el marco institucional condicionan el desarrollo del negocio de la carne
. «De nada sirve seguir pensando en mejorar la productividad y que sigamos buscando mercados, si no nos preocupamos por el hecho de que la cadena de la carne funcione en forma armónica y competitiva y que la Argentina tenga un norte como productor de carne. Necesitamos un trabajomancomunado entre todos y encontrar las estructuras organizativas e institucionales que nos permitan lograr el avance deseado», demanda.

Un trabajo que analizó las producciones medias regionales y las de los campos de punta en zonas de cría e invernada demostraron que se pueden realizar grandes avances con la aplicación de tecnología
. «Notamos que existe una diferencia de producción de 230 a 380 kilos por hectárea, entre ambos casos en la zona de invernada. Esto significa que, con la tecnología disponible, se podría aumentar claramente 140 kilos por hectárea nuestra producción», dice el técnico.

Dejá tu comentario