Laboratorio argentino investiga para EE.UU.

Campo

La introducción de especies invasoras en los Estados Unidos se ha incrementado como resultado del comercio global y rápido movimiento de «commodities», lo que causa grandes daños ecológicos y pérdidas económicas a productores agrícolas y ciudadanos en general. Las especies invasoras son introducidas sin sus enemigos naturales, en consecuencia, enemigos naturales específicos liberados en EE.UU. pueden establecer el equilibrio ecológico.

La exitosa implementación de esta práctica produce técnicas de control de especies invasoras que son sustentables y preservan el medio ambiente.

Las malezas son el camalote, el árbol de la pimienta, la elodea y la prímula de agua, mientras que los insectos son la hormiga brava, la chicharrita de las cristalinas y la vaquita de san Antonio.

El Laboratorio Sudamericano de Control Biológico (LSCB) se encuentra ubicado en Hurlingham, provincia de Buenos Aires, aproximadamente a 30 kilómetros al noroeste del centro de la Ciudad de Buenos Aires y fue creado en el año 1962 con el objetivo principal de descubrir, seleccionar y desarrollar organismos para el control biológico tal como insectos predadores y patógenos de malezas o insectos plaga. A su vez, existen otros tres laboratorios ubicados en Francia, China y Australia.

«Para poder encontrar un depredador natural de algunas de las plagas que tenemos, nuestros investigadores tardan entre 15 y 20 años con una inversión de 1.100 millones de dólares por año», sostuvo Pai Yei Whung, directora de la oficina de programas de investigaciones internacionales.

Además, ofrece un convenio de pasantías con la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) en donde los estudiantes avanzados de diferentes carreras, principalmente los de Biología, tienen la posibilidad de aprender y experimentar durante 6 meses con posibilidad de extender sus pasantías a 4 años.

  • Análisis

    Las principales especies blanco son elegidas por el Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA) como resultado de un pormenorizado análisis del impacto económico y ecológico, factibilidad para el control biológico y probabilidad de éxito.

    Desde hace varios años, el LSCB firmó importantes acuerdos cooperativos con Australia y Sudáfrica para trabajar con algunas malezas de importancia secundaria.

    El objetivo general se logra a través de cuatro etapas:

  • Exploración de campo para descubrir, identificar y caracterizar enemigos naturales de las especies plagas seleccionadas;

  • asignación del riesgo y utilidad de los candidatos seleccionados;

  • colección, cría y exportación de los organismos seleccionados para el control biológico a condiciones cuarentenarias en los EE.UU. y;

  • comunicar y publicar los resultados de las investigaciones.

    Todos los descubrimientos que se realizan no sólo son aplicados a EE.UU., se intenta poder aplicarlos a la Argentina para controlar las plagas y malezas.

    El LSCB es operado por la Oficina de Programas Internacionales de Investigación, dependiente del USDA en Beltsville, Maryland. El apoyo local es provisto por la embajada de ese país en Buenos Aires, incluyendo el Servicio Agrícola Exterior, liderado por el consejero agrícola Robert Hoff.
  • Dejá tu comentario