La Argentina es el segundo exportador de legumbres

Campo

La Argentina es el segundo exportador mundial de porotos y el volumen de nuestras exportaciones ronda un promedio de 250 millones de dólares anuales con grandes posibilidades de crecimiento y expansión de las fronteras agropecuarias. Este desarrollo se presentará en tanto se dé un panorama económico que ofrezca, al menos, un horizonte de previsibilidad y estabilidad que permita generar los dos elementos clave en el comercio exterior como son la seriedad y continuidad en el cumplimiento de las obligaciones.

Es obvio que medidas como disminución de reintegros; imposición de retenciones (cuando todos nuestros países competidores en vez de retener otorgan subsidios especialmente a las economías regionales); la cancelación de las arbitrariamente llamadas «prefinanciaciones» de exportación al dólar libre (cuando esos mismos bancos no devuelven esos dólares a los ahorristas) y el valor de los agroquímicos en dólares, insumo básico para la producción, no ayudan al objetivo buscado.

La exportación de porotos, para tomar un método comparativo, representa hoy para el país casi el doble de lo que comercia en el exterior la industria láctea y la mitad de las exportaciones de carne fresca con el valor agregado que la Argentina, debido a su bajo consumo local, exporta 97 por ciento de su producción a mas de 60 países en los cinco continentes.

Esto, medido en términos de economías regionales, nos marca que
el poroto es hoy la segunda economía de la provincia de Salta y ocupa un lugar de importancia en el resto de las provincias del NOA como Jujuy y Tucumán.

• Economía

Asimismo, la producción de porotos es fuente de trabajo para 22.000 personas marcando como dato importante el hecho de que es trabajo en zonas ampliamente conocidas en la geografía de crisis de nuestro país como Tartagal, General Mosconi, norte y sur de Salta, entre otras, evitando de ese modo la migración constante y dando una posibilidad de arraigo permanente a los habitantes de esas regiones.

El 1 de mayo próximo se inaugura la
Convención Mun-dial de Legumbres Secas en Bariloche y esto representa la gran oportunidad para el definitivo despegue de las legumbres argentinas. Esta convención es organizada por CICILS/IPTIC (Confederación Internacional de Legumbres Secas) con sede en Washington DC que nuclea a todas las asociaciones de exportadores e importadores a nivel mundial así como a las principales firmas privadas que operan en este mercado.

La Convención Mundial se realiza desde hace 30 años y en mayo de 2001 en Canadá se otorgó a nuestro país, a través de la
Cámara de Legumbres de la República Argentina (CLERA), la responsabilidad de ser el primer país hispanoparlante que la organiza.

A pesar de los turbulentos períodos que ha vivido el mundo en general y nuestro país en particular, la respuesta a la convocatoria esta teniendo un éxito que supera aun las propias expectativas nacionales con delegados inscriptos de más de 35 países y con una representatividad tal que sin temor a errar podemos afirmar que 90 por ciento de los principales operadores mundiales de legumbres estarán presentes en Bariloche en unos pocos días más.

• Apoyo

Este encuentro mundial, además de un privilegio, representa un claro desafío para la producción y la exportación argentina ya que no sólo nos visitaran nuestros compradores sino también todos nuestros competidores, por lo que el apoyo político oficial cobra singular importancia en esta ocasión.

En estos días, sin duda difíciles para nuestra nación, éste es un sector que sigue apostando al crecimiento y convocando al mundo para asistir a nuestro país y discutir todo aquello que puede permitir la consolidación definitiva de la Argentina como actor principal en el comercio internacional de legumbres.

Se trata de un desafío que asumimos con la convicción que nos da el pertenecer a un país privilegiado por su naturaleza y su gente. Tenemos la confianza de que la Convención Mundial de Legumbres será el éxito que la Argentina necesita y... merece.

(*) Presidente del Comité Organizador de la Convención Mundial de Legumbres 2002.

Dejá tu comentario